Gobernanza del agua en Canarias: "Es un salto que debemos dar y que ya hemos empezado"

0
140
Huaral Pe

Las amenazas del cambio climático son cada vez son más preocupantes en las islas, cuyas características geográficas y naturales las hacen especialmente vulnerables al aumento de temperaturas, la variación en las precipitaciones o la subida del nivel del mar. En este contexto, Canarias ya está dando los primeros pasos para impulsar una gobernanza del agua que permita la participación y una gestión más eficiente de este valioso recurso.         

Nos cuenta las claves de este proceso y las particularidades de la gestión del agua en las islas, Víctor Navarro, Director General de Planificación del territorio, Transición Ecológica y Aguas del Gobierno de Canarias. La comunidad canaria estuvo muy presente en la pasada edición del Congreso Nacional del Medio Ambiente (Conama 2020) en el marco del proyecto ‘Conexión Insular para facilitar la adaptación al cambio climático’, así como en la sesión técnica de agua y economía circular.

Su situación también aparece mencionada en el informe ‘El camino hacia una nueva cultura de la gobernanza del agua’ publicado recientemente por Conama y la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS).

Pregunta: ¿Qué particularidades presenta Canarias en la gestión del agua?

Respuesta: Reconocer que cada isla tiene una geografía y una meteorología diferenciada que hace que el aporte de agua de forma natural, o sea de representación, sea muy distinta en cada una de ellas. Hace que en las islas occidentales no exista prácticamente desalación y sea todo el recurso agua obtenido de las masas de agua subterránea, exceptuando El Hierro, que sí tiene algo de desalación. A medida que se va hacia las islas orientales se va transformando, aumenta el uso del agua desalada y disminuye el de masas de agua subterránea. Y Lanzarote y Fuerteventura dependen al 100% del agua desalada. Esto hace que la gestión en cada una de ellas sea muy distinta y que se adapte el funcionamiento de cada uno de los consejos insulares, que son quienes tienen la competencia para desarrollar la gestión de las aguas hacia un modelo u otro.

P.- ¿Qué cambios cree que deberían realizarse en la normativa española para adaptarla a la realidad canaria?

R.- Lo importante es mantener ese trato diferenciado que se aplica a la disposición adicional específica para Canarias, donde se contempla que Canarias es una región ultraperiférica dentro del marco de la Unión Europea, que además tiene su propio Régimen Económico y Fiscal y que tiene un Estatuto de Autonomía de reciente aprobación y que a partir de aquí se respete ese trato diferenciado y singular que lleva a Canarias a tener una gestión distinta al marco del resto del país. Quizá incidir en las particularidades que supone el dominio público hidráulico para la Comunidad Autónoma de Canarias, que es muy distinta al resto de España. En Canarias no existen ríos, no existe ese modelo de cuenca en sí, como sí hay en el resto del país. Y esto debe estar contemplado para que se refleje con mayor realidad la singularidad de Canarias dentro de ese marco legislativo nacional.

P.- ¿Qué proyectos o medidas se están desarrollando en Canarias para mejorar la gobernanza del agua?

R.- Desde que estamos en el Gobierno de Canarias ha sido clave generar una mesa permanente entre los consejos insulares y Gobierno de Canarias, donde nos reunimos con regularidad, llevamos en torno a 16 encuentros en lo que va de legislatura, y esto ha hecho que la comunicación sea transparente y fluida. Además, permite que desde el Gobierno de Canarias tengamos especial atención a todo el trabajo que se está desarrollando, a la hora de actuar como representante de todas las cuencas hidrográficas de la Comunidad Autónoma ante el Estado y Europa.

La digitalización del mundo del agua va a ser clave en los próximos años

La otra parte de la Ley de Aguas de Canarias, nos hace también presión en cuanto a lo que tenemos que desarrollar, que es la alta inspección, por lo que tenemos esa información, esa comunicación y esos datos de forma permanente. Y hace que también estemos un poco mejor situados en cuanto a la gobernanza del agua desde la Comunidad Autónoma.

Hay cosas que mejorar y avanzar y estamos muy centrados en que los planes hidrológicos y los planes de gestión de riesgos de inundación se puedan aprobar en el año 2022 o muy tarde, a principios de 2023, en el primer trimestre de 2023. Y, a partir de aquí, iniciar esa transición digital y esa transición hidrológica que se plantea desde Europa, concretamente, los Fondos Next Generation y a través del trabajo que se está realizando desde los propios consejos insulares. Es un salto que tiene que dar esta comunidad autónoma y que ya hemos empezado desde el Gobierno de Canarias con alguna experiencia piloto, pero que al final va a ser lo que haga, que tanto la representatividad como la alta inspección que atribuye la Ley de Aguas de Canarias sea mucho más fluida, mucho más ágil y directa.

La digitalización del mundo del agua va a ser clave en los próximos años y el Gobierno de Canarias tiene que estar a la altura, que además requiere el tiempo que estamos viviendo.

Huaral Pe