Párrocos de Huaral celebró bodas de oro

0
830

parroco de huaral jose martinez fernandez

Con la asistencia de autoridades y comunidades de la parroquia de Huaral, el párroco José Martínez y el padre Ramón celebraron sus bodas oro, la ceremonia eclesiástica fue oficiada por el obispo Antonio Santarsiero “Quiero agradecer a la comunidad por su cariño y apoyo, le pido al señor que me de vida, si no que me lleve para estar cerca al señor” dijo el padre Pepe.

La historia de las bodas

Existen desde que se instauró la tradición de entregar a los esposos un regalo en cada uno de sus aniversarios de boda. Cada año, los obsequios estaban confeccionados con diferentes materiales progresando desde los más frágiles hasta los más sólidos conforme iban pasando los años. De esta manera, se simbolizaba la mayor fortaleza de la relación.

Los nombres dados a dichos aniversarios proveen una guía para regalos apropiados o tradicionales que se dan los esposos uno al otro o, si existe una fiesta, estos regalos pueden ser dados por los invitados. Asimismo el nombre puede influir en el tema de decoración usado en la fiesta.

Estos regalos pueden variar en diferentes países, aunque algunos aniversarios hacen referencia a materiales bien establecidos que ahora son comunes a la mayoría de los países, estos son: 5 de Madera, 10 de Aluminio, 15 de Cristal, 20 de Porcelana, 25 de Plata, 30 de Perla, 35 de Coral, 40 de Rubí, 50 de Oro, 60 de Diamantes. La lista completa se encuentra a la derecha de esta página.

La tradición se originó en la Alemania medieval, en la que si una pareja de casados lograban celebrar el vigésimo quinto aniversario de su boda, la esposa era presentada por sus amigos y vecinos con una corona de plata, en parte para felicitarlos por la buena fortuna de haber prolongado la vida de pareja durante tantos años, y en otra parte como reconocimiento al hecho de haber disfrutado de una relación armoniosa; en la celebración del cincuentenario, la mujer recibía entonces una corona de oro. Estos aniversarios fueron desde entonces conocidos como las bodas de plata y el día de bodas de oro respectivamente.

Con el pasar del tiempo el número de símbolos usados se ha incrementado y la tradición alemana de asignar regalos específicos que tienen conexión directa con cada una de las etapas de la vida se ha expandido por todo el mundo occidental.

Estaba prohibido regalar perlas a una novia, ya que representaban llanto en el matrimonio. Exhibir perlas el día de la boda era señal de mala suerte, ya que las perlas se parecían a las lágrimas, por lo que la gente creía que la novia lloraría durante todo su matrimonio.

En cambio regalar diamantes, por su pureza y dureza, daba buena suerte.