Saltarse comidas y acumular deuda. Cómo la inflación está exprimiendo a los padres solteros

0
28

San Francisco (CNN Business) — Ahora que la vida diaria es la más cara en 40 años, los padres solteros dicen que se están quedando sin opciones para reducir costos.

El precio de los comestibles, la gasolina, el alquiler y los servicios públicos ha subido durante el último año; pero los salarios no se han mantenido, y más de la mitad de los padres solteros ganan menos de US$ 15 por hora, según una investigación reciente de Oxfam.

Eso ha hecho que muchos padres solteros se salten las comidas para que sus hijos tengan suficiente para comer, proporcionando comidas menos saludables para sus familias y eliminando gastos hasta el punto en que cualquier costo imprevisto podría significar más deuda, o algo peor.

Para estas familias, cuyas finanzas a menudo tienen un margen de maniobra escaso o nulo, la inflación —junto con el fin de la ayuda federal— como los pagos adelantados del crédito tributario por hijos, está agravando la tensión financiera.

«Es un juego realmente complicado averiguar qué puedo hacer, qué no puedo hacer y cómo puedo exprimir un poco más de dinero aquí y allá», dijo Elisabeth Mendes Saigg, de 33 años, cuyo esposo falleció de insuficiencia cardíaca repentina en 2020 a la edad de 37 años. Mendes Saigg se quedó sola para criar a su hijo de dos años, Khayonni.

publicidad

Cómo la inflación está afectando

Elisabeth Mendes Saigg y su hijo, Khayonni.

Durante un tiempo después de la muerte de su esposo, recibió cupones de alimentos para ayudar con los costos de los comestibles, pero después de que pudo comenzar a trabajar nuevamente —enseñando biología en la escuela secundaria— ya no era elegible. Su ingreso anual de US$ 25.000 pronto también la hará inelegible para los beneficios por muerte del cónyuge que recibió del Seguro Social. Entre la pérdida de los beneficios del sobreviviente y la asistencia nutricional, la madre de Fort Pierce, Florida, tendrá US$ 700 menos disponibles por mes este año que el año pasado.

Ella dice que ha recortado gastos en todos los aspectos de su vida diaria: mantendrá el aire acondicionado más caliente para ayudar a aliviar la factura de energía (renunciando al lujo de una casa fresca en los días calurosos de Florida), ya no puede inscribir a su hijo en gimnasia, asumió una función de tutoría adicional en el trabajo, y ha hecho que una caja de pasta sea suficiente para cuatro comidas para ella, de modo que Khayonni, que ahora tiene tres años y medio, pueda disfrutar de sus salchichas y ensaladas favoritas.

Vivir de cheque en cheque

En marzo, alrededor del 30% de los padres solteros encuestados por Morning Consult dijeron que las finanzas de su hogar estaban peor que el promedio, frente a poco más del 22% de todos los adultos.

Durante el período de 12 meses que finalizó en marzo de 2022, los hogares monoparentales dicen que ganaron aproximadamente un 16% menos que los adultos en general por mes y gastaron aproximadamente un 8% menos por mes, según datos de Morning Consult.

Si bien los adultos en general reportan consistentemente una brecha sólida entre el gasto mensual promedio y los ingresos, los padres solteros tienen una diferencia mucho menor, dijo John Leer, economista jefe de Morning Consult.

«Si no hay variables en nuestro mes, nadie tiene que ir al médico, nadie tiene que ir al dentista… entonces todas mis facturas se pagan con menos de US$ 100 sobrantes cada mes. Si hay una variable de que algo sale mal, entonces algo siempre se paga tarde», dijo Shae Beery, una residente de Nashville, Tennessee, de 44 años que ha criado sola a su hijo Kingston, que ahora tiene 10 años.

Jessica Ridout y sus dos hijos han adoptado una dieta más vegetariana debido al aumento de los precios de los alimentos.

Cuando los precios comienzan a aumentar, las familias monoparentales tienen menos capacidad para recortar aún más, por lo que compran menos alimentos en el supermercado y terminan gastando más en sus tarjetas de crédito. Durante los últimos tres meses, más de esos saldos no se han pagado, dijo Leer.

“Mes a mes, los padres solteros realmente no tienen mucho espacio adicional para ayudar a cubrir los costos”, dijo a CNN Business. «Realmente viven de cheque en cheque. Toman sus ingresos y los desvían inmediatamente hacia los gastos, lo que significa que no tienen ahorros que les permitan cubrir cualquier tormenta imprevista».

