Reseña del Samsung Galaxy S21 FE: Un teléfono que se juega el “repechaje”

0
43

Con el S20 FE, Samsung demostró que un teléfono no tenía que ser el mejor en nada para ser el mejor de todos. Además de las excelentes prestaciones de ese terminal, el momento en que llegó fue clave y jugó muy a favor de su serie de lanzamientos. A diferencia de ese icónico modelo, pensado para satisfacer a los fans de la marca, el S21 FE llega en un umbral complicado, pero no por eso deja de ser uno de los mejores que puedes conseguir. Esta es la reseña de NIUSGEEK.

Samsung Galaxy S21 FE: Especificaciones técnicas

SAMSUNG

GALAXY S21 FE

TAMAÑO

155.7 x 74.5 x 7.9 mm

PESO

177 g

PANTALLA

AMOLED dinámico 2X 6,4″ 1080 x 2400 | 120 hz | 20:9 | Gorilla Glass Victus

OS

Android 12 | One UI 4

CPU

Exynos 2100 (5 nm)

GPU

Mali-G78 MP14

ALMACENAMIENTO

128 o 256GB | sin expansión microSD

RAM

6 u 8GB

CÁMARA PRINCIPAL

12 MP, f/1.8, 26mm, 1/1.76″, 1.8µm, Dual Pixel PDAF, OIS

CÁMARA TELEOBJETIVO

8 MP, f/2.4, 76mm, 1/4.5″, 1.0µm, PDAF, OIS, 3x optical zoom

CÁMARA GRAN ANGULAR

12 MP, f/2.2, 13mm, 123˚, 1/3.0″, 1.12µm

CÁMARA DELANTERA

32 MP, f/2.2, 26mm, 1/2.74″, 0.8µm

CONECTIVIDAD

5G | WiFi 6 | BT 5.0 | GPS | NFC | USB-C | Smart Things

MULTIMEDIA

Parlantes estéreo | HDR10+

SEGURIDAD

Sensor de huellas óptico bajo pantalla | KNOX | desbloqueo facial

AUTONOMÍA

4500 mAh| 25W | Carga inalámbrica y reversible

Samsung Galaxy S21 FE: Un diseño más cercano a la línea A

No hay muchas sorpresas con este equipo, y eso es bueno. Lejos de slots para un S-Pen o un sistema periscópico, Samsung apuesta por un chasis muy similar al que hemos visto en el A52 y pierde, frente a los S21, esa continuidad entre el borde y el arreglo de lentes. Eso sí, no deja de tener un agarre muy cómodo.

La distribución de botones respeta el linaje surcoreano: volumen y bloqueo a la derecha, sistema estéreo de parlantes repartido en los bordes superior e inferior y el puerto USB-C conviviendo al lado del ingreso para SIM en este lateral de aluminio que gana presencia en este tono “blanco”.

Justamente en esa tapa blanca de plástico resalta el arreglo de cámaras y el logo de Samsung. Dato adicional: el equipo ha resistido varias caídas en mi tiempo de prueba, y ha recibido muy poco daño. Además de contar con la certificación IP68, la capacidad del S21 FE para minimizar los daños en pantalla y chasis es tremenda.

Samsung Galaxy S21 FE: El rey de las pantallas en su negocio

Poco queda decir sobre el AMOLED dinámico de Samsung. Tremendo color, gran calidad de imagen y una justa luminosidad para ver el contenido en la calle bajo el sol. No es la pantalla del modelo Ultra, pero es más que suficiente para disfrutar de contenido multimedia y contar con un buen viewfinder para fotos y videos.

En el panel destacan el sensor de huellas, a un dedo de distancia del borde inferior, y la cámara selfie de 32MP justo bajo el parlante superior. El borde de aluminio sobrante le da un look sólido al frontal.

La respuesta táctil va bien, y contamos con una tasa de refresco de hasta 120 hercios. El sistema se ve fluido y el AMOLED se agradece para el Modo Oscuro y el “Always On Display”. Nada malo en este modelo que, por obvias razones, sacrificó una resolución más alta en beneficio del precio. Aun así, es capaz de entregar una grata experiencia de contenido.

Samsung Galaxy S21 FE: One UI 4 mejora a la misma Android

Este S21 FE es el primer equipo que pruebo con One UI 4, la capa de personalización de Samsung para Android 12, y esta interfaz ha sabido tomar distancia de la propuesta “pura” de Android en elementos claves. Ya he tenido tiempo de compartir mis penurias con la versión del Pixel 6 Pro, y tener una capa más sencilla ayuda.

Para empezar, los tiles en la barra de accesos rápidos separan a “WiFi” de “Datos móviles”, algo inexistente en la versión pura de Google. Ya con eso, tenemos un acceso veloz y diferenciado a nuestras opciones de conectividad.

Las evoluciones sobre esta capa son pocas y simples. Entre las destacadas, podemos considerar la transparencia optimizada en algunos menús, la suavidad entre el paso de apps y el color acentuado automáticamente por la combinación de colores de Android. Este equipo integra DeX, la solución de escritorio de Samsung desde sus terminales móviles. Va bien, tiene pocos añadidos y funciona como siempre ha funcionado.

