Tres meses de éxodo empresarial: estas son las grandes compañías que han abandonado Rusia desde el inicio de la guerra

0
44

(CNN Español) — Un máquina del tiempo: así describe una experta la situación que atraviesa Rusia en medio del éxodo de grandes empresas occidentales que, en respuesta a la guerra en Ucrania, han decidido retirarse o reducir sus operaciones en el país. El listado, al que se sumó Starbucks esta semana, no ha dejado de crecer desde el anuncio de la invasión.

En la Unión Soviética y durante la década que siguió a su colapso, el aislamiento económico significaba escasez regular de bienes de consumo y comida. Rusia aún no se enfrenta a esta situación a gran escala, pero hay expertos que dicen que sucederá si la guerra continúa. «Esta es la peor crisis que la mayor parte de las personas en Rusia experimentarán», dijo a CNN Business Elina Ribakova, economista jefa adjunta del Instituto de Finanzas Internacionales. «Inventamos la máquina del tiempo y es el dolor de los (años) 90 pero al revés», afirma, y sostiene que están «avanzando hacia la oscuridad».

Cerca de 1.000 empresas han anunciado públicamente su decisión de recortar de manera voluntaria las operaciones en Rusia más allá de lo que exigen las sanciones internacionales, de acuerdo a un seguimiento que hace la Universidad de Yale actualizado a este 24 de mayo.

Aquí, algunas de las destacadas.

Starbucks y McDonald’s, parte de una larga fila en la industria de alimentos y bebidas

Starbucks interrumpió sus operaciones y dejó de enviar sus productos a Rusia en marzo. Ahora «ha tomado la decisión de salir y no tener más presencia de marca en el mercado», dijo en un breve comunicado este lunes. Starbucks abrió su primera sucursal en Rusia en 2007. En marzo contaba con 130 locales, todos ellos propiedad de un socio y gestionados por él. Tiene unos 2.000 empleados.

publicidad

La semana pasada, McDonald’s dijo que vendía su negocio en Rusia después de operar durante más de 30 años en la región. «La crisis humanitaria causada por la guerra en Ucrania, y el precipitado e impredecible entorno operativo, han llevado a McDonald’s a concluir que continuar con la propiedad del negocio en Rusia ya no es sostenible ni es consistente con los valores de McDonald’s», dijo la compañía.

McDonald’s anunció posteriormente que llegó a un acuerdo para vender el negocio a un concesionario existente, que abrirá los restaurantes con una nueva marca.

32 años después, McDonald’s se despide de Rusia 1:03

Burger King anunció el marzo que retiraba el apoyo corporativo de sus negocios en Rusia. Restaurant Brands International, propietaria de la cadena de hamburgueserías, dijo que había suspendido «todo su apoyo corporativo para el mercado ruso, incluyendo las operaciones, el marketing y la cadena de suministro», lo que no significa que los restaurantes se vayan ya que funcionan mediante franquicias.

Coca-Cola anunció a principios de marzo que suspendía las operaciones en Rusia. En la industria de las bebidas, varios de los grandes jugadores definieron medidas: Heineken dijo que dejaría de producir y vender cerveza en Rusia y PepsiCo anunció que suspendería la venta de Pepsi-Cola y otras marcas de bebidas, pero mantendría la venta de algunos productos esenciales.

En el terreno de las industrias alimenticias, otra empresa clave es Nestle, que anunció en marzo la suspensión de sus inversiones de capital y de publicidad. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, ha criticado no obstante la posición del gigante de la alimentación.

El éxodo de las tecnológicas

Apple fue una de las primeras grandes tecnológicas en anunciar su retirada de Rusia. Dista de ser la única del ramo.

La división de la nube de Amazon, Amazon Web Services, dijo el 8 de marzo que detendría las nuevas inscripciones para el servicio en Rusia. La compañía ya ha tenido una «política de larga data de no hacer negocios con el gobierno ruso» y no tiene centros de datos, infraestructura u oficinas en Rusia, dijo la compañía en un blog.

IBM e Intel también anunciaron la suspensión de los negocios en el país.

Microsoft, por su parte, dijo que suspendería todas las ventas nuevas de productos y servicios, al tiempo que continuaría contribuyendo a la ciberseguridad de Ucrania.

Airbnb dijo que su empresa suspendería todas las operaciones en el país.

Apple deja de vender productos en Rusia por la guerra 0:38

El mundo del entretenimiento

Netflix anunció la suspensión de su servicio de streaming, tiempo después de afirmar que no emitiría canales estatales rusos tal como se le habría exigido con base en una legislación nacional.

Nintendo dejó de tomar órdenes online en Rusia, mientras que Sony detuvo todos los envíos de software y hardware, y suspendió de manera temporal las órdenes en su tienda online de PlayStation en Rusia.

