Puntos claves para satisfacer a tus clientes

0
374

Pensar en que nuestros clientes siempre deben estar satisfechos parece no tener sentido y aunque no creamos mucho en esta estrategia, es fundamental para poder posicionar a una empresa y para tener esa reputación con la que tanto soñamos, ya que los clientes que se enamoran de una marca siempre atraerán nuevos clientes.

Es por esto que te damos a conocer algunas recomendaciones básicas, para que aprendas a mejorar la relación con tus clientes y encantarlos con tu servicio y atención:

Nada es obvio: Puede que –erróneamente- pienses que sepas lo que quieren tus clientes; razón por la cual algunas nuevas empresas fracasan. Lo ideal es lanzarse al mercado con ideas que han sido probadas y extender las necesidades de los consumidores, identificar nuevas formas de resolver sus problemas y superar las expectativas.

Cumple lo que prometes: No pierdas clientes por incumplimiento de compromisos, como los plazos de entrega, promociones o descuentos. En caso de que sea imposible llevar a cabo lo que prometiste, intenta resolverlo e indicarle lo que pasó, todo con el fin de que esté satisfecho.

Personaliza tu programa de fidelización de clientes: Haz que cada uno de tus consumidores se sienta especial y ofréceles un servicio de atención al cliente personalizado. Para esto debes crear un programa adecuado donde se aproveche esta capacidad; interactúa con ellos y envíales promociones “a la medida”.

Capacita a tus empleados: Invertir en la formación de tu equipo de colaboradores es primordial, debido a que son los principales activos de la empresa. Por eso, deben contar con herramientas necesarias para mejorar la reputación de la compañía y ofrecer siempre la mejor atención al cliente.

Mantén la conexión: Cada uno de los clientes más importantes debe recibir por lo menos una llamada personal al trimestre con el objetivo de que sepan que sigues ahí. No debes descuidar bajo ningún motivo la comunicación electrónica, el envío de mails, newsletters, promociones personalizadas, de actualización, entre otros.

No olvides a los clásicos: Pese a que conseguir clientes nuevos tiene suma importancia, no debes olvidar los antiguos y menos perjudicar tu relación con ellos. Siempre debes entregarles promociones y ventajas que parecen no estar disponibles para todo el mundo.