¿Funcionarán los mandatos de vacunación de Biden? La apuesta de Macron por el pase de salud puede mostrar algunas pistas

0
23

París (CNN) — Después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, presentara un plan para abordar el empeoramiento de la pandemia en Estados Unidos con una serie de nuevas reglas de vacunación la semana pasada, la gran pregunta es: ¿funcionarán las vacunas obligatorias?

Al otro lado del Atlántico, en Francia, es una apuesta que está comenzando a dar sus frutos.

A pesar de un comienzo lento de su despliegue de vacunación a principios de este año, impulsado por problemas en la cadena de suministro que culminaron en una dura batalla pública con AstraZeneca por la escasez de entregas y la preocupación por coágulos sanguíneos, Francia finalmente puso en marcha su programa en primavera. En mayo, el país alcanzó su objetivo de vacunar parcialmente a 20 millones de personas, el 30% de su población. Pero luego rápidamente comenzó a chocar contra una pared.

En julio, con el estancamiento de la tasa de vacunación de Francia y el aumento de los casos de coronavirus, el presidente, Emmanuel Macron, impuso requisitos de vacunación radicales para gran parte de la vida cotidiana.

A partir del 1 de agosto, cualquier persona sin un «pase de salud» que muestre prueba de su estado de vacunación o una prueba negativa reciente, no podrá ingresar a bares y cafés, ni viajar largas distancias en tren, dijo Macron. Los trabajadores del personal de salud, un grupo de aproximadamente 2,7 millones de personas en Francia, que no están vacunados el miércoles, se enfrentan a ser despedidos o suspendidos sin goce de sueldo.

La medida de Macron fue un riesgo calculado en un país donde una profunda creencia cultural en las libertades individuales y una desconfianza en el gobierno se han manifestado en dudas ante las vacunas.

publicidad

Francia vacunación covid

Macron se ajusta la mascarilla durante una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo en París el 6 de septiembre.

A pesar de su historia como la cuna de la ciencia de las vacunas (Francia es el hogar de los gigantes farmacéuticos Sanofi y el Instituto Pasteur, llamado así por Louis Pasteur, uno de los fundadores de la vacunación moderna), los franceses se han mostrado reacios a adoptarlas durante largo tiempo. Una encuesta de Wellcome Global Monitor publicada en 2019 encontró que 1 de cada 3 franceses no estaba de acuerdo con que las vacunas fueran seguras, más que cualquier otro país de los 144 encuestados.

Durante el segundo confinamiento por coronavirus en el país en diciembre de 2020, dos encuestas separadas realizadas por Ipsos con sede en París y el Instituto Francés de Opinión Pública encontraron que alrededor del 60% de los franceses encuestados dijeron que si hubiera una vacuna para el covid-19 disponible, no se la pondrían.

«Claramente, Emmanuel Macron se arriesgó», dijo Bruno Cautres, analista político del Centro de Investigación Política de Sciences Po en París.

«Se arriesgó al decir: haré muy difícil la vida de los no vacunados, lo cual es una afirmación muy, muy, muy peligrosa para un ejecutivo».

Cuando la propuesta llegó a los legisladores franceses, los manifestantes comenzaron semanalmente manifestaciones contra el pase de salud. El 31 de julio, más de 200.000 personas salieron a las calles de Francia, una mezcla de quienes se oponían al pase de salud y sus restricciones a las libertades, y personas reacias a vacunarse por completo.

Sin embargo, a pesar de todo el ruido, muchos más franceses estaban en apoyo del pase y extendiendo sus brazos. El mismo día, se vacunaron 532.000 personas, según el Ministerio de Salud de Francia.

A pesar de cierta oposición inicial, el riesgo de Macron parece estar cosechando recompensas significativas.

Inmediatamente después del discurso de Macron el 12 de julio, hubo un aumento en las citas de vacunación en Francia. Doctolib, la principal plataforma para reservar citas de vacunación en el país, vio 1 millón de citas solicitadas en 24 horas. Gracias en parte a su creciente tasa de vacunación, junto con un aumento masivo en las pruebas relacionadas con el pase de covid y la reintroducción de los mandatos de uso de máscaras en las regiones más afectadas por la variante delta, la Francia continental logró eludir en gran medida la cuarta ola que barrió a través de Europa y Estados Unidos.

Un mes después del nuevo régimen de pases de salud de Francia, los datos de la agencia de salud del país muestran una disminución general en las hospitalizaciones y las UCI desde los máximos del verano. Y mientras los expertos en salud pública esperan ver si la disminución continuará, muchos son cautelosamente optimistas.

«En los pocos minutos posteriores al anuncio [de Macron], hubo un récord en el número de citas para vacunarse. Y esto continuó también en los días siguientes. Y lo que vemos ahora es que siguen aumentando», dijo a CNN Vittoria Colliza, una epidemióloga con sede en París que trabaja en Inserm, el centro de investigación de salud pública francés, en una entrevista telefónica en agosto.

«Creo que en términos de incentivos, esto realmente está funcionando. Y el pase sanitario en sí también tiene un segundo efecto… la limitación del riesgo de contacto en nuestra vida social diaria, por lo que esto debería tener un efecto en términos de números de casos.»

Hoy, la tasa de vacunación contra el covid-19 de Francia se encuentra entre las más altas del mundo, con el 73% de las personas que han recibido al menos una dosis, según Our World in Data.

Francia vacunación covid

La gente baila en una discoteca en Saint-Jean-de-Monts, en el oeste de Francia, el 10 de julio, después de que reabrió la vida nocturna.

