Opinión | ¿Cómo evaluar el riesgo de una guerra nuclear sin asustarse?

0
36

Nota del editor: J. Peter Scoblic es miembro principal del Programa de Seguridad Internacional de New America y autor de «US vs. Them», una historia de la estrategia nuclear estadounidense. David R. Mandel es un psicólogo cognitivo afiliado al Departamento de Psicología de la Universidad de York. Las opiniones expresadas en este comentario son propias. Lee más artículos de opinión en CNNEE.

(CNN) — Desde la invasión rusa de Ucrania hace cuatro meses, una pregunta que sigue apareciendo en conversaciones con colegas, y con familiares, desde Washington hasta París, es: ¿Debería salir de la ciudad antes de que los misiles nucleares comiencen a volar?

En realidad, no hay forma de escapar de una guerra nuclear estratégica, que mataría a incontables millones de personas, destruiría la economía y envenenaría el planeta.

Pero no hay duda de que los miedos son reales. En marzo, una encuesta de Associated Press encontró que a las tres cuartas partes de los estadounidenses les preocupa que Rusia use armas nucleares contra Estados Unidos, y a más de la mitad le preocupa que los rusos apunten específicamente a su ciudad natal.

Del mismo modo, un informe del mes siguiente del Consejo de Chicago sobre Asuntos Globales encontró que el 69% de los estadounidenses teme un intercambio nuclear de Estados Unidos con Rusia.

Por un lado, esta reacción parece alarmista. Después de todo, todavía se aplica la fría lógica de la disuasión nuclear. La destrucción mutua asegurada sigue siendo mutua y asegurada. Por otro lado, el ruido de sables nucleares de Putin da miedo. De hecho, desde el primer día de la invasión de Rusia a Ucrania, advirtió que cualquier interferencia externa tendría «consecuencias que nunca han experimentado en su historia».

Mientras tanto, el embajador de Rusia en Estados Unidos aumentó las tensiones cuando se quejó: «La generación actual de políticos de la OTAN claramente no se toma en serio la amenaza nuclear». Quizás para asegurarse de que lo hicieran, la televisión rusa mostró recientemente una animación en la que un torpedo nuclear de 100 megatones convirtió a Gran Bretaña «en un desierto radiactivo».

¿Deberíamos creer las amenazas nucleares de Putin? 2:52

Para aquellos de nosotros que crecimos a la sombra de la Guerra Fría, el miedo resultante es demasiado familiar, y revive recuerdos que creíamos que era seguro desechar. La amenaza de las armas nucleares no se disolvió con la Unión Soviética, pero sí el terror existencial que engendraron.

A lo largo de los años, las manifestaciones masivas que exigían el desarme nuclear se desvanecieron, las imágenes de Armagedón dejaron de impulsar la cultura pop y los artefactos que alguna vez provocaron pavor pasaron a parecer reliquias cursis de otra época. (Hoy en día, puedes comprar un «Letrero de metal de reproducción oxidada de aspecto retro nuclear de Fallout Shelter» por menos de US$ 20 en eBay). Si las expresiones públicas de miedo fueran un indicador, el peligro ya no existía.

Estudiantes de una escuela secundaria de Brooklyn en posición «agacharse y cubrirse» durante un simulacro de práctica para un ataque nuclear en 1962.

¿Cuán posible es una guerra nuclear?

Ahora, la invasión rusa de Ucrania ha reavivado esos temores, y esos temores han sido sancionados oficialmente por todos, desde la CIA hasta la Unión Europea y más allá. Como dijo a los periodistas el secretario general de la ONU, António Guterres, en marzo, «la perspectiva de un conflicto nuclear… vuelve a estar dentro del ámbito de la posibilidad».

Eso suena mal, pero el reino de la posibilidad es un lugar vasto. Entonces, ¿cuál es la probabilidad de que la guerra en Ucrania se vuelva nuclear?

Responder a esa pregunta puede parecer imposible. Pero la verdad es un poco más alentadora. Los estudios científicos –muchos de los cuales, como el descubrimiento de las características de los «superpronosticadores» del Good Judgement Project, surgieron de un torneo financiado por la comunidad de inteligencia de Estados Unidos– han demostrado que es posible asignar probabilidades significativas a los eventos geopolíticos, incluso aquellos parece que deberían ser impredecibles.

¿Estaría el mundo cerca de una guerra nuclear? 2:25

Estos pronósticos son probabilísticos, lo que significa que nunca podemos decir si son «correctos» o «incorrectos» (a menos que alguien diga que hay una posibilidad de cero o 100% de que algo suceda, sin dejar absolutamente ninguna posibilidad de resultados alternativos). Lo que plantea una pregunta razonable: ¿Cómo ayudan realmente las probabilidades?

