El ingenio peruano esta a prueba de inflación – Huaral.pe
Noticias de Huaral

El ingenio peruano esta a prueba de inflación

Es así que en el Perú las calles se han convertido en las oficinas de muchos peruanos quienes con una inversión de S/. 100 diarios, pueden ganar hasta S/. 80, dependiendo de cómo está el día.

Es así que en el Perú las calles se han convertido en las oficinas de muchos peruanos quienes con una inversión de S/. 100 diarios, pueden ganar hasta S/. 80, dependiendo de cómo está el día.

Sentada en la esquina de República de Panamá con Corpac se encuentra Miriam García, una joven que desde hace unos años se dedica a avisarle a los carros de la empresa Chama la distancia y el tiempo que ha transcurrido luego de pasar dos y hasta tres ómnibus de la misma compañía, es decir se ha convertido en una “datera”.
Este oficio conocido por los números que dictan los “dateros” a los carros para los cuales trabajan, es decir “2-5-7”, por la distancia entre uno y otro, se ha venido posicionando y captando más personas desde hace dos años, siendo las avenidas preferidas para trabajar Arequipa, República de Panamá, Tacna, Alfonso Ugarte, debido a la cantidad de carros que pasan por estos lugares.
Aquí Miriam, quien trabaja de 9 de la mañana a 9 de la noche, suele ganar un promedio de S/. 10 diarios y trabajando de lunes a sábado, pues el pago por cada bus que pasa varía entre S/. 010 y S/. 020.
“Parte de este dinero es para mi pasaje porque yo vengo desde Ventanilla, además hay días en los que no se gana nada porque los cobradores te dicen que no tienen sencillo o no quieren soltar unos centavos”, menciona García.
Sin embargo mejor suerte tiene su compañera Yolanda Cure quien trabaja para una empresa privada a quien tiene que pagarle S/. 10 diario y el resto del dinero es para ella.

“Pero mis ganancias, aparte de pagarle a la empresa son de S/. 25 y es que esta empresa tiene más carros y la mayoría de los cobradores suelen dar buenos pagos”, manifiesta Cure.

Semáforo en rojo
Lo que es una tortura para unos, suele ser una bendición para otros, pues mientras los conductores suelen renegar porque el semáforo está en rojo, este hecho le da luz verde a los vendedores para que aprovechen a ofrecer su producto.
Son las 10 y 15 de la mañana y una policía en Las Begonias pita la detención de los carros, Julián Obregón no desaprovecha esta oportunidad para acercarse a las ventanillas de los vehículos estacionados y ofrecer tapasoles a S/. 15 si es un carro moderno y S/. 10 si es un tico o auto que aparentemente está en mal estado.
“Acá aplico un poco de astucia, pero se gana bien, porque yo invierto S/. 100 y puedo llegar a vender hasta S/. 180, es decir me gano S/. 80, aunque claro es bastante trabajo porque tienes que soportar el sol y los gritos de algunos choferes”, añadió Obregón.

Pero Julián no es el único que aprovecha este tiempo, pues para Raúl Vizarreta no hay mejor momento que cuando los policías pitan la detención de los carros, para que pase otro grupo, y es que es ese el momento en el que las agendas deben empezar a venderse.

Vizarreta durante una jornada laboral logra vender entre nueve y diez agendas a S/. 10 cada una, con lo cual logra ganar hasta S/. 50 diarios.

“Para vender un poco más prefiero quedarme por zonas como San Isidro, porque aquí los conductores y pasajeros tienen más poder adquisitivo y de hecho pueden pagar el precio que yo les ofrezco”, agregó.

Dulce venta
La parte dulce en esta parada la ponen los vendedores de caramelos, quienes con su bolsa en mano se pasean de esquina a esquina y hasta suelen subir a ofrecer el producto en los carros.
Ellos suelen invertir S/. 5 en una bolsa que contiene algo más de 100 unidades de este producto, el cual los venden a S/. 0.10 la unidad, con lo que pueden llegar a ganar hasta S/. 5 diarios.

