“Vi una figura de alas negras”: el terrorífico relato de una doctora que se recuperó de coronavirus

0
65

Anushua Gupta, de 41 años, experimentó alucinaciones y llegó a despedirse de su familia, pero se recuperó “milagrosamente”. Esto fue lo que dijo.

Anushua Gupta es una doctora de 41 años que estuvo en coma inducido tras contraer covid-19. Su situación empeoró y llegó a despedirse para siempre de su familia, pero se recuperó “milagrosamente” y aunque el tratamiento que llevó le salvó la vida, quedó con secuelas.

Tras superar la enfermedad, se animó a contar su experiencia y compartió un mensaje de alerta para quienes creen que el coronavirus ya ha sido vencido. Tres días después de ser admitida en el Hospital Wythenshawe, el 1 de abril de 2020, la médica fue trasladada a cuidados intensivos para recibir asistencia respiratoria.

“Mis peores temores se estaban volviendo realidad. Llamé por teléfono a mi esposo Ankur y le pedí ver a nuestra hija Ariana, que solo tenía 18 meses en ese momento, en una videollamada. Por dentro pensaba que no iba a poder ver a mi hija crecer, que no iba a poder vivir mi vida con mi esposo. Fue terrible”, dijo, según recoge la BBC.

La profesional, cuyo caso fue dado a conocer en la revista Anesthesia Reports, recibió soporte vital cuando su condición empeoró. “Me deterioré clínicamente en las primeras horas del 4 de abril; me quedé sin aliento y experimenté alucinaciones visuales de una figura de alas negras dondequiera que miraba. Se le pidió a mi esposo que viniera para discutir el tratamiento adicional, porque yo no estaba progresando”, explicó

Recuperación

Gupta fue una de las primeras pacientes en el Reino Unido en ser tratada por coronavirus con oxigenación por membrana extracorpórea, un equipamiento que se hace cargo de la función de los pulmones y se considera una opción de último recurso.

Los días pasaron y Gupta comenzó a mostrar mejoras, lo que los médicos calificaron como un “milagro”; no obstante, la recuperación no iba a ser sencilla. “Cuando me desperté del coma me di cuenta de que no tenía voz. No podía hablar, no podía tragar, no podía mover los brazos, las piernas. Me sentí paralizada”, recordó.

Un relato para tomar conciencia

La doctora dijo que su recuperación “no está completa” y que ahora tiene los síntomas conocidos como “covid prolongado”. Aún así, se muestra optimista y asegura que su percepción sobre la vida ha cambiado. “Ahora aprecio la vida de una manera completamente diferente. Cada día es una bendición”, expresó.

“Mi motivo no es proporcionarle a nadie una historia de terror o una historia de terror, sino que realmente es para que la gente sepa que este virus es muy bueno para mutar y cambiar”, agregó, en su relato dado a conocer un año después de lo ocurrido. “Espero que esto ayude a conocer cuánto de mortal es el covid-19″, concluyó.