A nivel personal, estimar probabilidades puede ayudarnos a dar sentido a situaciones que son tan complejas que resultan desconcertantes. Cuando se enfrenta a una situación abrumadora, como la amenaza de una guerra nuclear, la desagregación del problema en sus partes constituyentes es una estrategia útil. Para que estalle una guerra nuclear, ciertos eventos tendrían que suceder. Si podemos asignar probabilidades a esos eventos, podemos desentrañar la masa gigante de ansiedad atómica. Podemos ponerle un nombre, o en este caso un número, a nuestro miedo y contar con esa preocupación, poniéndola en perspectiva junto con otras fuentes de ansiedad.

Este proceso también ayuda a los formuladores de políticas. Una vez que hayamos trazado los diferentes caminos hacia la guerra, podremos identificar mejor los puntos clave de decisión y el grado de riesgo que plantean. Al hacerlo, podemos asegurarnos de que nuestras acciones no aumenten inadvertidamente la posibilidad de un apocalipsis. También podemos priorizar los peligros, asignando recursos de manera más racional, como tiempo, atención y dinero, y ver dónde nos hemos equivocado o dónde nos podemos equivocar.

Es cierto que asignar una probabilidad significativa a la guerra nuclear presenta un desafío particular porque nunca se ha librado una guerra nuclear. Los buenos pronosticadores a menudo comienzan a evaluar las probabilidades calculando la «tasa base», la frecuencia relativa con la que ocurren los eventos, pero en este caso la tasa base es cero.

Sin embargo, el riesgo de una guerra nuclear obviamente no es cero. Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron cerca de una guerra nuclear varias veces durante la Guerra Fría, siendo el ejemplo más famoso la crisis de los misiles, en Cuba, en 1962. Entonces, ¿por dónde empezar en 2022?

La guerra de Rusia en Ucrania y el riesgo de una crisis nuclear

Es muy poco probable que Rusia lance armas nucleares contra los países de la OTAN a menos que las tropas de la OTAN se hayan unido primero a la lucha en Ucrania. Lo convencional precedería a lo nuclear. Ha habido mucha especulación de que Putin es «irracional«, por lo que la gente tiende a querer decir que hizo algo que, en retrospectiva, no estaba en su propio interés.

Sin embargo, hay poca evidencia que sugiera que Putin tiene tendencias suicidas, y hay una gran cantidad de evidencia que sugiere que Estados Unidos respondería de la misma manera si recibe un ataque inesperado que garantice la destrucción de Rusia. Y como dijo una vez Putin: «¿de qué nos sirve un mundo sin Rusia?».

Entonces, tiene más sentido comenzar preguntando acerca de las probabilidades de que las tropas de la OTAN entren en una guerra de disparos con las fuerzas rusas. Durante la Guerra Fría y en las décadas posteriores, Washington y Moscú lograron evitar la confrontación armada casi por completo. Lucharon guerras de poder y armaron a los adversarios de los demás, pero el combate directo ha sido la excepción y no la regla, como en 2018 cuando las tropas estadounidenses lucharon contra los mercenarios rusos en Siria.

Dada la baja incidencia histórica de los combates y, lo que es más importante, la promesa del presidente Joe Biden de no desplegar tropas estadounidenses en Ucrania, podríamos argumentar razonablemente que las probabilidades de una guerra convencional son bajas, pero no nulas. No podemos saber cuál es la verdadera probabilidad, pero podemos hacer una conjetura y decir que es «altamente improbable», un término que la OTAN define como entre 0% y 10%. El punto medio de ese rango, el 5%, nos da un punto de partida razonable.

Digamos que vivimos en un universo en el que las fuerzas rusas y de la OTAN luchan, que nos encontramos en ese 5%. ¿Cuáles son, entonces, las probabilidades de que el conflicto se vuelva nuclear? Muchos analistas han advertido que, ante la derrota militar, Putin podría usar una de las llamadas armas nucleares «tácticas» en el campo de batalla de Ucrania, al igual que la OTAN planeó usar armas nucleares tácticas durante la Guerra Fría si el Ejército Rojo, más grande, barría a través del paso Fulda hacia Alemania Occidental, como se temió durante mucho tiempo.

Afortunadamente, nunca se llegó a eso, pero casi cuatro décadas después, la situación se invierte, donde la OTAN es convencionalmente más fuerte que Rusia. Por lo tanto, Rusia bien podría recurrir a las armas nucleares en un conflicto si sintiera que su existencia está amenazada, como podría ocurrir si las tropas de la OTAN se acercaran a la frontera entre Rusia y Ucrania.

