“Me siento genial”: habla la primera paciente en recibir la vacuna contra COVID-19

0
36

La primera vacuna experimental contra el coronavirus ya ha sido probada en seres humanos, confirmaron el último lunes en los Estados Unidos. Se trata de 45 pacientes voluntarios que recibirán dos dosis con un mes de diferencia.

Entre esas personas que serán parte de esta prueba está Jennifer Haller, de 43 años, la primera que será inoculada con el fármaco desarrollado por los profesionales del laboratorio Moderna, con sede en Cambridge, Massachsetts.

“Todos nos sentimos muy indefensos. Esta es una gran oportunidad para hacer algo”, dijo Jennifer mientras esperaba la inyección en el Instituto de Investigación de Kaiser Permanente en Seattle.

Luego de la aplicación del fármaco experimental, la mujer salió con una gran sonrisa y le dijo a los medios de comunicación: “Me siento genial”.

Jennifer Haller es una gerente de operaciones de una pequeña compañía tecnológica en los Estados Unidos, según comentó en una entrevista con MSNBC.

Además, agregó que se se siente orgullosa y agradecida por el privilegio de poder hacerlo. «Estoy saludable, tengo un salario, una empresa flexible, amigos y familia que me apoyan. Mi preocupación es por la gente que trabaja por hora y sus vidas serán severamente afectadas”, enfatizó.

Sobre los efectos secundarios que tendría la vacuna, aclaró que no estará en contacto con el coronavirus, por lo que no habría ningún riesgo de que pueda enfermarse. Esto ha logrado tranquilizar a sus amigos y familiares. “En ningún punto del estudio estaré expuesta al virus. Eso es asombroso”, dijo.

La vacuna conocida con el código mRNA-1273 fue desarrollada por las autoridades sanitarias de los Estados Unidos y la compañía biotecnológica Moderna INC.

“A diferencia de una vacuna normal, las vacunas de ARN funcionan al introducir una secuencia de mARN (la molécula que le dice a las células qué construir) que está codificada para un antígeno específico de la enfermedad, una vez producida dentro del cuerpo, el sistema inmunitario reconoce el antígeno, preparándose para luchar contra lo real”, refiere una explicación de la Universidad de Cambridge sobre el proceso utilizado.