«Me siento mal»: Negaron permisos a trabajador con COVID-19 para ir al médico y falleció en menos de 48 horas

0
131

La vida de Jaime Blas Sánchez, de 54 años, se apagó en menos de 48 horas. La familia del fallecido por COVID-19 acusa al exempleador de la víctima de su muerte, tras enterarse de que le negaron los permisos que constantemente solicitaba para acudir a un médico y atenderse.

Los deudos de Jaime Blas, que se desempeñaba como ejecutivo de ventas en la empresa Grupo Vega Distribución, responsabilizan a su gerente general Antonio Michel Vega Paredes y a otros cuatro empleados de altos cargos por su muerte.

«Supe que había pedido permiso porque dejó el celular en la casa y estaban las conversaciones (con su supervisor). Mi padre pidió permiso el 5 de marzo, se sentía mal, pero no sabía que era por COVID-19. No pudo sacarse la prueba. Pidió otras veces más, pero no le dieron. Nos enteramos el 23 de marzo y al día siguiente, 24, fallece a las 5 de la madrugada», detalló Henry Blas a La República.

Según denuncia penal, el entonces trabajador fue hasta en cuatro jornadas obligado a trabajar a pesar de que continuó reportando su estado de salud. «Me siento mal, termino la ruta y me voy al médico, ¿es urgente ir a la empresa?», escribió a su supervisor.  Éste le respondió que »sí, es indicación de la reunión con gerencia».

El 19 de marzo, no soportó más el malestar y tuvo que acudir a un centro médico cercano a su vivienda. Allí le suministraron suero. Todo ello fue reportado con una fotografía adjunta a su superior vía Whatsapp. «En estos momentos no hay volantes (vendedor de reemplazo). Mañana trabaja normal», fue la réplica.