Marilyn Manson: exnovia Ashley Morgan Smithline afirma que “sobreviví a un monstruo”

0
121

Ashley Morgan Smithline, quien mantuvo una relación de 2 años con el cantante Marilyn Manson, aseguró que fue víctima de abusos físicos y sexuales. “Sobreviví a un monstruo”, contó.

El cantante de metal Marilyn Manson vuelve a estar en el ojo de la tormenta. En esta ocasión, su expareja Ashley Morgan Smithline ofreció una reveladora entrevista en la que contó “pensé que me iba a matar’ durante el tiempo que estuvieron juntos. Ella detalló el abuso que asegura vivió por parte del estadounidense de 52 años, quien negó todo mediante una declaración de su portavoz, a pesar que la mujer de 36 fue enfática al decir que “sobreviví a un monstruo”.

En una entrevista para People, Morgan se sumó a la lista de 15 mujeres, incluidas las actrices Evan Rachel Wood y Esmé Bianco de ‘Game of Thrones’, que han acusado a la celebridad de abuso sexual, psicológico y físico.

Esta no es la primera vez que señala a Marilyn Manson como su abusador, pues en febrero de 2021 lo hizo mediante su cuenta en Instagram.

Relato de los hechos

Durante los 2 años que mantuvo de relación, asegura que no solo fue agredida sexualmente en innumerables ocasiones, sino que cometió otros actos terribles contra ella. Detalla que la mordió, la azotó en la espalda, la cortó con un cuchillo con una esvástica y le metió su puño en la boca cuando tenían relaciones sexuales.

En torno al abuso sexual, explicó que la primera vez se despertó por la mañana gritando y se dio cuenta que tenía los brazos atados. “No dejaba de decirme: ‘No puedes violar a alguien de quien estás enamorado’”, aseguró.

Además, reveló que tiene una cicatriz hasta el día de hoy en su muslo, donde él grabó sus iniciales. “Me lavaron el cerebro y me hace sentir repugnante”, agregó.

En otro momento, Ashley Morgan Smithline agregó que Marilyn Manson la obligó a realizar un pacto de sangre, haciéndose un corte en el estómago, obligándola a beber su sangre y luego él hizo lo mismo. Todo esto ocurrió cuando ella estaba encerrada en lo que él llamaba “la habitación de las chicas malas”, un cuarto de cristal e insonorizado. “Cuánto más dejaba que me lastimara, más lo amaba y más le demostraba mi valor”.

Ella también contó que al tener ascendencia judía, cuando se conocieron él le pidió buscar objetos de interés nazi, como estrellas arrojadizas, cuchillos y látigos para llevárselos a Los Ángeles. “Si hubiera sabido que las armas se usarían contra mí, creo que se habría sentido muy extraño”.

También afirmó que durante uno de los intentos de violación antes que tomara un vuelo de 17 horas a Japón para trabajar como modelo, Manson le rompió la nariz y que en una ocasión le arrojó un cuchillo, el cual casi le corta el rostro.

Ashley Morgan Smithline contó que a raíz de los abusos “en un momento le pregunté: ‘¿Quieres que me mate? ¿Quieres que me mate?’’” y que él se burló y la obligó a ver escenas de suicidio en películas.

La mujer aseguró que, como muchas víctimas de violencia doméstica, se sintió incapaz de dejar a su abusador. En 2020 se reunió con otras mujeres que lo acusan y ahí empezó su proceso de curación. “Al estar con las otras chicas, estos sentimientos de culpa y vergüenza disminuyeron”.

La respuesta de Manson

Las diversas acusaciones contra el cantante fueron desestimadas por él mismo en febrero, cuando salió a decir que sus “relaciones íntimas siempre han sido completamente consensuadas con parejas de ideas afines” y, ante la nueva declaración de su exnovia, procedió de la misma manera.

Un portavoz de la estrella del metal negó “rotundamente sus afirmaciones” y aseguró que “hay tantas falsedades en sus afirmaciones que no sabríamos por dónde empezar a responderlas. Esta relación, si es que podemos definirla como tal, no duró una semana, fueron al menos dos años”.

La conexión entre Ashley Morgan Smithline y Marilyn Manson se dio en verano de 2010, cuando ella modelaba en Asia. Ella contó que “me atrajo con esta inteligencia infinita” y que “parecía brillante y todavía creo que lo es”. Luego en noviembre viajó a Los Ángeles para reunirse en una habitación en el hotel Roosevelt hasta que ella se mudó al departamento de West Hollywood.

Según detalla People, la mujer le proporcionó correos electrónicos y mensajes que, según ella, eran de Manson y que abarcaban más de dos años de relación.