Grave denuncia en Végueta

0
822

“Si se pretende hacer algo, debe hacerse bien” es una frase muy popular y una de las más utilizadas cuando hacemos referencia a una acción o labor ejecutada de mala manera, con cierto desgano o un completo desinterés.

La tan publicitada piscina olímpica de la playa Las Liseras, en el distrito de Végueta, hoy se encuentra en el ojo de la tormenta tras abrírsele investigación al alcalde José Li y a algunos de sus funcionarios por transgredir la Ley Orgánica de Municipalidades “al orientar y regularizar la compra de materiales para la obra justo en los días cuando esta ya estaba casi finalizada”, según indica la denuncia del Ministerio Público.

No obstante, la construcción de esta piscina también podría ocasionar un serio riesgo contra la salud de los veraneantes.

LA DENUNCIA

A solicitud de la Procuraduría Pública Anticorrupción, la Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Huaura ha iniciado una investigación preliminar a José Li Nonato, alcalde de Végueta, y a otros funcionarios de su actual gestión, por considerar que habrían incurrido en la presunta comisión de delitos contra la Administración Pública, en la modalidad de Corrupción de Funcionarios, Colusión Desleal, Malversación de Fondos y Peculado, en agravio del municipio distrital y del Estado.

Según el informe que remite la Procuraduría Anticorrupción al ente fiscal, la denuncia fue hecha por el ciudadano veguetano Manuel Damián García, quien la interpuso ante el Órgano de Control Institucional (OCI) de la Municipalidad Provincial de Huaura, y en donde se detalla que el denunciado José Li Nonato, en su calidad de burgomaestre, “orientó y regularizó la compra de materiales de la obra “Construcción de la Piscina Olímpica” mediante la ADS (adjudicación directa selectiva) Nº 005-2010-CEP/MDV, recién el pasado 7 de enero del presente año, cuando la obra ya había sido culminada el 5 del mismo mes”.

“La municipalidad habría contravenido la ley y el Reglamento de Contrataciones del Estado durante este proceso de adjudicación directa selectiva, con el fin de regularizar compras de materiales de construcción para la piscina, puesto que esta obra ya estaba casi terminada y sólo faltaban algunos accesorios”, dijo Manuel Damián.

Añadió que “no estoy en contra de la obra, estoy en contra de la falta de transparencia y la falta de planificación en la ejecución del gasto público. La Ley de Contrataciones y su Reglamento establece principios tales como moralidad, libre competencia, imparcialidad, transparencia y trato justo e igualitario para maximizar la eficiencia, eficacia y racionalidad en el uso y destino de los recursos públicos”, precisó en una entrevista que le hizo el semanario Pro y Contra, de Végueta.

“YO SOLO TOMO DECISIONES POLÍTICAS”

José Li señaló que brindará toda la información requerida en torno a esta investigación. “Somos una entidad pública y como tal estamos sujetos a las críticas y acusaciones. En esta ocasión, nos denuncian porque aparentemente no se han llevado a cabo los procesos de selección antes de la ejecución de esta obra, pero me siento tranquilo porque no tengo imputaciones que hablen de robo ni nada por el estilo”, indicó.

“En Végueta se ha construido la única piscina olímpica a nivel regional y eso me enorgullece. Yo le informé debidamente al personal de la Oficina de Logística y de Obras que este trabajo tendría que ser inaugurado a más tardar el 16 de enero, ya que la temporada de verano es corta y así podríamos recibir más visitantes este año. Yo me encargo de las decisiones en la parte política y las oficinas son los que se encargan de estos procesos”, agregó Li Nonato, tratando de deslindar su responsabilidad.

¿IMPORTA LA SALUD DE LOS VEGUETANOS?

Durante nuestra visita al distrito de Végueta pudimos constatar que esta piscina, ubicada en la playa Las Liseras y que posee una longitud de 50 metros aproximadamente, hasta el momento se le abastece de agua con dos motobombas.

A pesar de ello, se ha convertido en la alegría de la población, sobretodo de los niños, pero notamos que a unos cuantos metros de esos pequeños inocentes se encuentran dos grandes pozas donde se almacena el líquido retirado de la piscina, lo que podría tornarse muy peligroso, teniendo en cuenta la cantidad de insectos que allí proliferan por el estancamiento de estas aguas, las cuales de a poco discurren hacia el mar, poniendo en serio riesgo a los ciudadanos y la salubridad de estas hermosas playas.

Según nos explicó el encargado de la Oficina de Gestión Ambiental, Rubén de los Santos, la obra aún no ha sido concluida al 100%, y es por eso que la piscina es abastecida con motobombas que extraen el agua de las filtraciones subterráneas. “Dos días y medio toma llenar el estanque y se mantiene alrededor de tres o cuatro días mediante un proceso de cloración, ya que todavía no contamos con el sistema de recirculación”, sostuvo.

Entonces, nos preguntamos ¿Por qué se apresuró este proyecto y no se cumplió con las etapas adecuadas del proceso? ¿Acaso los veguetanos no se merecen una obra de calidad?

De los Santos aseguró que los especialistas de la Dirección General de Salud Ambiental del Gobierno Regional de Lima ya han realizado los estudios pertinentes en la zona y la evaluación fue aprobatoria, aunque recomendaron la conclusión del proyecto en el breve plazo y la clausura total de las pozas adyacentes.

A pesar que buscamos a los funcionarios regionales en sus oficinas, no pudimos dialogar con ellos, ya que nos informaron se hallaban fuera de la jurisdicción.

Finalmente, acudimos al Centro de Salud de Végueta y conversamos con el doctor Marco Romero Rodríguez, quien reveló que a hasta el momento no se han presentado en la zona casos de dengue o picaduras de insectos que hayan demandando una mayor atención. “Sin embargo, estamos a la expectativa y trabajando en la labor preventiva, porque la falta de saneamiento básico o la presencia de estas aguas empozadas siempre van a significar un riesgo en la población, no solo de dengue sino de problemas dermatológicos o digestivos”, aseveró.

ALGUITO MÁS

Esta piscina al parecer no tiene nada de pública, ya que se está cobrando por el ingreso. Las tarifas oscilan entre S/. 2.00 para adultos y S/. 1.50 para niños, que acuden masivamente en verano.

CIFRAS

40 días durarán las investigaciones del Ministerio Público.

Fuente: Diario Chaski