En Estados Unidos, las tasas de vacunación se han estancado. Solo el 62% de la población de EE.UU. ha recibido al menos una dosis, según Our World in Data, y la mayoría de los que no están vacunados no tienen ninguna probabilidad de recibir una vacuna, según una encuesta de Axios-Ipsos.

Ahora Estados Unidos busca replicar parte del éxito de Francia.

El jueves pasado, el presidente Biden impuso nuevas y estrictas reglas de vacunación a la mayoría de los trabajadores federales, el personal de atención médica y las empresas con 100 o más empleados. Al anunciar la medida, que podría afectar hasta a 100 millones de estadounidenses, Biden expresó su frustración con los no vacunados. «Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando y su negativa nos ha costado a todos», dijo, reconociendo que los nuevos pasos no proporcionarían una solución rápida.

Los mandatos representan un cambio significativo en el rumbo de la administración de Biden, que anteriormente trató de evitar los requisitos generalizados de vacunas. En EE. UU., los mandatos de uso de máscaras y de vacunación se han dejado principalmente en manos de las autoridades locales. Pero, a medida que los esfuerzos de vacunación de EE.UU. se estancaron en los últimos meses, la administración comenzó a girar hacia medidas más coercitivas. A fines de julio, Biden anunció que todos los empleados y contratistas federales deberían vacunarse o someterse a pruebas periódicas.

Si bien algunos empleadores y sindicatos han expresado su apoyo a las nuevas reglas, muchos líderes republicanos han dicho que desafiarán en los tribunales los requisitos de que grandes empleadoras exijan la vacunación.

Otros críticos de los mandatos de vacunación de Biden argumentan que solo «fortalecerán la resistencia» entre las personas que ya se resisten a recibir una vacuna.

Heidi Larson, fundadora del Vaccine Confidence Project, está de acuerdo en que la coerción del Gobierno no es necesariamente una solución milagrosa para convertir a los no vacunados.

«Al final del día, [obliga] a aumentar la aceptación, pero para aquellas personas que dudan, cosas como esa las enfurecen aún más. Se atrincheran aún más profundamente», dijo Larson.

«Hicimos una investigación nacional con mucha gente en el Reino Unido y planteamos toda la pregunta del pasaporte de la vacuna, y estuvo bien para las personas que estaban a favor de las vacunas y las aceptan, pero para las personas que dudaban, las hizo aún más vacilantes y más propensas a negarse si sentían que les decían que tenían que hacerlo, o que se trataba de alguna responsabilidad moral».

Algunos países, incluida Inglaterra, han dicho que no seguirán la ruta del pasaporte de vacunas.

Para aquellos que dudan en recibir vacunas desarrolladas recientemente, es necesaria una acción más amplia para fomentar que se las apliquen, dicen los expertos. La información «no era muy clara» sobre las vacunas, dijo Catherine Hill, epidemióloga del instituto Gustave Roussy en París. «Hubo muchos rumores de noticias falsas sobre los ensayos», dijo.

Francia vacunación covid

Un manifestante sostiene carteles que dicen «No al pase de salud» y «Vacuna: manténgase lejos de nuestros hijos», en una manifestación en el suburbio de Neuilly-sur-Seine, en el oeste de París, el 7 de agosto.

Antes de la nueva ley, el gobierno francés intentó aumentar las tasas de vacunación a través de incentivos y apelaciones de salud pública, un esfuerzo que ha continuado a medida que se implementa el pase de salud.

En agosto, el Palacio del Elíseo inició una ofensiva en redes sociales dirigida a los jóvenes de Francia. El presidente Macron recurrió a TikTok e Instagram, publicando videos inusualmente relajados, algunos desde su casa de vacaciones, pidiendo a los franceses que se vacunen.

«Vacúnate si amas a tus familiares, amigos, hermanos, hermanas y padres», dijo Macron en Instagram, «porque al vacunarte, también los estás protegiendo».

El replanteamiento de las comunicaciones coincidió con un impulso para que las vacunas estén más disponibles. Se abrieron citas junto al mar para los que estaban de vacaciones y comenzaron las sesiones sin cita previa, y la epidemióloga Hill atribuye a ambos el cambio de sentido del covid-19 de Francia.

«Estos [mandatos] fueron realmente un cambio de paradigma», dijo Colliza. «Si piensas en la duda ante las vacunas y en cómo las autoridades intentaron manejarla, al principio fue realmente mucha presión en las explicaciones, en la comunicación, y el objetivo no era realmente obligar a la gente sino convencerla. Y en cierto punto, dada la gran circulación de la variante delta en varios países de la UE, las autoridades avanzan hacia algo que es un poco más restrictivo».

La fase final de la ley de aprobación de salud de Macron entra en vigencia esta semana, con la entrada en vigor del mandato sobre los trabajadores de la salud.

A partir del 30 de agosto, los trabajadores públicos, así como los clientes en los establecimientos cubiertos por la ley, debían presentar un pase de salud para ingresar a las instalaciones. En Francia, cerca de 1,8 millones de trabajadores se acogieron a esta ampliación.

Anais Majdoubi, una empleada de 27 años en juegos de escape en París, inicialmente dudaba en vacunarse. Solía hacerse una prueba de covid-19 cada tres días para mostrársela a su jefe, una estrategia que resultó poco práctica cuando el gobierno francés aprobó la ley del pase de salud en agosto. A regañadientes recibió la vacuna, pero teme por lo que significa para aquellos que aún se resisten a la vacunación.

«Creo que debemos tener cuidado con las personas que no están vacunadas, no tratarlas de manera diferente», dijo Majdoubi.

«No deberíamos señalarlos con el dedo».

Eliza Mackintosh de CNN escribió e informó desde Londres, Inglaterra, y Joseph Ataman, Saskya Vandoorne y Melissa Bell desde París, Francia.