CUIDADO: Infecciones urinarias durante embarazo causan partos prematuros

0
494

Infecciones urinarias durante embarazo causan partos prematurosCerca del 10 por ciento de las gestantes sufren infecciones urinarias, colocando en riesgo su salud y la de su bebé. Especialistas del Sisol señalan que, además de presentar molestias, pueden producir problemas como parto prematuro, recién nacidos con bajo peso y si se complica puede afectar las vías urinarias y el riñón. La licenciada Lizbeth Rafael, obstetra del Sisol Ate, explicó que durante el embarazo las mujeres son más propensas a presentar infecciones urinarias debido a los cambios fisiológicos que ocurren en esta etapa, pero también por falta de higiene. Dijo que las gestantes frecuentemente deben orinar, lo que hace que se contaminen con bacterias.

Las infecciones pueden provocar complicaciones en la salud, por lo que se recomienda que la gestante se realice un examen de urocultivo (orina) como parte de su primer control, a fin de detectar qué tipo de bacteria la está afectando y tratarla a tiempo.

La especialista precisó que en casi un 85 por ciento de los casos es por la bacteria Escherichiacoli, lo que requiere de un tratamiento con antibióticos que no atraviesen la barrera placentaria para no afectar al feto. “La mejor recomendación es higiene, asearse en la mañana antes de cambiarse y en la noche antes de dormir”, refirió.

Además, es importante tomar bastante agua (mínimo 8 vasos diarios), tener buena higiene al momento de defecar, usar ropa interior de algodón, lavarse la zona íntima con jabón de glicerina, y no retener la orina.

Precisó que en el embarazo también se pueden tener relaciones íntimas, siempre y cuando la gestante no presente molestias o sangrado, y manteniendo una higiene adecuada para evitar el contagio de bacterias.

Aunque los síntomas no siempre se manifiestan en el primer trimestre, hay señales que pueden hacer sospechar de una infección urinaria. Puede haber dolor y ardor al miccionar, dolor en la pelvis, en la parte baja de la espalda, y en algunos casos sangrado.

Cuando hay una infección de las vías urinarias altas (riñón) puede presentarse fiebre mayor de 39 grados.