Vladimir Cerrón, Pedro Castillo y Roger Nájar definen el gabinete

0
34

El peso dirigencial de Roger Nájar dentro del partido del lápiz se midió hace aproximadamente dos semanas, cuando se reunió en Breña con Pedro Castillo para conversar sobre la organización del gobierno de Perú Libre ante la inminencia de su proclamación, pero el entonces candidato presidencial no quiso escucharlo, lo que originó que Nájar se retirara molesto.

El motivo de la rencilla entre ambos fue la presencia de conocidos y desconocidos caviares que prácticamente se habían repartido los ministerios y demás instituciones del Estado, aprovechando que Nájar se encontraba internado en un hospital en Junín y Cerrón estaba siendo procesado por presuntas irregularidades en el gobierno regional de dicha región.

Castillo valoraba la presencia de los caviares, pues fueron los primeros que se le acercaron tras el término de la segunda vuelta y ante la carencia de cuadros de Perú Libre.

Aprovechando que Nájar estaba enfermo y Cerrón afrontaba el proceso judicial, Verónika Mendoza con todo su séquito caviar conformado por José Echave, Pedro Francke, Julio Arbizú y Aída García Naranjo se acercaron a Pedro Castillo. La presencia de este grupo se fortaleció cuando le hicieron un enlace con representantes del Foro de Sao Paulo, con lo cual le demostraron que ellos tenían los contactos suficientes para darle un espaldarazo político internacional.