El primer milagro del «Cristo del Pacifico»

1
425

El pasado viernes 10 de junio el presidente Alan García anunció -sin consultar a nadie- la instalación de un Cristo muy parecido al que se encuentra en Rio de Janeiro, en el Morro Solar de Chorrillos. Días más tarde, este diario reveló que la empresa brasileña Odebrecht había donado más de 833 mil dólares para la construcción de esa colosal obra.

En ese momento, la pregunta era la siguiente: ¿Por qué el gobierno de García aceptó dicha donación? Como en política nada es gratis, las dudas sobre un posible beneficio a Odebrecht, una de las empresas que más ha invertido en el país durante el quinquenio aprista, eran razonables.

Hoy revelamos que ese Cristo de plástico regalado por la constructora brasileña al presidente García no es otra cosa que una forma de decirle gracias. Y es que tres días después del anuncio del Mandatario, Odebrecht, conjuntamente con la nacional Graña y Montero, recibió la buena pro para hacerse de la construcción del tramo N° 2 del Tren Eléctrico de Lima.

Uno de los consorcios que participó en la licitación para la adjudicación de ese tramo, que comprende desde la avenida Grau en el Centro de Lima hasta el distrito de San Juan de Lurigancho, fue el Consorcio Tren Urbano Tramo 2, conformado por las empresas Andrade Gutiérrez y COMSA.

Ellos denuncian que, el pasado lunes 13 de junio, el Comité Especial del Ministerio de Transportes y Comunicaciones decidió descalificarlos por supuestamente presentar problemas técnicos durante la evaluación de su propuesta.

Sin embargo, el Consorcio Tren Urbano Tramo 2 afirma que dicho comité evaluó a los otros dos postulantes (Consorcio Metro San Juan y Consorcio Tren Eléctrico, este último de Odebrecht) de manera muy poco rigurosa. Este hecho podría generar la anulación inmediata del proceso de licitación para la obra.

Al ver que fueron eliminados injustamente, un día después recibieron las propuestas presentadas por Odebrecht. En una rápida revisión de los documentos, los técnicos del Consorcio Tren Urbano Tramo 2 evidenciaron varias deficiencias en la evaluación realizada por el Comité Especial a la constructora brasileña.

Hasta el momento han encontrado 17 irregularidades técnicas y la vulneración por parte del Comité Especial de los principios de transparencia, trato justo e igualitario, imparcialidad, libre concurrencia y competencia, moralidad, razonabilidad y vigencia tecnológica.

IRREGULARIDADES

A continuación presentamos las irregularidades detectadas por el Consorcio Tren Urbano Tramo 2 sobre el anteproyecto de la empresa Odebrecht. Esto evidenciaría que el Comité Especial del MTC dio luz verde a la propuesta de la constructora brasileña a pesar de incumplir con varios requerimientos técnicos.

● El incumplimiento de varias ordenanzas de la Municipalidad Provincial de Lima que determinan el derecho de vía o franja por la que el tren eléctrico debería pasar para causar el menor impacto posible en las áreas urbanas.

● La invasión de las pistas de importantes avenidas, entre ellas la Av. Próceres, en San Juan de Lurigancho, reduciendo el número de carriles utilizables para el trafico de los vehículos, causando altos niveles de congestión y cuellos de botella, debido a la reducción de carriles a la altura de las estaciones de pasajeros, como ya ocurrió en la Av. Aviación, en San Borja.

● Estaciones de pasajeros diseñadas con capacidad inferior a la solicitada en la licitación, con la consecuencia de que a partir del año 2025 no abastecerán la cantidad de pasajeros que se espera para ese año, poniendo en riesgo la seguridad de los usuarios, principalmente en casos de desastres naturales.

● Las estaciones de pasajeros fueron calculadas para una velocidad de paso del tren menor a la solicitada, colocando en serio peligro a las estructuras de las estaciones y la seguridad de los usuarios. Por estas razones, el Consorcio Tren Urbano Tramo 2 ha presentado una carta de queja al titular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo, exigiéndole la nulidad del proceso de adjudicación del tramo N° 2 del Tren Eléctrico.

DIEGO  HERNÁNDEZ