La inversión en la industria del agua en Vietnam aumentará hasta los 2.331,1 millones USD en 2026

0
37

Vietnam es uno de los países con mayor crecimiento del Sudeste Asiático, y la demanda de agua, con una expectativa de incremento de alrededor del 18 % entre 2016 y 2030, llega hasta los 95.000 millones de m³/anuales. Sin embargo, el sector no evoluciona al mismo ritmo. La falta de acceso a agua potable (menos del 50 % de la población accede a agua canalizada mediante tuberías), la pérdida de agua (en grandes ciudades hasta el 28 %) o el tratamiento de las aguas residuales (13 %) siguen siendo problemas que se deben solucionar en los próximos años. Tendría que haber una inversión de más de 10.000 millones de dólares anuales para que en 2030 toda la población tuviese acceso al agua potable mediante tuberías y el tratamiento de aguas residuales se hiciese de forma adecuada.

El agua es vital no sólo para la población y también para la economía (más del 80% del agua se destina a la agricultura, que supone el 15 % del PIB). Las infraestructuras del sector aún no son suficientes para abastecer de agua potable a toda la población y tratar la totalidad de las aguas residuales del país, por lo que pueden aparecer oportunidades de negocio para las empresas españolas.

El sector industrial, con grandes perspectivas de crecimiento, consume el 5 % del total del agua consumida en el país. Las redes de abastecimiento defectuosas pierden de media un 7 % de agua, y hasta un 28 % en Ciudad Ho Chi Minh. Por otro lado, el acceso al agua potable de la población llega hasta el 90 % en todo el país, alcanzando el 100 % en las grandes urbes y el 50% en las regiones más rurales. De la población con acceso a agua potable, solo el 48 % tiene acceso a esta mediante tubería. Según Global Water Intelligence (GWI), hasta 2030 se precisaría una inversión total de 2.295 millones de dólares en plantas de tratamiento de agua y 8.159 millones de USD en plantas de tratamiento de aguas residuales para asegurar a toda la población el acceso continuo e ilimitado a agua potable canalizada y el tratamiento de aguas residuales hasta un nivel secundario mínimo.

El tratamiento de aguas residuales es aún muy limitado en el país, alcanzando apenas el 12,5 %. Los hogares suelen contar con fosas sépticas, pero sólo el 4% de estas son tratadas. En el ámbito industrial, es práctica común que los vertidos acaben incorporados, sin ser tratados, a fuentes de agua naturales. En la actualidad hay más de cincuenta plantas de tratamiento de aguas residuales en Vietnam, aunque tienen capacidad para tratar sólo alrededor de 1.000.000 m³/d. En consecuencia, se precisan grandes inversiones para poder asegurar el tratamiento mínimo de aguas residuales.

Por lo que se refiere a las plantas desalinizadoras de agua, actualmente en Vietnam la conversión de agua salada en agua dulce se aplica en muchos lugares, pero principalmente a pequeña escala para obtener agua doméstica o para fábricas. No hay plantas a gran escala y esto se debe principalmente a que el cableado eléctrico es deficiente en ciertas áreas y no llega a las desalinizadoras la electricidad necesaria para su funcionamiento.

Se espera que la inversión de capital en la industria del agua en Vietnam aumente desde los 1.215,3 MUSD en 2022 hasta los 2.331,1 millones en 2026, con un incremento esperado anual del 17,6 %. Las principales inversiones se destinarán a infraestructuras destinadas al tratamiento de agua potable y de aguas residuales, acumulando la mayor parte del gasto en capital que se realizará en los próximos cinco años.

El incremento esperado del consumo hasta 2030, unido a problemas medioambientales provocados por el cambio climático trae consecuencias no sólo naturales, sino también económicas (posible caída del PIB entre el 0,2 % y 6 % según World Bank, 2019). Para evitarlo se están tomando medidas especialmente en el sector agrario, principal consumidor de agua. Se espera un impulso para reducir el consumo hídrico, ya sea mediante la diversificación de cultivos o la implantación del riego por goteo, entre otros. Por otro lado, el Banco Mundial, junto con el Gobierno de Vietnam, ha fijado una serie de retos para reducir las amenazas al sector del agua y mejorar las políticas y las instituciones relativas. Para llegar al objetivo de que toda la población tenga acceso pleno al suministro de agua y a instalaciones sanitarias básicas, se estima que sería necesaria una inversión de 2.700 millones de dólares, aunque Vietnam apenas tiene una capacidad de financiación del 50 % de esta cifra.

Para conocer los actuales proyectos en cartera, descarga en www.icex.es nuestro informe ‘El mercado del agua en Vietnam 2022’, de forma gratuita.

Inscríbete en el Servicio de Oportunidades de Negocio de ICEX  si quieres recibir alertas sobre próximas licitaciones.