Realmente, el salto en experiencia pasa por la suavidad y velocidad en el paso de apps y apertura de entornos. La multitarea, frente a Android 11, es más suave y sin complicaciones. Todo lo bueno que tenía One UI 3 ha sido pulido en la cuarta entrega. Eso, además de la enorme cantidad de socios de desarrollo que añaden apps esenciales como Netflix, Spotify, Google Duo, Office, Outlook, OneDrive y todas las que descargamos de manera individual, y que vienen optimizadas para el uso orgánico en One UI.

Samsung Galaxy S21 FE: Las eficientes cámaras

No halamos de cifras astronómicas en megapíxeles o “zoom espacial”. Hablamos, en concreto, de tres sensores básicos: un principal de 12MP, un gran angular de 12MP y un telefoto de 8MP. Ya con estas métricas, Samsung es capaz de optimizar las tomas con una buena ciencia de color y niveles óptimos de rango dinámico.

El lente gran angular es sumamente confiable para fotos y videos, aunque no cuente con estabilización óptica como sus compañeros de módulo. De noche cae un poco, pero todos los lentes de gran ángulo suelen tener registros con menos detalles ante la falta de luz.

El lente de 3 aumentos sirve de mucho para salvar distancias, aunque el alcance máximo –  30X – se ve ligeramente mermado en detalle.

La cámara selfie de 32MP es lo que más vas a disfrutar con este teléfono, ya sea para grabación de video en redes sociales o para tomas grupales. Lo más destacado es su excelente HDR frente a condiciones lumínicas dispares.

Si algo hace bien Samsung, es darles carácter a las fotos obtenidas con sus smartphones. Cada disparo lleva una firma en color y detalle, una constante que se valora.

Samsung Galaxy S21 FE: Al centro de la gama alta

Sin complicaciones, este S21 FE con Exynos 2100 va bien en todo tipo de experiencias. Para esta reseña contamos con una versión de 6GB de RAM y 128GB de almacenamiento, una edición que aguantó bastante bien el uso de multitarea pesada, edición de fotos en Lightroom, conectividad 5G, revisión de redes sociales y otras artes. Va bien, aunque con 6Gb de RAM no llega a los niveles de un S21 en rendimiento, pero por poco. En este caso, podemos usar una RAM virtualizada usando parte del almacenamiento del dispositivo, pero esto no puede ejecutarse de manera manual y el equipo es el que determina la exigencia en la RAM virtual, a diferencia de otras marcas que sí permiten el control manual de este apartado.

Respecto a la conectividad, el equipo es capaz de conectarse a redes 5G sin problemas, y en casa puede mantener conexión estable con redes WiFi 6. Lo bueno es que accesorios como el Smart Tag son visibles sin problemas desde Smart Things, y podemos seguir el rastro de nuestra etiqueta a todos lados.

En temas de multimedia, la inclusión de un sistema estéreo revitaliza la imagen en pantalla que, además, incluye HDR10+ para mejorar la reproducción de color en streaming. Pantalla y sonido, los dos puntos fuertes en este caso.

El sensor de huellas óptico va bien, aunque no es tan veloz como el ultrasónico que viene añadido en la gama premium de los “Galaxy S”. La biometría va bien, y Knox ayuda a proteger la información más delicada que llevamos en el equipo. Al emparejar nuestro teléfono con la PC, podemos interactuar con notificaciones y aplicaciones casi inmediatamente, gracias al partnership con Microsoft.

Lances lo que lances, este S21 FE estará a la altura en rendimiento.

Samsung Galaxy S21 FE: una batería justa al final del día

Con el uso de 5G, los 120 hercios y todo lo que el equipo añade, no es difícil entender que hablamos de un alto consumo. Sin embargo, Samsung ha encontrado un equilibrio sano en la manera de gestionar y dosificar la carga de sus 4500 mAh; los mismos que, en uso promedio, me han dado 5 horas de pantallas con un 15% de reserva al final del día desde las 6 am hasta las 8 pm.

Contamos con 25W para la inyección de energía que, en términos prácticos, se traduce en hora y media de 0 a 100. Además, tenemos carga inalámbrica bajo ese chasis de plástico, asegurando varios puntos de energía si estamos trabajando en un lugar fijo con cargado Qi. Se parece mucho a la autonomía que logramos con el A52s. Eso sí, hay ligeros incrementos de temperatura durante el uso de redes 5G, pero está dentro de lo esperado.

Samsung Galaxy S21 FE: ¿Vale la pena?

Es ahí en donde un argumento fuera de las especificaciones tiene que ser traído a la mesa: la oportunidad. Estamos a casi nada de un nuevo catálogo de Galaxy S22, lo que no solo nos trae nuevos equipos sino también un precio reacomodado de la línea presentada a inicios de 2021. Además, Samsung ha hecho un estupendo trabajo con la línea A52 y A72, con lo que son pocos los beneficios de este S21 FE.

Por eso, miremos el contexto. Si este teléfono hubiese salido en noviembre, te hubiera dicho “compra asegurada”. Con estas credenciales, y en este momento específico de oportunidad, el S21 FE es un gran terminal que tiene que esperar su “repechaje” entre la reducción de precios del S21 y la apuesta del S22. En términos futbolísticos: “juega bien, matemáticamente tiene todas las posibilidades, pero depende del resultado de otros”. No irá a Qatar, pero podría clasificar a llevarlo en tu bolsillo. Espera un poco para ir por él.

Equipo cedido a préstamo por Samsung Perú desde el 24 de enero hasta la publicación de la reseña. Precio en el mercado: 3499 soles en la configuración de 256GB de almacenamiento interno desde la web de Samsung.