En Brooklyn, Nueva York, Jessica Ridout, de 41 años, y sus dos hijos, de 8 y 10 años, se han adaptado a una dieta más vegetariana debido al aumento de los precios en el supermercado.

Antes de la pandemia, Ridout gastaba entre US$ 50 y US$ 75 por semana en alimentos. Esa factura semanal ahora es de US$ 100 a US$ 125, dijo.

Ya no se incluyen en la canasta artículos como agua con gas, golosinas, comida chatarra y, últimamente, carne.

«La carne es cara, y estaría mintiendo si no dijera que no mataría por un buen trozo de salmón una vez a la semana», dijo.

Pero ella no puede justificar la indulgencia de un trozo de salmón de US$ 17 cuando puede usar verduras para preparar almuerzos para dos semanas por ese costo, dijo.

El ajuste del cinturón no es solo en la tienda de comestibles. Hace un par de semanas, el coche de Ridout empezó a echar humo. Después de enviarle un video a un amigo, se determinó que la causa probable era una fuga de aceite. En lugar de llevarlo a un mecánico, fue a AutoZone, gastó US$ 14 en un aditivo para sellar fugas de aceite y cruzó los dedos.

Los temores de una recesión

Mientras que la administración de Biden y la Reserva Federal buscan abordar el aumento de los precios, las familias se preparan para la posibilidad de una recesión —y tasas de interés más altas— como parte de esa solución.

Los datos clave de inflación que se publicarán esta semana, incluidos los últimos datos del índice de precios al consumidor del miércoles, probablemente proporcionarán una indicación adicional de que los altos costos no desaparecerán en el corto plazo.

Eso está empujando a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) seguir subiendo su tasa de interés de referencia en un intento por enfriar la economía. Pero si bien eso puede reducir la demanda de los consumidores, también aumentará el costo de los préstamos, y eso afectará más a las familias que dependen más de las tarjetas de crédito u otros préstamos para sobrevivir cada mes.

«La probabilidad de que experimentemos una recesión adicional está aumentando en este momento, lo que probablemente expondrá a algunos de los hogares más vulnerables», dijo Leer de Morning Consult.

Voluntarios y miembros del Banco de Alimentos de los condados de Contra Costa y Solano ayudan a distribuir alimentos a las personas necesitadas. El banco de alimentos ha visto aumentar la demanda en los últimos meses en medio de una mayor inflación.

La pandemia ya ha empujado a Estados Unidos hacia tasas más altas de inseguridad alimentaria, una tendencia que solo se ha acelerado con el reciente aumento de la inflación: en marzo, casi dos tercios de los 200 bancos de alimentos de Feeding America reportaron un aumento en la demanda de asistencia alimentaria.

Desde el inicio de la pandemia, el Banco de Alimentos de los condados de Contra Costa y Solano en East Bay, en el norte de California, ha experimentado un aumento del 40% al 60% en su base de clientes, de 178.000 personas al mes a un máximo de 300.000 clientes al mes, dijo Cassidie ​​Bates, gerente de asuntos públicos y gubernamentales del banco de alimentos.

También ha visto un aumento en la cantidad de clientes que acuden al banco de alimentos, incluidas personas que nunca antes habían experimentado inseguridad alimentaria.

«Un mal mes es suficiente para hacer retroceder a algunas personas», dijo, y agregó que anticipa que el aumento de la demanda se mantendrá al menos durante los próximos años.

“Cuando las personas caen en la inseguridad alimentaria y la pobreza, es muy cíclico, difícil de escapar y difícil de recuperar”, dijo.

J.R. Young, de 68 años, de Colorado Springs, Colorado, está criando a su nieta de 17 años con un ingreso fijo.

Viviendo con una discapacidad durante 32 años y con un ingreso fijo, J.R. Young, de 68 años, de Colorado Springs, Colorado, tiene mucha experiencia en hacer que cada dólar cuente, algo que se hizo más fácil con el apoyo de su esposa cuando criaron a su nieta, que ahora tiene 17 años.

Pero después de que la esposa de Young falleciera en marzo de 2021, cumplir con esos gastos mensuales se volvió cada vez más desafiante, especialmente cuando los precios comenzaron a subir.

Los alimentos enlatados y congelados ahora han reemplazado a las frutas y verduras; el rosbif que compra para su nieta ha subido un 33%; y el final del mes generalmente significa que Young no tiene leche fresca en la casa y sobrevive únicamente con sándwiches de mantequilla de maní.

«Es justo hasta el último momento a fin de mes», dijo. «Estoy monitoreando mis porciones, monitoreando rebanadas de pan, monitoreando barras de mantequilla solo para estar seguro».