La Estación Experimental Agraria Donoso recibe apoyo internacional

0
2107
Huaral Pe

La Estación Experimental Agraria Donoso recibe apoyo internacional

La Estación Experimental Agraria Donoso – Huaral (Lima), una de las 13 estaciones administradas por el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), luce renovada. Desde hace dos años recibe fondos de la cooperación internacional y capital privado peruano para desarrollar tecnología y potencializar la investigación agropecuaria.

 La EEA-Donoso fue fundada en 1979 gracias al apoyo de la Cooperación Japonesa (JICA). Está ubicada en Huaral, a una hora y media, al norte de Lima. Cuenta con 420 has, de las que 120 has están destinadas a campos de análisis de cultivos y bancos de germoplasma de cebolla, zapallo, yuca, caigua, tomate, cítricos y berenjena. Sobre las 300 Has restantes se han edificado oficinas administrativas, laboratorios para investigación de agua y suelos, fitopatología, entomología, nematología y biotecnología y 5 nuevos invernaderos, cuya inauguración está programada para mediados de diciembre próximo. Además, recientemente, gracias a alianzas público privadas se han instalado granjas para la crianza y reproducción de cuyes y vacas, que se complementarán con la Dirección de Ganadería que el Ministerio de Agricultura y Riego, que comenzaría a funcionar en 2014, según anunció el titular de esa cartera, Milton Von Hesse, a principios de este año.

 El equipo de Agraria.pe llegó a Donoso a observar los cambios. Estuvimos acompañados por el ingeniero Alfonzo Reynaga, natural de Huancavelica, agrónomo de profesión y director de la estación desde hace 10 años. Contó que dedica gran parte de su tiempo a las gestiones políticas y administrativas de la estación, a coordinar constantemente con su equipo de trabajo (16 especialistas y agrónomos) y a conseguir alianzas estratégicas con gremios públicos y privados. Brevemente, relató que después de 20 años se ha conseguido, gracias a su método de trabajo, que el JICA vuelva a destinar fondos a la estación, luego que en los ochentas decidiera retirárselos, debido al asesinato de su investigador Kiyotada Miyagawa perpetrado por grupos terrotistas dentro de Donoso. Es así que el año pasado, la cooperación destinó S/2.200 millones para la construcción de los 5 invernaderos de alta tecnología.

 “Los invernaderos estarán equipados con dispositivos importados de alta tecnología, cuentan con sistema de riego y ventilación, todo de calidad, y algunas cosas más que verán cuando se inauguren en diciembre. En su interior se ejecutarán investigaciones de entomología, fitopatología, virología, nematología y biotecnología. Nosotros (la estación Donoso) vamos a aprovechar la nueva infraestructura para la investigación y prestar servicios a los pequeños y mediano productores no sólo de Huaral, sino también mediante alianza estratégica con diferentes asociaciones de agricultores de Ancash”, resaltó Reynaga.

 Otro de los cambios en Donoso, que añade a la estación un valor competitivo importante, son sus equipos y dispositivos de investigación. Uno de ellos el “espectrómetro UV”, que sirve para detectar la filiación de fósforo, boro y azufre;  y el “espectrómetro de reducción atómica”, que determina las curvas de calibración de cada elemento. Ambos acaban de ser instalados en el Laboratorio de Análisis de Suelo, Agua y Foliar de la estación. “Llegaron en abril de 2012 y, desde entonces, los especialistas pueden entregar hasta 120 análisis semanalmente”, explicó Juan Carlos Jaramillo, especialista en análisis de laboratorio de la estación Donoso. El especialista agregó que los análisis de ambos equipos sirven tanto para la agricultura como para la minería. “El costo es de S/.35 soles por cada muestra es un monto menor en comparación al costo en dólares de laboratorios privados”, dijo.

 Pero en Donoso, la modernización también proviene de las alianzas con diversos gremios nacionales, como la Asociacion de Productores de Cítricos del Perú (Procitrus). Desde 2007 ejecutan de forma conjunta un proyecto de investigación con la finalidad de buscar nuevas variedades de cítricos resistentes al Virus de la Tristeza, cuya plaga erradicó la variedad Huando, una famosa naranja de Huaral actualmente casi inexistente. Para dicha investigación, Mabel Marcelo, líder del área de Investigación Agraria de la EEA-Donoso, contó que se han importado semillas libres de virus de 4 variedades de cítricos, que se desarrollaron en los viveros de la estación. “Se ha usado la técnica de protección cruzada, que consiste en la inoculación de las plantas con tres virus suaves y con un virus severo. Los virus suaves provienen del norte y de la selva del Perú mientras que el severo de la zona de Huaral, donde predomina. Lo que se busca es analizar si la técnica protege a la planta o no”, explicó.

 “El avance tecnológico y el resultado de las investigaciones en Donoso se liberan. Se pone a disposición del agricultor local y gracias a las alianzas con el gobierno regional o gremio les brindamos capacitaciones. Lo que ahora estamos haciendo es, gracias  a una alianza con el Gobierno Regional de Ancash, llevar nuestros conocimientos y tecnología a los agricultores de esa zona. Incluso la EEA-Donoso tiene espacio para que los agricultores de cualquier parte venga, conozca el lugar, se quede y reciba capacitaciones”, resaltó el director de la estación. A propósito, indicó que a inicios de octubre se brindó la primera capacitación al primer grupo de agricultores de ancashinos. Todo un reconocimiento.

 Más proyectos en marcha…

 Después que el JICA retornara los fondos a la estación, otros actores se interesaron en Donoso. En 2012 el INIA Chile y otras instituciones como la Fundación PROINPA de Bolivia, ICARDA (International Center for Agricultural Research in the Dry Areas) y CIAT (International Center for Tropical Agriculture) propusieron la constitución de un nuevo banco de germoplasma para el sachatomate, un fruto potencial para la agroindustria peruana. “En 2016 lo tendremos listo”, advirtió Reynaga.

 Además, en setiembre pasado acaban de entregar el primer banco nacional de germoplasma de ají nativo, constituido por 299 accesiones de todo el país. La investigación empezó en 2012 y se realizó gracias al esfuerzo del INIA-Donoso junto con Fontagro, que financió el proyecto.

 Asimismo, esperan que para mediados de noviembre se libere la nueva variedad de camote denominado “INIA-Benjamín”, la cual garantiza al agricultor una mayor producción y un mejor sabor y color. “Es una variedad que se puede sembrar en toda la costa, en zonas de clima templado-caliente y terreno arenoso e indicó su requerimiento hídrico promedia los 10 mil M3 por Ha por día. La cosecha se produce a los 5 meses de sembrado mientras que del morado se demora 7 meses”, precisó.

 En Donoso la investigación y el compromiso de su personal son elementos presentes. Los proyectos continúan: Reynaga plantea buscar nuevas alianzas para ejecutar un proyecto de producción de compost orgánico, que sirva como abono en la actividad agrícola. Ya tiene listo 6 piscigranjas con el material que le fue donado. Sólo faltarían socios que lo compren e inviertan en el negocio. Con su nueva política, la EEA-Donoso apunta a ser la estación más moderna del país. Felicitaciones por ese ímpetu.

 Créditos del reportaje: 

Texto: Ani Lu Torres / Manuela Zurita 

Video y guión: Joel Cruz 

Huaral Pe