¿Haces teletrabajo? Psicóloga brinda seis consejos para lograrlo con éxito

0
104

El trabajo remoto es ahora parte de la nueva normalidad impuesta por la pandemia del coronavirus y exige una serie de retos personales y laborables que, mezclados con las tareas del hogar, podrían darnos más de un dolor de cabeza. ¿Qué deberíamos hacer para cuidar nuestra salud mental y lograr a la vez un teletrabajo exitoso?
Si bien para muchos el teletrabajo es una actividad novedosa, su práctica no es algo nuevo, señaló la psicóloga Jennifer Alva Cuba, quien destaca algunos de sus beneficios, como la flexibilidad para administrar el tiempo en los roles que nos ocupan y ahorrar tiempo en movilizarnos por la ciudad. 
Pero si son más los beneficios que los puntos en contra, ¿por qué está generando altas dosis de estrés en muchos trabajadores?
Las respuestas son varias, sostuvo la experta en el programa Saludable Mente de Andina Canal on line: desde las malas conexiones a Internet que llenan de desesperación hasta no saber poner límites entre el mundo laboral y el mundo personal, además de no lograr “desenchufarnos” a tiempo del trabajo. 
Siempre conectados 
El modo “siempre conectado” es una práctica que viene desde hace muchos años atrás y que no siempre tiene consecuencias positivas en nuestro modo de vida, refirió Alva, quien es docente de Inteligencia Emocional del programa de Educación Continua de la Universidad San Martín de Porres. 
El problema de un teletrabajo llevado de esta forma es que no existen límites claros entre el tiempo que debemos destinar a los asuntos labores y el tiempo que corresponde a los asuntos personales. 

Teletrabajo

“Surgen llamadas a cualquier hora de día. Entonces, no cumplo con mi trabajo al 100% ni tampoco con los roles que me toca con mi familia. Es ahí donde se da el colapso que puede alterar nuestra salud mental”, advirtió. 
Aló jefe, ¿me escucha?
Consultada sobre cuál es el mayor detonante de conflictos en las empresas que desarrollan el trabajo remoto, contestó sin dudas que es la mala comunicación. 
“Es un tema sumamente sustancial y, si bien ahora nos comunicamos de manera virtual, seguimos comunicando mucho a través del tono de la voz, de la comunicación no verbal, entre otros aspectos que a veces pasan desapercibidos”. 
Pero la mala comunicación viene de ambos lados, aclaró la experta. 

Hay jefes, por ejemplo, que no saben formas equipos de trabajo, son insistentes y demandantes, pero no saben escuchar a sus trabajadores y menos valorar lo que hacen.
En muchas empresas tenemos grupos de trabajo, pero no equipos de trabajo. Hay una gran diferencia. Mientras los primeros son un conjunto de personas unidas para lograr resultados determinados, los equipos lo están para trabajar de manera interdependiente y apoyarse, sobre todo cuando alguien ha tenido un problema familiar, lo cual ahora es muy común por la pandemia”. 
Solo dentro de un equipo de trabajo se pueden expresar esas necesidades de apoyo o flexibilidad. 
“Son cosas importantes que deben valorar los jefes de área y que no podemos dejar atrás porque seguimos siendo personas y ante la coyuntura, mucho más”.
Con la mirada puesta en los jefes, la experta sugirió desarrollar espacios de distención en los que participe todo el equipo. 
“Sé de algunas personas que lo están haciendo. Se toman unos 10 a 15 minutos para hablar de cómo estamos, cómo nos encontramos y eso impacta fundamentalmente en nuestro desempeño laboral. Eso podría darse una o dos veces a la semana. El ser humano es un ser de aprendizajes y para trabajar de manera óptima requiere de reforzadores y estos espacios donde se escucha a los trabajadores son ideales para que se sientan mejor. Favorecen su identificación con la organización”, comentó.