Spotify, por su parte, dijo que cerró su oficina en el país «indefinidamente» y estableció restricciones a los programas bajo el control de medios afiliados al estado.

Disney anunció que no estrenaría sus películas nuevas en los cines rusos.

Finanzas

El fondo soberano de Noruega, de US$ 1,3 billones, dijo que se desprendería de las acciones de 47 empresas rusas, así como de los bonos del Estado ruso.

Mastercard, Visa y American Express recortaron sus operaciones, y afirmaron que las tarjetas emitidas fuera de Rusia no funcionarán allí. En el caso de Visa y American Express, también dijeron que las tarjetas emitidas en Rusia no funcionarían fuera del país, entre otras restricciones a los negocios.

Moody’s dijo que suspendía las operaciones comerciales en Rusia, pero que su servicio de inversores mantendría «la cobertura analítica de las calificaciones existentes fuera de Rusia».

Goldman Sachs fue el primer gran banco de Wall Street en anunciar sus planes de salir de Rusia tras la invasión de Ucrania.

JPMorgan Chase, el mayor banco de Estados Unidos, también anunció el cierre de sus negocios allí.

Citigroup, Western Union y PayPal son otras de las financieras que anunciaron cambios en sus operaciones en Rusia.

Venta minorista

Una mujer toma fotos de los escaparates de la boutique de Gucci cerrada en los grandes almacenes GUM, en el centro de Moscú, el 16 de marzo de 2022. (Crédito: AFP vía Getty Images)

La lista de empresas minoristas que suspendieron actividades en Rusia es larga. Incluye, entre otras marcas, a H&M, que opera varias marcas y tenía 168 tiendas en Rusia hasta el pasado mes de noviembre, según su página web.

Ikea, la mayor empresa de muebles del mundo, decidió cerrar sus 17 tiendas en Rusia, una medida que afecta a 15.000 trabajadores.

El director general de Procter & Gamble, Jon Moeller, anunció a principios de marzo una reducción de la cartera de productos y dijo que se centrarían en «artículos básicos de salud, higiene y cuidado personal que necesitan las numerosas familias rusas que dependen de ellos en su vida diaria».

Unilever dijo que continuaría suministrando alimentos esenciales y productos de higiene fabricados en Rusia, pero que ha suspendido importaciones y detendría las exportaciones y toda inversión en el país.

Mondelez dijo que reduciría todas las actividades no esenciales en Rusia «mientras ayuda a mantener la continuidad del suministro de alimentos». La empresa dijo que se centraría en «ofertas básicas», y que interrumpiría todas las nuevas inversiones de capital y suspendería un gasto publicitario en el país.

Crocs, Estée Lauder Companies, Fast Retailing se suman a la lista de minoristas.

La industria automotriz y de la aviación

Renault decidió vender sus negocios en Rusia, incluida una participación en Lada, que en su día fue un símbolo de la «autosuficiencia económica» de la Unión Soviética.

(LOIC VENANCE/AFP via Getty Images)

Ford, que tiene una participación del 50% en Ford Sollers, una empresa conjunta que emplea al menos a 4.000 trabajadores y que comparte con la empresa rusa Sollers, anunció la suspensión de sus operaciones en Rusia.

General Motors, que no tiene una presencia significativa, también decidió detener las exportaciones a Rusia «hasta nuevo aviso».

Toyota anunció que dejaría de fabricar coches en Rusia o de importarlos al país «hasta nuevo aviso, debido a las interrupciones en la cadena de suministro».

Volkswagen también decidió dejar de fabricar vehículos en Rusia y suspendió las exportaciones a ese mercado, la misma decisión que tomó Nissan.

En el terreno de la aviación, Boeing dijo que suspendería el apoyo a las aerolíneas rusas y que también había «suspendido las principales operaciones en Moscú», entre otras medidas. Airbus le siguió con un anuncio similar sobre los servicios de apoyo.

Los gigantes energéticos

BP dijo que tenía planeado dejar su participación de cerca del 20% en Rosneft, la principal petrolera Rusia, y suspender sus sociedades mixtas.

Equinor también anunció que abandonaría sus sociedades mixtas en el país, y se comprometió a no invertir en nuevos desarrollos.

Rio Tinto fue la primera gran empresa minera en anunciar que cortaba todos sus vínculos con empresas rusas.

Shell anunció su salida de Rusia y el abandono de los negocios con Gazprom, incluida su participación en el proyecto Nord Stream 2. Shell también ha decidido dejar de comprar petróleo y gas ruso y cerrará su red de estaciones de servicio, entre otras medidas.

Shell dejará de comprar petróleo y gas ruso 1:02

El gigante francés TotalEnergies también dijo que dejaría de aportar capital para nuevos proyectos en el país.

Con información de CNN Business, Elina Ribakova, Danielle Wiener-Bronner, David Goldman y Matt Egan de CNN.