Muerto se movió dentro del ataúd y suspenden el sepelio

0
28

En un accidente de tránsito en Ecuador la provincia de Los Ríos, Jaime Portilla de 26 años perdió la vida; y mientras se encontraban en su sepelio, el muerto se movió dentro del ataúd.

Aunque fue declarado sin vida en el hospital, por múltiples lesiones severas en su cabeza, los familiares de Jaime no dejaron que le practicaran autopsia, por creencias religiosas. De esta forma lo llevaron a enterrarlo y en medio de la ceremonia, el ataúd de movió.

El padre de Jaime gritaba rezos, frente a lo que parecía ser un milagro: “¡Levántate como Lázaro resucitó de entre los muertos!”.

Hamilton Portilla, como se llama el padre de la víctima, aseguró que veía lágrimas en los ojos de su hijo muerto, y que se movió dentro del ataúd; pero todo indica que podría haberse tratado de espasmos musculares del proceso post mortem.

El padre de Jaime dijo a los medios de su ciudad: “Para Dios no hay imposibles. Mi hijo tenía signos vitales y cuando se accidentó los médicos dijeron que ya estaba sin vida, cuando no fue así; él tenía signos vitales, pero no lo quisieron atender en el hospital. Tampoco permitimos que le hagan la autopsia porque somos creyentes cristianos, hasta mañana (sábado), lo mantendremos en el velatorio para ver si reacciona porque presenta movimientos musculares”.

Cuando los familiares de la víctima sintieron sus «movimientos», decidieron sacarlo del ataúd y llevarlo al Hospital en una camioneta; sin embargo en el hospital no lo recibieron, por lo que lo llevaron hasta su casa.

Y aunque su madre suplicó a Dios por devolver la vida de su hijo, el cuerpo no respondía. “¡Señor, escúchame, devuélveme a mi hijo y prometo servirte por el resto de mi vida!”, rogaba con fuerzas la madre de Jaime.

Luego de dos días con el cadáver en casa, la autoridades acudieron al lugar para retirarlo y conseguir que hicieran la autopsia, pero la familia se volvió a negar.