Sigue desprotegido Merino Odicio, el indígena kakataibo que se enfrenta al narcotráfico

0
74

Por Álvaro Meneses

Dieciocho días han pasado desde que se reportó el ataque contra Merino Odicio Huayta, líder indígena kakataibo de la comunidad nativa de Mariscal Cáceres, en la provincia Padre de Abad (Ucayali), que dedica su vida a la defensa de los bosques y se enfrenta a la deforestación y la cosecha ilegal de hoja de coca. Pese a haber solicitado garantías para su vida, hasta la fecha el defensor ambiental sigue desprotegido.

Pese a que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (Minjusdh) cuenta con un protocolo para atender a defensores ambientales en situación de amenaza, el presidente de la Federación Nativa de Comunidades Cacataibo, Herlín Odicio, informa que tanto Merino Odicio y otros líderes indígenas de su zona siguen desprotegidos incluso 18 días después del último ataque registrado.

El pasado sábado 25 de setiembre, cabe recordar, el líder indígena kakataibo Merino Odicio fue interceptado por tres sujetos no identificados que lo atacaron con machetes, dejándole cortes en los brazos, piernas y una oreja casi desmembrada. Merino Odicio, como varios otros líderes de su comunidad, defiende los bosques de la deforestación y la cosecha ilegal de hoja de coca para el narcotráfico.  

Para estos casos, el Protocolo de Protección de personas defensoras de los derechos humanos contempla una serie de acciones. Algunas de ellas son la asistencia legal a través de la defensa pública, acompañamiento de observadores, visitas públicas de representantes del Gobierno, el reconocimiento público a los defensores de derechos humanos, comunicación directa con autoridades jurisdiccionales a cargo de la investigación o la protección policial personal o de un inmueble.

No obstante, la comunidad de Mariscal Cáceres no ha recibido ningún tipo de protección, según reclama Herlín Odicio, presidente de la Federación Nativa de Comunidades Cacataibo. “Ni a mí, que me han reconocido como defensor ambiental, me protegen. No hay protección para nadie”, exclama Herlín, en entrevista para Wayka. “Nosotros pedimos al gobierno q estos líderes tengan protección, o buscar mecanismos para mejorar ante estos actos de violencia”, agrega.

El reciente ataque contra Merino Odicio tampoco ha sido el primero. Desde que empezó la pandemia por covid-19, por lo menos 6 defensores ambientales fueron asesinados por enfrentarse a actividades ilícitas que impactan negativamente a sus bosques. Ellos son Arbildo Meléndez, Gonzalo Pío Flores, Santiago Vera Chota, Lorenzo Caminti, Roberto Carlos Pacheco y Jorge Muñoz Saavedra.

“Todo queda solamente en papeles. Lamentablemente en la práctica no hay nada. Han comunicado darnos las garantías, pero hasta la fecha no hay nada de eso”, exclama Herlín Odicio, quien ha viajado hasta Lima para tocar las puertas del Congreso de la República, el Ministerio Público y Palacio de Gobierno. Pese al peligro en el que aún se encuentra su comunidad, sin embargo, ninguna institución pública ha atendido al líder indígena.