Quiénes deben utilizar el protector facial y cómo deben hacerlo para evitar el coronavirus

0
322

Las personas que utilizan el transporte público o asisten a lugares concurridos como mercados o centros comerciales, deberían utilizar un protector facial como medida de protección adicional ante la posibilidad de contagiarse con el covid-19, recomendó el Ministerio de Salud (Minsa).
En el documento técnico “Recomendaciones sobre el uso de escudos faciales (caretas) en los establecimientos de salud y en la comunidad en el contexto de la pandemia de covid-19”, aprobado y publicado hoy con Resolución Ministerial N° 447-2020, se indica que el uso de esta protección es recomendable en adición a otros métodos de protección tales como mascarillas, lentes, lavado de manos y mantener el distanciamiento de un metro respecto a otra persona.
Entre las personas que deben utilizar el escudo facial están: el personal de salud, los cuidadores de personas con covid-19, pacientes con síntomas de infección respiratoria, personas que acudan a lugares de conglomeración o alto flujo de gente. La mascarilla no debe utilizarse en recién nacidos ni en lactantes.
Instrucciones
Existen dos tipos de escudos, los que tienen pantalla móvil (recomendado para la población en general) y los que tienen pantalla fija (de uso médico). En caso de uso, el escudo debe cubrir hasta ambos lados de la cara y hasta por debajo del mentón, y debe ser limpiado y desinfectado luego de cada uso con mucho cuidado para evitar contaminarse al momento de la limpieza.
El procedimiento para su uso es el siguiente: Revisar que esté en buen estado, lavarse las manos, colocarse la mascarilla, colocar el escudo facial y apretarlo para que no se mueva (evitar que baile en la cara). En caso tenga que ajustarlo, hágalo y lávese las manos de inmediato.
El retiro del protector es hacia arriba y hacia atrás. Deben cerrarse los ojos al momento del retiro y cuidar que la mascarilla no toque la cara. Finalmente, se debe lavar el implemento, para lo cual se le puede echar espray o sumergirlo en una solución de cloro, con alcohol u otro desinfectante.