Hoy se cumplen 30 años del asesinato de María Elena Moyano

0
47

Hace treinta años, un 15 de febrero de 1992, un comando de Sendero Luminoso asesinó a balazos y dinamitó el cuerpo de la dirigente social María Elena Moyano, la “madre coraje” de Perú, cuyo legado permanece intacto en un país al que aún le escuecen las heridas que sembró el terrorismo.

También te puede interesar: Hoy se cumple un mes del derrame de petróleo de Repsol en el mar de Ventanilla

Era sábado y María Elena, de 33 años, había asistido a una fiesta vecinal en su humilde distrito de Villa El Salvador, en el sur de Lima, pese a que los terroristas ya hacía tiempo que enfilaban constantes calumnias y amenazas en su contra.

Pocos minutos después de las 6.30 de la tarde, militantes de Sendero llegaron hasta el lugar y le dispararon enfrente de sus dos hijos pequeños, en el pecho y la cabeza. Luego arrastraron su cuerpo y colocaron kilos de dinamita para hacerlo explotar en el exterior del local donde se celebraba el evento.

Perderla de esa manera fue muy cruel y nos preguntamos todo el tiempo por qué hemos soportado eso, por qué no lo paramos, y a veces te juro que no encuentro respuestas”, declaró su hermana Martha Moyano, actual congresista de Fuerza Popular.

A pesar del paso del tiempo, Martha admitió que la tragedia “todavía duele”, aunque enfatizó que “la balearán, la dinamitarán, pero no podrán matarla”. El día anterior a su asesinato, María Elena había liderado una marcha por la paz que hacía frente a una paralización convocada por Sendero.

Sin saberlo, aquella sería la última de sus reiteradas acciones públicas en defensa de la justicia social, los derechos de las mujeres y en contra del grupo de inspiración maoísta que durante las últimas dos décadas del siglo pasado sembró muerte y desolación en Perú y también acabó atentando contra su vida.

Lo más visto en Exitosa