Maricarmen Alva reafirma compromiso de seguir luchando por una sociedad sin violencia

0
40

“Nos comprometemos a continuar impulsando temas en la materia, luchando por una sociedad sin violencia. Recuerden mujeres, somos tu voz; hagamos que la ley se cumpla”, insistió.

La presidenta del Congreso, Maricarmen Alva Prieto, reafirmó hoy el compromiso de ese poder del Estado de seguir promoviendo leyes que castiguen la violencia contra la mujer, y demandó a todas las instancias del Estado hacer cumplir las normas vigentes al respecto.

Fue al inicio de la sesión del Pleno de este jueves 25, fecha en la que se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, creada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con la finalidad de brindar un espacio para invitar a la reflexión y promover acciones enmarcadas a erradicar todo tipo de violencia ejercida contra la mujer.

“Nos comprometemos a continuar impulsando temas en la materia, luchando por una sociedad sin violencia. Recuerden mujeres, somos tu voz; hagamos que la ley se cumpla”, insistió.

En ese sentido, Alva Prieto destacó la campaña gráfica Somos Tu Voz, impulsada por el Congreso de la República, a la que se han sumado parlamentarias de diferentes bancadas, la cual se difundirá en redes sociales con el objetivo de sensibilizar a la sociedad y hacer un llamado a todas las autoridades para actuar con firmeza, haciendo cumplir las leyes vigentes que tienen como finalidad proteger a las mujeres y erradicar la violencia.

“Es importante tomar conciencia de esta alarmante realidad y que seamos solidarios. Dejemos de normalizar y justificar acciones violentas”, dijo la titular del Parlamento.

MINUTO DE SILENCIO

Seguidamente, la Representación Nacional, a solicitud de la congresista Ruth Luque (JP), guardó un minuto de silencio en homenaje a todas las mujeres desaparecidas en nuestro país y por las víctimas de feminicidio.

“Solo hasta el mes de octubre, 5868 mujeres han desaparecido, entre niñas y adultas, cifras alarmantes que nos obligan a decir: ¡Basta, ya!”, indicó.