“Hay días en los que puedes llegar a vender toda la bolsa y hasta te da tiempo para comprar otra y seguir vendiendo, como también hay días en los que sólo vendes la mitad de lo que tienes y sólo te alcanza para el pasaje”, indicó Antulina Solórzano.

¿Aló?
Actualmente en el Perú existen más de 23 millones de celulares, esto ha motivado a que los vendedores aprovechen esta cobertura de más del 84% del total de la población y empiecen con la venta de accesorios para estos aparatos.
Es de esta manera que en las diferentes calles de Lima se encuentran los famosos portacelulares, es decir estuches de plástico, tela y cuero ideales para cubrir a los teléfonos móviles.
Para la compra de este producto los vendedores invierten S/. 150, obteniendo una ganancia diaria de alrededor de S/. 30.
“Las personas que más compran este producto son los hombres, quienes adquieren aquellos que se cuelgan en la correa y pueden trasladarlo a todos lados sin dificultad”, comentó Rosario Fuas, vendedora de este producto.
Otro de los negocios que también se puede hacer con esta cobertura de celulares es la de alquilar celulares para hacer llamadas y cuyo valor suele ser de S/. 0.50 el minuto.
Para este fin, las personas que se dedican a este trabajo suelen comprar un chip de S/. 8, con lo cual ganan S/. 0.10 por cada llamada.
“A veces las personas creen que este es un negocio recontra rentable, pero no es así, sobre todo si vendes en distritos como San Isidro o Miraflores, que son lugares donde la gente tiene el poder adquisitivo para ponerse saldo o comprar un celular postpago, ahí nosotros ganamos un cálculo de S/.10”, manifestó María quien está en este negocio desde hace dos años, pero que también se dedica al negocio del reciclaje para obtener ganancias adjuntas.

Asimismo contó que los lugares donde suele haber una mayor acogida para este negocio son los zonas populares como Abancay, el centro de Lima o las afueras de los centros comerciales como es el caso de Mega Plaza y Plaza San Miguel, donde se puede llegar a ganar diariamente hasta S/. 30.

Taxi combi
Uno de los principales problemas que afronta la población limeña es el tráfico, lo cual a la larga genera estrés y desesperación pues los carros suelen atascarse hasta por una hora.
Para este problema ha salido una solución y es la de los populares colectivos, es decir aquellos vehículos que por S/. 3 el pasaje puede llevarlo a usted y tres personas más –que también paguen esta suma– de Tacna hasta Chorrillos y viceversa.
“Esto nos da tranquilidad porque ya tenemos algo seguro y no tenemos que esperar a que alguien pare para hacerles un taxi. Los que tenemos un carro a gas invertimos hasta S/. 15 y podemos ganar en un día S/. 50. Ganaríamos más, pero ahora la competencia está presente”, manifestó José, uno de los conductores de este vehículo.
Pero ante la llegada de estos colectivos ha nacido otro trabajo y es el de los jaladores, aquellas personas que llaman a la gente para que se suban a este vehículo.

“Lo único que se gasta con este trabajo es la voz, porque sólo tienes que llamar a la gente y ya te estás ganando S/. 30 diarios”, comenta uno de los jaladores de la avenida Emancipación.

El mayor problema
Según comentan los trabajadores informales, uno de sus mayores problemas es el serenazgo de los diferentes distritos, pues aseguran que suelen quitarles su mercancía o exigirles una comisión para que no lo hagan.
“Yo vendo estuches y tengo que huir de los serenos porque vienen a cualquier hora y te quitan tus productos, luego te piden algo de S/. 230 por multa, lo cual no cubre el valor total de lo que vendemos”, asegura una comerciante de Javier Prado.

 

El dato
De acuerdo con el último informe del INEI, la población subempleada representaba entre el periodo de noviembre – diciembre del 2009 a enero del 2010 el 43,5% del total de la Población Económicamente Activa (PEA). 

Fuente: Diario expreso

Share:

Leave a reply