Un compromiso más para reducir desnutrición y mortalidad materno-infantil

0
305

Un compromiso para dar continuidad a las políticas de Estado orientadas a reducir la desnutrición crónica, la anemia, la mortalidad materna y neonatal en las poblaciones más vulnerables y de acuerdo a los Objetivos del Milenio, suscribieron hoy catorce gobiernos regionales del país reunidos en Lima.

En el marco del Tercer Encuentro Nacional de Presidentes Regionales, denominado “Del compromiso a la acción conjunta para superar la pobreza”, las autoridades participantes firmaron un acta por la cual acordaron contribuir a que se alcancen las metas nacionales de reducir, al año 2014, la desnutrición crónica infantil al 12%.

Asimismo, se acordó la disminución del número de muertes maternas en 35% y la mortalidad neonatal al 8,4 por cada mil nacidos vivos. En tanto, se buscará reducir la pobreza al 17,4% para el 2016.

El documento fue suscrito por los presidentes de los gobiernos regionales de Apurímac, Cajamarca, Callao, Huancavelica, Huánuco, Junín, Lima Provincias, La Libertad, Lambayeque, Moquegua, Madre de Dios, Pasco, Puno y Tumbes.

Este encuentro fue conducido por la Secretaría Técnica de la Comisión Interministerial de Asuntos Sociales (CIAS) de la Presidencia del Consejo de Ministros, y contó con la participación de entidades importantes como la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Iniciativa contra la Desnutrición Infantil.

Asimismo, participaron los ministros de Economía y Finanzas, Ismael Benavides; de Salud, Oscar Ugarte; y de la Mujer y Desarrollo Social, Virginia Borra.

Al respecto, la titular del Mimdes destacó el compromiso asumido por los gobiernos regionales en el esfuerzo del Estado peruano por garantizar los derechos esenciales a la vida y la salud de las poblaciones más vulnerables y su participación en la estrategia integral de lucha contra la pobreza.

“Este compromiso da énfasis al trabajo articulado que debe tener el Estado, a través de sus tres niveles de gobierno: nacional, regional y local, para desarrollar planes concertados dirigidos a elevar la calidad de vida de la población, sobre todo la más pobre”, manifestó.

Señaló que en el ámbito regional corresponde a las nuevas autoridades para el período 2011-2014 que propongan planes con un sustento técnico bien elaborado y que haya sido coordinado con los gobiernos locales, de tal manera que se produzca una suma de esfuerzos que permitan alcanzar los objetivos de reducir la mortalidad, la desnutrición crónica y la pobreza en su conjunto.

En ese sentido, dijo que el gobierno nacional brinda asistencia técnica a los gobiernos regionales y coordina con ellos a través de la Secretaría Técnica del SIAS, lo cual ha permitido destinar los recursos públicos con eficiencia y eficacia, con buenos resultados en la reducción de la pobreza general y extrema.