Los peligros de la diabetes gestacional

0
206
Una de las complicaciones más frecuente durante el embarazo es la diabetes gestacional, la cual da señales entre el segundo y tercer trimestre de embarazo y desaparece dentro de las seis primeras semanas del postparto, este problema, a diferencia de otras diabetes, no es causada por falta de insulina, sino por la resistencia a ésta que se presenta alrededor de la semana veinte de gestación.

“Es una enfermedad que se manifiesta durante el embarazo pero previamente ya ha habido un conglomerado de pasos que genera que en el embarazo ocurra y se genere una descompensación, la cual se va manifestar en una diabetes. En algunas mujeres, este es el inicio de la enfermedad de la diabetes mielitus. Muchas de estas mujeres que van a hacer este mal, luego del embarazo, se van a normalizar y en algunas, esto se va a quedar haciendo de la mujer una paciente diabética” declaró el Dr. Nelson Solís, especialista de Oncogyn.

Para reconocer este mal, dentro del control prenatal se realiza una serie de exámenes, entre ellos el de glucosa, en caso este salga alterado, inmediatamente se deben de solicitarotro tipo de exámenes para confirmar o descartar el diagnostico.

La diferencia de este tipo de diabetes con las otras, es el embarazo, este sería el detonante para que la enfermedad empiece, algunas mujeres seguirán con su vida normal pero algunas quedan como pacientes diabéticas.

Entre las posibles complicaciones para la madre y el bebé, esta la posible aparición de defectos como es la subida de peso, niños con mucho crecimiento y en algunos casos restricciones en el crecimiento, es decir, niños muy pequeños. La muerte súbita esta igualmente asociada a esta enfermedad, así como una serie de padecimientos que se van a originar por la descompensación que se genera por este tipo de diabetes.

El especialista recomendó que aquellas mujeres que tienen familiares con antecedentes de diabetes y desean ser madres, deben de tener un control mucho más estricto durante el periodo del embarazo, cuidar su alimentación, así como el constante chequeo por parte del especialista.