Menores no tienen madurez para una vida sexual activa

0
300
Debate sobre despenalización. Proyecto de ley que despenaliza relaciones sexuales a partir de los 14 años preocupa a especialistas. Piden también aprobar políticas públicas de orientación sexual.

Jorge Malpartida y Carlos  Herrera.

Arequipa.

 

Detrás de la capucha negra que le cubre parte del rostro, Diego de 16 años dice que está de acuerdo con la despenalización de las relaciones sexuales entre adolescentes de 14 a 18 años. “Si la chica quiere, ¿normalazo no?”, responde riendo.

Él tiene una enamorada, también de su edad. Cuenta que ya han tenido relaciones, que se cuidan y que en el colegio les han enseñado a usar pastillas anticonceptivas y condones. “Mi enamorada sí sabe, además sino yo le guío”, dice otra vez riendo.

La semana pasada la Comisión de Mujer y Familia del Congreso aprobó un proyecto de ley que propone despenalizar las relaciones sexuales consentidas de adolescentes entre 14 y 18 años de edad. Este acto antes estaba penado con no menos de veinticinco ni más de treinta años de cárcel. Ante la controversial propuesta se pone en discusión qué tan preparados están los adolescentes para asumir las consecuencias de una vida sexual activa.

 

PROBLEMA DE SALUD

El jefe del Departamento de Psicología del hospital Goyeneche, Gustavo Luza, indica que esta despenalización puede traer como consecuencia la liberalidad y el desborde de la sexualidad de los jóvenes, ya que carecen de la madurez física y psicológica para asumir responsablemente este acto. Según el experto, si la ley no viene acompañada de políticas públicas de enseñanza y orientación sexual, puede generarse un problema de salud pública.

Por ejemplo, en el Departamento de Ginecología del hospital Goyeneche se reciben a menores de edad encinta con 14, 15 y 16 años, que deben dar a luz mediante cesárea, ya que su cuerpo no está preparado para un parto natural. “Recibimos un promedio de tres consultas semanales de adolescentes que dieron a luz y presentan problemas de ansiedad y conflictos familiares”, explica Luza. 

 

NO IMPLICA LIBERTINAJE

El presidente de la Junta de Fiscales de Arequipa, Jesús Fernández Alarcón, señala que despenalizar las relaciones sexuales con menores no implica que se haga lo que uno quiera. “Si un hombre se aprovecha de una menor de edad y tiene relaciones sexuales sin su consentimiento, al igual que ahora será denunciado y si se le halla culpable enviado a prisión”, dice. 

Por otro lado, Fernández agrega que si la norma se aprueba, se tendrá que acatar. Sin embargo, cree que esta aprobación debe traer consigo mayores programas de planificación familiar para los adolescentes.

Otro aspecto importante es la labor orientadora de los padres. “En esta edad, los adolescentes recién forman su carácter, personalidad y proyecto de vida, por lo que es importante la formación de valores”, explica Luza. 

Al preguntarle  a Diego que haría si se entera de que su novia está embarazada, luego de un largo silencio, dice: «Tendría que asumir mi responsabilidad no más, aunque más fácil –sonríe-  sería darle un golpe en la panza a ver si se sale». 

 

ENFOQUE

Elizabeth Benavides

Psicóloga

El principal problema de la mayoría de adolescentes es que no tienen un conocimiento pleno de quiénes son y qué desean a futuro. A esta edad los chicos tienen mucha energía que si no es canalizada correctamente hacia la educación y la formación de proyectos, puede desviarse simplemente a la satisfacción coital. Hay que tomar en cuenta que a esta edad se tiene grandes niveles de líbido y excitación, por lo que hay una gran necesidad de satisfacer esos deseos. 

No existe una edad fija para tener relaciones sexuales, ya que depende de la individualidad de cada persona. Las relaciones sexuales son un acto natural, pero deben ir acompañadas de orientación y madurez. 

En la adolescencia media (entre los 17 y 19 años) es cuando ya se ha alcanzado cierta madurez. En cuanto a la edad para tener hijos, es importante que haya primero una realización personal.