Vraem: dos víctimas de la matanza en Vizcatán del Ene fueron enterradas

0
181

Con una tradicional orquesta y con pedidos de justicia fueron despididos Luis Fernando Laura Lapa y Glober Fernández García, en San Miguel del Ene. Durante el camino al cementerio, los integrantes del Comité de Autodefensa de Vizcatán resguardaron los féretros.

La tarde de este miércoles fueron enterrados dos de las 16 víctimas de la matanza de San Miguel del Ene, en el distrito de Vizcatán, provincia de Satipo (Región Junín), ubicado en el Vraem. Se trata de Luis Fernando Laura Lapa, de 20 años, y Glober Fernández García, de 25 años.

Sus cuerpos fueron colocados en cajones blancos, para ser velados en el Plaza Mayor de San Miguel del Ene durante la mañana. Por la tarde fueron llevados en hombros por amigos del colegio y compañeros de trabajo al cementerio, ubicado a más de 500 metros de esta localidad.

Una orquesta acompañó el cortejo fúnebre y, por momentos, los familiares cantaban algunas melodías como despedida. Durante el recorrido los integrantes del Comité de Autodefensa de Vizcatán se encargaron de la seguridad, ante el temor de un nuevo ataque.  

Luis Fernando Laura Lapa y Glober Fernández García eran conocidos en San Miguel del Ene, porque trabajaban en terrenos de cultivo de plátano y de hoja de coca. Eran amantes del fútbol y siempre participaban de los juegos los fines de semana, por lo que después de los partidos acudían a los bares donde finalmente fueron asesinados.

Luis Laura Lapa era el último de seis hermanos y vivía con su mamá. Él jugaba de arquero y soñaba con estudiar en el Senati, por lo que trabajaba para juntar dinero. Sus hermanos lo recuerdan como el hijo que acompañaba siempre a su mamá, debido a que ella se encuentra enferma.

Al entierro de Glober Fernández García no asistió ningún familiar debido a que no era de la zona. Solo sus amigos y compañeros de trabajo le dieron el último adiós en medio de la Selva peruana.

Sus amigos contaron que jugaba de delantero, algunos lo conocían desde el colegio, pero no a su familia, recuerdan que les decía que quería estudiar una carrera y tenía la intención de juntar dinero para concretar su sueño.

Familiares y amigos de Luis y Glober, así como los pobladores de San Miguel de Vizcatán, piden al Estado investigar a fondo lo que ocurrió la noche del domingo 23 de mayo, se capture a sus asesinos y sancione con todo el peso de la ley.