Noticias de Huaral

Sigen con la venta ilegal de azúcar en Andahuasi

Nuevamente culpan a Grupo Bustamante de estar detrás de negociado.

Pero dinero no sirve para pagar a trabajadores, sino que tiene destino incierto.

Nuevamente culpan a Grupo Bustamante de estar detrás de negociado.

Cientos de trabajadores de la empresa azucarera Andahuasi aún sufren para que le paguen sus sueldos por la labor que diariamente realizan en los cañaverales para obtener el insumo que les permite ganar unos cuantos soles y llevarlos a sus hogares para vivir modestamente. Sin embargo, la actual administración de esta entidad sigue aprovechando el caos que reina y sigue con la venta ilegal del azúcar al mercado capitalino.

Al promediar las 3 de la tarde de ayer, más de 30 tráiler que transportaban ilegalmente alrededor de 650 sacos de azúcar se dirigían a la ciudad de Lima. Éstos eran escoltados por sujetos que portaban armas de fuego de largo alcance y otros objetos para resguardar a como dé lugar todo ese producto que está valorizado en más de 50 mil nuevos soles, que debería ingresar a las alicaídas arcas de la empresa andahuasina.

Estos trabajadores impagos hasta la fecha, conocedores de que todo este dinero no va a servir para cancelarles sus haberes, se propusieron evitar que se lleven el azúcar al destino fijado. “Siempre sacan un montón de camiones y nunca responden a dónde va todo ese dinero (de la venta). Por eso estamos decididos a impedir que el Grupo Bustamante se lleve lo que nosotros trabajamos, porque al final los únicos que se benefician son su entorno, como Wilder Ruiz y Carlos Rodríguez”, dijo un indignado andahuasino.

Así, intentaron interponerse en el camino por donde iban los pesados vehículos. A la altura del sector de Humaya, en el distrito de Sayán, este grupo valeroso trató de que los conductores se detuvieran. No obstante, sólo encontraron como respuesta el inicio de una impresionante balacera por matones contratados por el Grupo Bustamante.

Lo peor de todo esto es la lamentable y aparente delictiva complicidad de efectivos de la Policía, que al mando del jefe policial de Huacho, coronel Gualberto Sánchez Gálvez, resguardaron los camiones hasta la salida a la carretera Panamericana Norte. “Para decir que no están comprados, se llevaron 11 tráiler a la Policía del Óvalo (Depicaj), pero después de 20 minutos los dejaron ir de nuevo. ¿Cómo se llama eso, señores?”, se preguntó contrariado otro poblador andahuasino.

Todo ello provocó un nuevo enfrentamiento en el sector de El Paraíso (cerca del peaje de Huacho), aunque, finalmente, se conoció hasta el cierre de nuestra edición que todo el cargamento permanecía retenido en Ancón, donde la Sunat tiene una dependencia de control.

Share:

Leave a reply