51 años del terremoto que azotó la región peruana de Áncash y sepultó la ciudad de Yungay

0
150

El domingo 31 de mayo de 1970 nunca se olvida: un sismo de magnitud 7.9 con epicentro en el mar de Áncash destruyó casas y vidas en esta región y algunas vecinas del país.

El movimiento generó que un pico del nevado Huascarán se desprendiera y sepultara a las ciudades de Yungay y Ranrahirca.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) lo considera como «uno de los terremotos más destructivos del mundo”.