Perro herido fue abandonado en una zanja por su propia familia, pero se niega a morir

0
179

Cuando realmente amas a alguien estarás a su lado en todo momento, no sólo cuando haya felicidad sino en las más duras batallas. 

Sin embargo, hay quienes no conocen lo que es amar sin condiciones, sobre todo cuando se trata de sus mascotas. Muchos animales son víctimas del abandono y negligencia de las más duras. El claro ejemplo fue este perrito blanco, que fue dejado por su misma familia.

Los primeros años de vida de este animal fueron de lo más «divino»: Su padre humano lo amaba por lo hermoso y bien portado que era. El peludito adoraba a todos los miembros de su familia y siempre fue fiel a ellos; no obstante, el amor que los unía fue puesto a prueba cuando sufrió uno de los más crueles maltratos.

En un día de juego, el perro se coló en el patio trasero de un vecino y este sujeto le propinó una golpiza que lo marcó para siempre, dejando al pobre animal con una fractura en su columna. Cuando el dueño supo, lejos de indignarse y defenderlo, decidió deshacerse de él, como si se tratara de un juguete que ya no le sirve.

Lastimosamente en este caso no hubo denuncia alguna. Para la familia fue más fácil dejar al perrito abandonado en una zanja, antes que luchar a su lado para salir adelante y defenderlo por el maltrato que padeció.

Para su buena suerte, a esta criatura no le faltó un ángel que lo rescató. Una mujer lo encontró abandonado y lo reconoció, se conmovió tanto por la situación que decidió ponerlo a buen recaudo. Ella no sería tan inhumada como los anteriores dueños, pues lo llevó a casa para luchar juntos en este momento gris de su vida.

Una vez en su hogar, la buena mujer lo bañó y alimentó. En ese instante, el peludo supo que estaba a salvo y «empezó a mover la cola», según reportó la rescatista.

El pobre perro estaba tan adolorido que no podía moverse, la lesión en su columna lo había dejado inválido y ella sabía que debía llevarlo con un especialista si quería verlo recuperado. El perrito recibió la atención médica debida y, después de tiempo, se vieron sus logros.