Lupita Montoya: El coronavirus puede permanecer en el aire e infectar hasta por tres horas

0
90

La investigadora y especialista en ingeniería ambiental señaló que las mascarillas «pueden ser muy eficientes» para las partículas más grandes, «pero no necesariamente para los más pequeños o los intermedios».

Lupita Montoya, doctora en ingeniería civil y ambiental por la Universidad de Stanford (EE.UU.), indicó que recientes estudios sobre la transmisión del coronavirus han demostrado que los aerosoles, partículas invisibles exhaladas por las personas, pueden permanecer suspendidas en el aire y ser infecciosas hasta tres horas.

La investigadora indicó que dichas partículas «pueden permanecer en el aire hasta 40 horas dependiendo del tamaño y la situación, puede que estén cayendo pero muy levemente y si hay una nueva corriente de aire pueden volver a suspenderse y permanecer mucho más tiempo». Sin embargo, su acción infecciosa dura menos.

«¿Cuánto tiempo el coronavirus dentro de la partícula suspendida en el aire va a permanecer contagioso? Los estudios han demostrado que esas partículas pueden permencer infecciosas hasta tres horas. Puede que una persona infecciosa se vaya del lugar y deje esas partículas en el aire y una hora después venga otra, respire y se infecte», explicó en diálogo con Conexión por RPP.

La especialista señaló que las mascarillas ayudan a minimizar el riesgo de contagio por aerosoles. No obstante, indicó que estas «pueden ser muy eficientes para los aerosoles más grandes, pero no necesariamente eficiente para los más pequeños o los intermedios».

Ante esta situación, Lupita Montoya afirma que es fundamental la circulación del aire. «En lugares interiores tenemos la acumulación de particulas si no hay una buena ventilación».

Por ello, aconseja que además del uso de mascarillas, es imprescindible «reemplazar el aire de los luagres interiores, como nuestras casas y lugares de trabajo, con aire limpio de afuera», así como «minimizar el tiempo que permanecemos en lugares cerrados».

La semana pasada, un grupo de investigadores publicó en la revista The Lancet una recopilación de los diez argumentos científicos que sostienen la existencia de los aerosoles como una de las principales formas de contagio de la COVID-19.

3 millones de muertos y 140 millones de casos

Este lunes, los reportes oficiales recibidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de sus 192 países miembros confirmaron que tres millones de personas han muerto por la COVID-19, aunque los expertos han reconocido que los datos transmitidos a la institución podrían representar un subregistro.

Paralelamente, las tablas que acaba de actualizar la OMS indican que se ha superado la barrera de los 140 millones de casos a nivel mundial.

La mortalidad más elevada se observa en Brasil, con más de 20 000 decesos en una semana, el triple que en India y cuatro veces más que en Estados Unidos.

Perú y Colombia aparecen en el noveno y décimo puesto por mortalidad directamente relacionada con la pandemia.

La pandemia continúa así de forma incontrolada en momentos en que se han administrado 793 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19, con una cuarta parte de esta cifra que correspondería al número de personas totalmente inmunizadas (con dos dosis).