Momentos de tensión en la Casa Blanca mientras Biden supervisaba la redada contra el líder de ISIS

0
124
Huaral Pe

(CNN) — El presidente Joe Biden observó en tiempo real y en medio de tensiones el miércoles cómo comandos estadounidenses aterrizaban en Siria para asaltar una casa de tres pisos, rodeada de olivos, donde vivía el máximo líder de ISIS con su esposa y miembros de su familia.

Desde la cabecera de la mesa de la Sala de Crisis, en la Casa Blanca, Biden observó con ansiedad cómo un helicóptero estadounidense sufría problemas mecánicos en tierra.

Hubo alivio en la sala cuando unos niños salieron del primer piso del edificio, corriendo para ponerse a salvo.

Momentos después, una explosión sacudió el lugar: una detonación suicida que mató a Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, a su mujer y a sus hijos, haciendo volar sus cuerpos fuera del edificio y sobre el terreno circundante.

Los detalles de cómo Biden supervisó la redada procedieron de altos funcionarios de la administración, que relataron la redada en detalle el jueves por la mañana. Describieron una operación que llevaba meses preparándose.

publicidad

Biden supervisa redada contra líder de ISIS

«Creemos que el impacto de (la muerte de al-Qurayshi) va a ser un golpe para ISIS», dijo un alto funcionario de la administración, agregando que el terrorista «estaba muy involucrado en la ejecución de muchas de las operaciones».

Los funcionarios dijeron que al-Qurayshi supervisó las filiales del ISIS en el extranjero -incluida la de Afganistán, responsable de la muerte de marines estadounidenses el año pasado- y que desempeñó un papel clave en el genocidio de la minoría étnica yazidí.

En un momento dado, en diciembre, altos funcionarios del Pentágono llevaron un modelo a escala del lugar a la Sala de Crisis para explicar a Biden sus planes.

El objetivo, al-Qurayshi, nunca salió de su recinto. Vivía en el tercer piso con su familia y sólo salía ocasionalmente para bañarse en el tejado. Ffamilias sin conexión con ISIS vivían en el primer piso, aparentemente sin conocimiento del terrorista que estaba dos pisos por encima de ellos.

Una operación planeada desde hace meses

Hace meses que Estados Unidos se enteró de que el líder de ISIS vivía allí, dirigiendo su operación terrorista a través de una red de correos. Cuando Biden fue informado por los mandos operativos en diciembre, ordenó al Pentágono que tomara precauciones para minimizar la muerte de civiles, una propuesta difícil para un objetivo que parecía rodearse intencionadamente de niños y familias como protección.

Las fuerzas estadounidenses que llevaron a cabo la misión ensayaron la operación, incluyendo las salvaguardias para proteger a los inocentes. Cuando el equipo estadounidense aterrizó, anunció su presencia en voz alta, pidiendo a los que estaban dentro del edificio que salieran y a los que estaban en la zona residencial circundante que se mantuvieran alejados.

¿Se aproxima el final de ISIS? 1:54

Biden dio la aprobación final de la operación el martes en el Despacho Oval, donde fue informado por el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto.

Un día después, en la Sala de Crisis había una «tremenda tensión», ya que el presidente, la vicepresidenta Kamala Harris y los miembros de los equipos militar y de seguridad nacional de Biden supervisaban la situación en «tiempo real».

Biden había estado «muy empapado de los detalles operativos» tras meses de planificación, dijo un alto funcionario de la administración, que incluía la maqueta del edificio que albergaba al máximo dirigente de ISIS, llevada por los jefes militares a la Sala de Crisis en diciembre. Se involucró en un «constante toma y daca» con sus mandos militares.

A principios de diciembre, los servicios de inteligencia estadounidenses estaban seguros de que al-Qurayshi vivía en la residencia.

Una planificación «increíblemente compleja»

La planificación fue increíblemente compleja, dijo el funcionario. Al-Qurayshi vivía en un barrio residencial, en el tercer piso de un edificio que albergaba familias, incluidos niños.

El propio al-Qurayshi rara vez salía del edificio y de sus «escudos humanos», dijeron los funcionarios, salvo para bañarse ocasionalmente en la azotea.

Los funcionarios estadounidenses «por supuesto» consideraron la posibilidad de que se hiciera explotar durante la operación, de la misma manera que lo hizo el anterior líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, durante el asalto que lo mató en 2019.

Eso es precisamente lo que ocurrió. Dentro de la Sala de Crisis, Biden recibió un informe de una «explosión significativa», que según los funcionarios finalmente mató a al-Qurayshi y a su familia.

«Eso ocurrió bastante pronto en la operación», explicó el funcionario. A partir de ahí, las cosas se desarrollaron de forma «lineal», y todas las muertes y bajas fueron resultado de acciones de miembros de ISIS, según la Casa Blanca.

La explosión se produjo antes de que las fuerzas estadounidenses entraran en el edificio, destruyendo el tercer piso y lanzando cadáveres a los alrededores.

Los ingenieros militares habían determinado con antelación que la explosión no provocaría el derrumbe del edificio.

«Dudo que lo supiera cuando hizo la detonación», dijo el funcionario. «Probablemente su intención era matar a todos los que estaban en ese edificio».

La última fase de la operación contra el líder de ISIS

Aun así, la operación no estaba completa. Un alto comandante de ISIS estaba en el piso debajo de al-Qurayshi, facilitando las operaciones diarias de la organización terrorista. Cuando las fuerzas estadounidenses entraron en el edificio, se atrincheró con su mujer en el segundo piso y se enfrentó a las fuerzas estadounidenses. El comandante de ISIS resultó muerto.

Tras su muerte, varios niños salieron del segundo piso. Fueron puestos a salvo.

Humire: Hay que atacar ideología de la yihad 9:37

Un helicóptero estadounidense tuvo «problemas mecánicos» durante la incursión y fue «debidamente desechado a cierta distancia del lugar», dijo un funcionario. Esos problemas no tenían nada que ver con «ningún tipo de acción hostil».

«En última instancia, ese helicóptero pudo extraerse de la zona del objetivo inmediato y, bajo control, pudo aterrizar en otro lugar donde se tomó la decisión de inutilizarlo y destruirlo», dijo el funcionario.

La tensión en la Sala de Crisis se convirtió en «alivio» cuando llegaron los primeros informes de la incursión. Una familia que se encontraba en el primer piso, entre ellos un hombre, una mujer y varios niños, que los funcionarios creían que no sabían que había miembros de ISIS viviendo a su alrededor, fueron «conducidos a un lugar seguro» fuera del edificio.

Una vez concluida la operación, Biden sólo pronunció unas pocas palabras.

«El presidente estaba obviamente satisfecho con los informes de sus comandantes», dijeron los funcionarios. Biden tuvo «enormes elogios» para nuestro equipo.

Los funcionarios dijeron que al salir de la Sala de Crisis, Biden dijo: «Que Dios bendiga a nuestras tropas».

Huaral Pe