Todo lo que debes saber sobre la ortodoncia invisible

0
41
Cursos, Masters y Expertos Universitarios para Enfermería

La ortodoncia tiene fama de ser algo engorroso, muy visible y fácilmente reconocible al primer instante. Sin embargo, hoy en día este tipo de tratamiento dental está muy avanzado y proporciona a los usuarios la posibilidad de optar por una técnica igual de eficiente pero mucho menos llamativa: se trata de la ortodoncia invisible. Aunque ya habrás oído hablar de ella en más de una ocasión, ¿realmente sabes en qué consiste?, ¿cuáles son sus principales ventajas? A continuación, despejamos todas las dudas al respecto.

Qué es la ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible es una atractiva alternativa a los tradicionales brackets de la metodología convencional. Hoy en día se puede acceder a este sistema en cualquier clínica dental en Santander que esté actualizada y permite solventar prácticamente las mismas patologías que cualquier otra ortodoncia como, por ejemplo, los problemas en la mordida o el apiñamiento. Destaca por hacerlo de una forma mucho más discreta estéticamente.

Esta solución parte de los grandes avances tecnológicos que han tenido lugar en este campo durante los últimos años y se ha consolidado con la intención de cubrir la necesidad de buena parte de los pacientes por encontrar una forma de ortodoncia que fuera menos aparatosa y más sutil a la vista.

Se trata de procedimientos que se llevan a cabo mediante materiales que son de color transparente para pasar más desapercibidos o bien en color blanco para que se camuflen con el color natural de los propios dientes.

Los diferentes tipos de ortodoncia invisible en la actualidad

Existen varios dispositivos actualmente que tienen la cualidad de disimular la existencia de una ortodoncia, por lo que esto hace mucho más cómodo a los pacientes el tomar una elección que se adapte a sus necesidades, eso sí, siempre bajo el consejo de los especialistas.

Estos son los principales tipos de ortodoncia invisible:

  • Los tirantes de cerámica. Estos son brackets idénticos a los tradicionales, pero con colores transparentes o del mismo tono que las piezas dentales.
  • Los alineadores transparentes. Son dispositivos pequeños, de plástico y con transparencia que se colocan sobre los dientes al igual que ocurre con las férulas. Se fabrican a medida, se puede quitar y poner y funcionan a la perfección, aunque tardan un poco más de tiempo en hacer la reparación completa.
  • Los brackets linguales. Son dispositivos que se colocan en la parte posterior, por lo que no son visibles a simple vista, y la principal diferencia con los tradicionales es que son más delgados y adaptados a esta zona de la boca.

Las ventajas de optar por la ortodoncia invisible

La ventaja más destacada, motivo principal por el que muchos usuarios se decantan por la ortodoncia invisible, es el punto estético. Se disimulan mejor con el entorno y son menos llamativos en el día a día. Pero, además, de esto, estos sistemas presentan otros beneficios.

La mayoría de estos dispositivos se pueden retirar en un momento dado para evitar la incomodidad de tenerlos todo el día en la boca y facilitar la higiene, algo que encuentran muy práctico buena parte de los pacientes. Son aparatos más cómodos que los tradicionales, no impiden hacer una vida normal y son menos engorrosos durante las comidas o a la hora de practicar deporte.

Tu Formación certificada al mejor precio!!