Un signo inesperado de la infección por la variante ómicron en algunos niños: el crup

0
19

(CNN) — Aunque la variante ómicron del coronavirus puede tener fama de causar una forma mucho más leve de covid-19, en enero, la Dra. Ashley Keilman y otros médicos empezaron a notar algo que parecía exclusivo de esta variante.

«Estábamos viendo más pacientes con crup y más pacientes daban positivo en las pruebas de covid, algo que no habíamos observado durante las fases anteriores de las oleadas de covid», dijo Keilman, especialista en medicina de urgencias pediátricas del Hospital Infantil de Seattle.

Y no es exclusivo de Seattle. Los pediatras de todo el país afirman que están registrando un aumento de los casos de crup, también conocido como laringotraqueobronquitis.

El crup suele estar provocado por los virus respiratorios de la parainfluenza. Se produce cuando las vías respiratorias superiores se inflaman, dificultando la respiración. Como las vías respiratorias de los niños son más pequeñas que las de los adultos, es más frecuente entre los pequeños.

Esta inflamación en la laringe, la tráquea y los bronquios hace que los niños tengan una tos fuerte y distintiva que algunos dicen que suena como una foca ladrando. Cuando el niño intenta respirar, también puede producir un silbido agudo conocido como estridor.

En algunos casos, los síntomas pueden desaparecer al cabo de unos cinco días. Pero para otros niños, los síntomas no desaparecen con tratamientos caseros.

publicidad

Keilman es el autor de un estudio en etapa de preimpresión, que significa que no ha sido revisado ni publicado en una revista, que encontró que un total de 401 niños atendidos en Urgencias fueron diagnosticados con crup durante el brote de la variante delta y 107 durante la oleada de ómicron. Los pacientes de crup durante la oleada de ómicron tuvieron una probabilidad mayor de dar positivos a covid-19: el 2,8% de los casos de crup dieron positivo durante la oleada de delta, frente al 48,2% durante la oleada de ómicron.

«La variante ómicron ha demostrado ser una enfermedad de las vías respiratorias superiores más que de las vías respiratorias inferiores en los pulmones y, por lo tanto, la gente lo descarta como un simple resfriado y no es gran cosa. Pero creo que lo que registramos es que, de las infecciones de las vías respiratorias superiores, de las infecciones virales, el crup es una de las más graves y lleva a los niños a la UCI con regularidad», dijo la Dra. Indi Trehan, coautora del estudio y médico de enfermedades infecciosas, virología y medicina de emergencia del Hospital Infantil de Seattle.

«Como te dirá cualquier padre, es una de las cosas más aterradoras ver que tu hijo no puede respirar por ello», añadió Trehan. «Así que esta señal temprana de altas tasas de crup con ómicron es bastante preocupante. Estamos tratando de hacer llegar esta noticia a nuestros colegas».

Otros médicos de todo el país le han dicho que han observado tendencias similares.

Otro estudio preliminar descubrió que el 2,4% de los niños de 13 años o menos que fueron hospitalizados en una zona de Sudáfrica por covid-19 causado por la variante ómicron también tenían un diagnóstico de crup.

También ha habido más oportunidades de que se desarrolle el crup con esta oleada porque muchos niños se han contagiado de covid-19.

Desde principios de enero se han notificado casi 4,2 millones de casos de covid-19 en niños estadounidenses, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

La Dra. Claudia Hoyen, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Universitario Rainbow Babies and Children de Cleveland, que no colaboró con estos estudios, dijo que la temporada de crup en su zona suele llegar en otoño. Por eso, cuando empezaron a aparecer más niños con crup en diciembre, durante la oleada de ómicron, sospechó que había algo diferente en esta variante.

«Sabemos que los tejidos nasales son mucho más receptivos a ómicron, y el pulmón no», dijo Hoyen. «No hemos visto crup con otras oleadas. Ésta ha sido diferente».

Hoyen y los médicos del Hospital Infantil de Seattle dijeron que, afortunadamente, la mayoría de los niños con crup no han necesitado ser internados en el hospital. Si ingresan para recibir tratamiento, los médicos suelen administrarles un corticosteroide que puede reducir la inflamación de las vías respiratorias.

Incluso mejor que un corticosteroide, dicen los médicos, es que los niños no se contagien de covid-19 en primer lugar.

Dado que los más pequeños, que son los que con más frecuencia contraen el crup, aún no pueden vacunarse, dice Hoyen, lo mejor sería asegurarse de que todos los que les rodean estén completamente vacunados, si es posible.

«Hagan lo que puedan para evitar que los más pequeños sean una foca ladradora. Es realmente angustioso escucharlos, créeme, y puede ser bastante grave», dijo Hoyen. «Así que haz lo que puedas para ayudarlos. Vacunarse es fácil e importante».