«Ley de Reforma Magisterial» no es la solución a los problemas del magisterio

0
251
No los incluyen. Son más de 100 mil los profesores cuyo vínculo laboral no es más de un año. Afirman que su preocupación es porque en el Sutep les han dicho que contratos serán por tres meses y perderán derechos como los de aguinaldo y vacaciones.

El proyecto de Ley de Reforma Magisterial no afectará ni significará cambio alguno en los concursos de contratación de docentes en plazas temporales. Las condiciones y los alcances de estas plazas seguirán siendo establecidos por una directiva que dispone la convocatoria a concurso público.

Así lo indicó el jefe de personal del Ministerio de Educación, Juan Manuel Mejía, quien explicó que el proyecto de Ley de Reforma Magisterial presentado al Congreso solo alcanzará a los maestros que pertenecen a la Ley del Profesorado y a la Ley de Carrera Pública Magisterial, pues no norma ni contempla la situación de los profesores contratados.

PREOCUPACIÓN

Esta precisión se hace frente a la preocupación de miles de docentes que, sin ser nombrados, forman parte del magisterio en condición de contratados temporales. Son entre 60 mil y 120 mil los profesores cuyo vínculo laboral no puede ser mayor a un año. Ellos cubren las plazas de maestros con licencia, permisos, descansos médicos u otros.

Jesús Contreras, profesor contratado, comentó que algunos dirigentes del Sutep informaron que los nuevos contratos, con el proyecto de Ley de Reforma Magisterial, serán cada tres meses y que se eliminarán beneficios como el aguinaldo y las vacaciones.

«En el proyecto de Ley de Reforma Magisterial, el artículo 68 dice que los encargos –que somos nosotros, los contratados– no generan derechos. ¿Eso implica que nuestros contratos ya no tendrán los derechos que tienen hasta ahora?», se preguntó.

Otra de sus dudas es la fecha en que se convocará a exámenes para ingresar a la carrera pública. En el 2011 hubo concurso público, pero este año no hubo convocatoria.

«Hay muchas expectativas sobre cómo podemos ingresar a la carrera pública, pero también preocupación porque son pocas las vacantes. No se trata solo de aprobar el examen; muchos hemos aprobado los exámenes, pero como solo hay una plaza vacante nos quedamos fuera», refirió.

Al respecto, Juan Manuel Mejía aclaró que el proyecto de Ley de Reforma Magisterial no contempla a los contratados. El artículo 68 de las encargaturas se refiere a los cargos directivos –por ejemplo, el puesto de director– cuyas funciones se encarga a un profesor. Esos encargos no generan derechos.

POR ETAPAS

La incorporación de los maestros a la Ley de Carrera Pública, si el Congreso aprueba el proyecto de Ley de Reforma Magisterial, será por concurso público. La convocatoria dependerá de cuándo el Congreso apruebe o no el proyecto de ley.

«En esta primera etapa está previsto ordenar las incorporaciones de los maestros de la  Ley de Carrera Pública y de los maestros de la Ley del Profesorado, esa es la prioridad; las incorporaciones estarán en una siguiente etapa», precisó.

Las nuevas plazas orgánicas, indicó, están en función a las necesidades del sector y, sobre todo, tienen que ser presupuestadas por el Ministerio de Economía.

«No se puede decir todavía que este año no se ha convocado a concurso, pues estamos a medio año; en todo caso, no hay una postergación para los maestros contratados, en tanto que el 2011 hubo una convocatoria y el número de profesores que ingresó es inferior a las plazas disponibles. Hay un tema de capacidad», dijo.

Lo que sí dejó en claro el funcionario es que los procesos de contratación que se desarrollen mantendrán las reglas de juego. Habrá concursos públicos para hacer un cuadro de méritos y los contratos se darán en función de la meritocracia y la demanda de maestros.
 

Pueden pasar varios niveles

 

Los maestros de la Ley del Profesorado que serán incorporados a la carrera pública podrán ascender, por única vez, hasta el sexto nivel si consideran que están preparados para ello.

El proyecto de ley plantea que los maestros del nivel 5 de la Ley del Profesorado pasarán al segundo nivel de la carrera pública. Los cambios serán en forma ascendente, previa evaluación.

La opción que abre el proyecto de ley es que por única vez si el maestro cumple con los requisitos y aprueba la evaluación podría ascender uno, dos o tres niveles a la vez, hasta ubicarse en la franja a la que considera tener derecho.

Los maestros de la Ley de Carrera Pública que pasen avanzarán hacia un nivel.