Pareja septuagenaria con más de 40 años de relación gana la batalla al COVID-19 en el Día del Amor

0
100

  • Ellos permanecieron internados en la Villa Panamericana, donde junto a tres familias más, fueron dados de alta en esta fecha de amor y amistad.
  • Actualmente, en este centro de aislamiento hay cerca de 20 familias que continúan luchando contra el coronavirus para regresar a casa.

Salud, el mejor regalo de San Valentín. En el marco del Día del Amor y la Amistad, cuatro familias fueron dados de alta tras vencer el COVID-19 en la Villa Panamericana de EsSalud, donde recibieron un adecuado tratamiento por parte de los profesionales de la salud, permitiendo que regresen a sus hogares.

Entre las altas, destacan la de los esposos Juana Pereyra y Víctor Olivera, que con más de 40 años de casados y con siete hijos, fueron considerados la pareja emblemática de la Villa Panamericana.

En esta fecha tan especial, Víctor no dudó en brindar unas palabras de amor a su compañera de vida, Juana, que recibió un ramo de flores.

“Esta es una experiencia única y particular debido a que hemos sido dados de alta el mismo día, y, sobre todo, porque es el Día del Amor. Ahora llegaré a mi casa y lo festejaré junto a ella y mis hijos. Gracias EsSalud por el trato brindando”, señaló Víctor Olivera de 77 años.

El doctor Juan Oriundo, director de la Villa Panamericana de EsSalud, informó que junto a esta pareja también fueron dados de alta tres familias más.

Se trata de José Alegre (47), su esposa Leonarda Reynalte (41) y sus dos hijos Wirco Alegre (12) junto a Giusetti Alegre (5), quienes retornaron a sus viviendas con mucha alegría. Los más pequeños se emocionaron con la presencia del matrimonio de Micky y Minnie.

“Queremos agradecer a la Villa por el trato que nos han brindado y por esta sorpresa con todos los muñecos. Nos ha parecido muy bonito. Solo me queda decirle a mi esposa y a mis hijos, que los quiero mucho y ahora regresaremos todos juntos a casa”, puntualizó.

A estas altas, se sumaron la de los esposos Irene Flores (81) y Julian Terán (84), quienes se despidieron de la Villa junto a su hija Nilda García (61). También, la de los hermanos Jesús y Mario Hernández de 58 y 59 años, respectivamente.

Todos ellos regresaron a sus hogares entre aplausos del personal de enfermería y psicología, quienes con carteles en mano celebraron las altas y el amor en este centro de aislamiento.

El especialista detalló que desde que se inició la pandemia por el COVID-19 hasta la fecha, más de 800 familias fueron internadas en la Villa Panamericana de EsSalud y que todos ellos regresaron a sus hogares tras superar el coronavirus.

“Actualmente, tenemos cerca de 20 familias que continúan batallando contra el COVID-19 en este centro de aislamiento. Muy pronto, todos ellos serán dados de alta. Solo les pedimos paciencia y mucho amor, más en este día tan especial para todos”, indicó el doctor Oriundo.