ProTV estaría obligando a trabajadores de ‘Esto es Guerra’ y ‘En Boca de todos’ a asistir al canal pese a estado de emergencia

0
30

Temen por su integridad y por el coronavirus. Parte del equipo de producción de ‘Esto es guerra’ y ‘En boca de todos’ habrían denunciado que las cabezas del reality los estarían obligando para acudir desde este lunes a la sede de Pachacamac para realizar las grabaciones del programa que se emitirán los días siguientes. En caso de que no asistan, ‘volarán cabezas’, señalan muy temerosos.

Según fuertes cercanas a Trome, Mariana Ramírez y sus productores estarían obligando a la gente de su equipo para que acudan a grabar los programas bajo la premisa de que el reality está incluido dentro del rubro de ‘Medios de comunicación’ y que podrían desplazarse libremente pese al estado de Emergencia y el aislamiento social obligatorio.

“Somos un medio de comunicación y debemos trabajar. Sino, ya saben”, habría sido el ultimátum que habrían dado las cabezas de ‘Esto es guerra’ y ‘En boca de todos’ para que su personal acuda al canal a cumplir con las grabaciones, pese a que el Estado ya ha decretado un ‘toque de queda’.

Como se recuerda, Mariana Ramírez del Villar, jefa de ProTV, informó que ‘Esto es guerra’ se transmitiría en los días siguientes con algunos cambios debido a las medidas del Gobierno de determinar aislamiento social obligatorio por la pandemia del Coronavirus.

En conversación con El popular, señaló que emiten programas grabados, desde el pasado martes, con la mitad de sus integrantes y con juegos que evitan el contacto físico entre ellos. Pese a ello, el público los criticó duramente en redes sociales.

“Vienen por grupo, hay varios que no han venido y no es obligados a venir, esa es la consigna, guerrero o guerrera que considere que no puede venir, que hay riesgo y hay gente con vulnerabilidad en sus hogares, no van a venir, nadie está obligado a venir mientras la situación no se controle”, indicó Ramírez del Villar.

Asimismo, América TV, a través de un comunicado, indicó que están escatimando recursos humanos para la realización de sus programas y así mantenerlos a salvo en medio del aislamiento social obligatorio que determinó el Gobierno por la propagación del COVID-19. ¿Qué pasó entonces con EEG?