Vizcarra pide ante la ONU que vacuna y tratamiento contra la COVID-19 sean «bienes públicos globales»

0
182

El presidente de la República, Martín Vizcarra destacó que la futura vacuna y el tratamiento médico contra la COVID-19 puedan ser reconocidos como «bienes públicos globales», debido a la magnitud de la pandemia que en el caso del Perú ha alcanzado un récord en mortalidad.

Durante su participación remota en la sesión conmemorativa por el 75 aniversario de las Naciones Unidas, Vizcarra expresó que «la magnitud de la pandemia y la naturaleza altamente contagiosa y desconocida de la COVID-19 no permitirán a nadie estar a salvo, hasta que todos estemos a salvo».

«Esto exige unirnos en esta lucha de forma efectiva, reconociendo a la vacuna y el tratamiento de este virus como bienes públicos globales y asegurando el acceso oportuno y equitativo a medicamentos y equipos necesarios para atenderlo», agregó el gobernante peruano.

Martín Vizcarra dijo además que es necesario enfrentar «las graves consecuencias socioeconómicas generadas por la pandemia», que trascienden la complejidad del desafío sanitario, pero asimismo «ponen en relieve el valor de las Naciones Unidas para construir soluciones globales, efectivas e inclusivas, apoyadas en un sistema multilateral fortalecido».

QUINTO PAÍS MÁS AFECTADO

El número de contagios por la COVID-19 en Perú ha superado los 768 000 este último fin de semana mientras que los fallecidos se acercan a los 32 000 decesos, aunque según han confirmado las autoridades sanitarias se observa una reducción en la evolución de ambas cifras desde agosto último.

Debido al impacto del virus en el país, la Cancillería confirmó que Perú accederá a más de 13 millones de dosis de las futuras vacunas contra el virus, mediante el Mecanismo Covax Facility.

Martín Vizcarra anotó que «la coyuntura ha puesto en evidencia grandes brechas que vienen afectando por años a nuestras sociedades, así como prácticas que han ido erosionando el multilateralismo, reflejo de desconfianza y visiones unilaterales».

No obstante, añadió que «las crisis nos ofrecen también oportunidades para enmendar yerros y renovar compromisos».