Fernando Tuesta: “En el Perú se ha dejado mentir de la manera más descarada, con una cobertura enorme”

0
60

El politólogo y docente de la PUCP sostiene que salvo Keiko Fujimori, no conoce otro caso en el que un candidato que denuncie fraude tenga a los grandes medios de comunicación y grupos fácticos de poder “a su favor”.

La demora en la proclamación de Pedro Castillo como ganador de la segunda vuelta genera consecuencias. Por ejemplo, habrá muy poco tiempo para una transición ordenada. Fernando Tuesta Soldevilla analiza el complejo momento político actual. Y también reflexiona sobre el papel que han cumplido los medios de comunicación.

Fuerza Popular busca retrasar todo lo que pueda la proclamación de Pedro Castillo. La pregunta es por qué. ¿Cuál es tu lectura?

Hay escenarios distintos. Dilatar le crea problemas a Castillo, desde el momento en que sin resultados finales no puede tener credenciales y por lo tanto no puede haber un proceso de transferencia. En segundo lugar, llevar esto al límite hace que el de Castillo no solo sea un gobierno minoritario –porque su bancada no le es suficiente– sino débil. Ya han dicho (en FP) que no lo van a reconocer. Bajo esas condiciones, en un Congreso fraccionado, el fujimorismo podría poner en jaque al gobierno con sus aliados.

¿Hasta dónde llegarán?

Eso dependerá de sus intereses. Algunos pueden pensar que se debe poner a este presidente en una condición de debilidad alta porque creen que podemos convertirnos en Venezuela o Cuba. Y otros pueden creer que abrir un escenario de crisis es conveniente para nuevas elecciones. Hay una mezcla.

¿En algún momento Fujimori habrá pensado en verdad que podía cambiar las cosas con sus reclamos?

Ha pasado por varias etapas. En todo caso, supongo que alguien serio le habrá dicho que las posibilidades eran mínimas. Conforme pasaba el tiempo y ninguno de los recursos presentados le abría el cauce hacia una victoria, ha terminado en el camino del no reconocimiento. Y el no reconocimiento sería para ella una suerte de victoria moral. Es decir: “yo gané, pero me hicieron fraude porque lastimosamente los organismos electorales, el gobierno impiden que nosotros, los defensores de la libertad, lleguemos al gobierno”.

Lo hecho no le va a alcanzar para gobernar, aunque sí ha tenido un éxito relativo: ha convencido a un sector del fraude.

No conozco caso alguno en donde el candidato o partido que denuncia fraude tiene a todos los grandes medios de comunicación a su favor y a los grupos fácticos de poder.

¿Salvo este caso?

El peruano es un caso de estudio. Lo otro es que Castillo dejó la cancha libre como para que FP estuviera solo en el escenario, con Fujimori como protagonista casi exclusiva. Esto no tiene que ver con una estrategia. Responde más a las grandes limitaciones de él y de Perú Libre. Solo ese hecho debería llamar a reflexión a quienes hablan de fraude.

¿Por qué?

Porque hablan de un fraude planificado y operado por una organización con un nivel de eficacia enorme, pero vemos que PL no puede llamar a una conferencia de prensa sin pelearse. Esa es una contradicción enorme. ¿Quién tiene más experiencia? ¿PL o FP? ¿Quién tiene más capacidad de movilización, articulación, dinero, apoyo? Evidentemente FP. Sí coincido contigo, han tenido la particularidad de colocar el tema del fraude como uno de agenda pública.

Más de un mes hablando de lo mismo, en efecto.

Y el único fraude que ha habido en el Perú en las últimas décadas ha sido el de Alberto Fujimori en el 2000: iba a la reelección con todo el aparato del Estado, tenía comprados –de manera literal– a los medios de comunicación y contaba con todos los grupos fácticos. Entiendo que hay gente de buena fe que se ha creído lo de la narrativa del fraude, pero no hacen una relación de causalidad. Por ejemplo, hablan de firmas falsas, ¿y eso cómo te lleva a cambiar los votos? Ninguna persona experta, seria, ha avalado esta campaña, este operativo exitoso de meter el tema del fraude en la agenda.

Exitoso con la ayuda de los medios, por cierto.

Sin duda. Tampoco conozco un caso en el que se discuta sobre fraude y la mayor cobertura vaya a quien quedó en el segundo lugar mientras que el primero casi no existe. Lamentablemente, los medios de comunicación en el Perú dieron cabida a cualquiera que dijera cualquier cosa con cierta convicción. En Estados Unidos, los medios se dieron cuenta de que no podían seguir cubriendo a alguien (Donald Trump) que reiteradamente mentía. En el Perú se ha dejado mentir de la manera más descarada con una cobertura enorme. Se ha colocado (a quienes mienten) casi en el mismo nivel de quienes tratan de hacer entender que la integridad de este proceso electoral no es distinta a la de otros.

La protesta del miércoles de sectores que alegan fraude fue muy violenta. ¿Esta extrema derecha cuánto debe preocuparnos?

Es un peligro que viene desde hace un tiempo. Creo que FP no es de extrema derecha, aún cuando no tiene problema en acercarse a ella, ¿no? Lo que se ha fortalecido es la extrema derecha con Rafael López Aliaga y otros. Es violenta y, creo, estamos empezando a ver solo sus inicios. Los partidos democráticos deben darse cuenta de que si esto no se para desde el arranque, luego ya es más difícil. ¿Por qué? Porque se normaliza. La Resistencia, un movimiento del que FP ha tratado de deslindar aunque todos los canales los relacionan, es un grupo violento, que ha ido creciendo…

¿Puede crecer más?

Se puede multiplicar con independencia de FP, incluso.