El riesgo de un error de cálculo o accidente nuclear también es mayor durante una crisis que durante tiempos más tranquilos. Nuevamente, no podemos saber la verdadera probabilidad de que Rusia use armas nucleares, pero si estamos muy preocupados, simplemente podemos asumir lo peor, o casi lo peor, y estimar que hay un 95% de posibilidades de que Rusia use armas nucleares tácticas en una pelea con las fuerzas de la OTAN.

¿Guerra de palabras o amenaza de un conflicto nuclear? 7:13

Control de daños

En este punto, la pregunta se convertiría en uno de los temas más tensos de la estrategia nuclear, si se puede controlar la escalada. ¿Podemos confinar una guerra nuclear al campo de batalla de Ucrania, o se extenderá inevitablemente para abarcar objetivos estratégicos en los propios países de la OTAN? Dado que tenemos poca teoría y prácticamente ningún dato para continuar, la humildad sugiere que tratemos esta pregunta como una de máxima incertidumbre: una probabilidad del 50/50 de que vaya en cualquier dirección. Es decir, estamos reconociendo nuestra ignorancia y factorizándola en nuestra estimación general.

Esto parece una visión sombría del futuro, pero si las probabilidades están condicionadas entre sí, es decir, si usamos los números anteriores y calculamos las probabilidades de que las tropas de la OTAN luchen directamente contra las tropas rusas y Rusia use armas nucleares en respuesta y la escalada del conflicto a un intercambio estratégico: encontramos que las probabilidades de un ataque nuclear contra las ciudades de la OTAN son de alrededor del 2,4 % (es decir, 5% x 95% x 50%). Entonces podemos contrastar esta estimación con las de expertos nucleares y meteorólogos bien calibrados.

Un grupo de meteorólogos de gran prestigio calculó la probabilidad de que Rusia utilice un arma nuclear contra Londres antes de febrero de 2023 en un 0,8 %. Los «superpronosticadores» de Good Judgment estiman que la posibilidad de que Rusia utilice cualquier arma nuclear fuera de su territorio antes del 5 de agosto es del 2%. Y el profesor de Harvard Graham Allison, autor de un estudio clásico sobre la crisis de los misiles en Cuba, sitúa las probabilidades de que Rusia ataque ciudades estadounidenses entre un 0,1 % y un 1%.

Si bien estas estimaciones varían aproximadamente en un orden de magnitud, en parte porque se refieren a diferentes áreas geográficas y diferentes períodos de tiempo, todas caen dentro del límite de lo que las agencias de inteligencia occidentales consideran el nivel de probabilidad más bajo (como se señaló, la OTAN llama a cualquier cosa entre un 0% y un 10% de probabilidad «muy poco probable»).

De nuevo, nunca sabremos la verdadera probabilidad. Pero hemos establecido una forma razonable de deconstruir el problema que adopta la cautela epistémica dada la falta de datos históricos. Esta lógica sugiere que las probabilidades de un ataque nuclear en una ciudad de la OTAN son actualmente pequeñas.

¿Significa esto que podemos relajarnos? No es así. Una ironía de las bajas probabilidades es que pueden convertir la ansiedad injustificada en apatía injustificada, incluso para contingencias de alto impacto. La forma en que las personas tratan las probabilidades bajas es problemática: como estrategia de simplificación cognitiva, nuestras mentes tienden a redondear las probabilidades muy pequeñas a cero (por ejemplo, convertir 2,4 % en 0 %).

La buena noticia en nuestro experimento mental es que el punto de inflexión clave en el camino hacia la guerra nuclear está sólidamente bajo el control de Occidente: los líderes de la OTAN son quienes deciden si sus tropas se enfrentarán directamente a las de Rusia.

Creemos que la probabilidad de que lo hagan es baja, pero si Estados Unidos y sus aliados envían tropas a la lucha en Ucrania, deberían reconocer que podrían alentar a Putin a subir la escalera. En otras palabras, bien podrían estar otorgándole un mayor poder sobre lo que sucederá a continuación, cuando queremos lo contrario.

En el corto plazo, entonces, nuestros esfuerzos para prevenir un desastre nuclear deben enfocarse en mantener tanto control de la situación como sea posible. A más largo plazo, debemos buscar la previsibilidad, la transparencia y la estabilidad que puede proporcionar un marco sólido de control de armamentos. Confiar únicamente en un equilibrio de terror no regulado es aterrador.