El crucero de misiles Moskva, buque insignia de Rusia en el mar Negro, resultó dañado: esto es lo que sabemos

0
59

(CNN Español) — La última vez que un crucero quedó fuera de combate en medio de una guerra fue en 1982, cuando el submarino británico HMS Conqueror hundió al crucero argentino ARA Belgrano durante la Guerra de las Malvinas. Murieron 323 marineros argentinos.

Ahora ha vuelto a pasar, pero en el contexto de la guerra en Ucrania: el crucero de misiles guiados Moskva, buque insignia de Rusia en el mar Negro, fue evacuado tras una explosión en sus depósitos de municiones y flota, vacío, tras los daños.

El Ministerio de Defensa de Rusia, citado por las agencias estatales TASS y RIA Novosti, informó que un incendio se desató en el Moskva, tras lo cual se produjo la explosión y la evacuación de su tripulación. El buque quedó gravemente dañado y se investigan las causas del incendio, dice el reporte.

Pero Maxim Marchenko, el administrador regional del estado de Odesa, dijo en una publicación en Telegram que las fuerzas ucranianas habían utilizado misiles de crucero Neptune para atacar Moskva.

El crucero de misiles guiados Moskva de la armada de Rusia navega en el Bósforo, en su camino hacia el mar Mediterráneo, en Estambul, el 18 de junio de 2021. (Crédito: Yoruk Isik/Reuters)

En tanto el Mando Operativo Sur de Ucrania afirmó este jueves que el Moskva había comenzado a hundirse tras ser alcanzado por misiles antibuque Neptune ucranianos.

publicidad

El Ministerio de Defensa ruso dijo este jueves, en cambio, que el Moskva «sigue a flote» y que se estaban tomando medidas para remolcarlo a puerto.

El secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, dijo a Brianna Keilar de CNN que «hubo una explosión» en el Moskva, pero que Estados Unidos no puede decir en este momento si el barco fue alcanzado por un misil.

¿Qué clase de buque es el Moskva y por qué es importante?

Se trata de un crucero de 186 metros de largo, con un desplazamiento de 11.490 toneladas y una tripulación de 500 hombres, armado con toda una gama de misiles antibuque —entre estos los P-500 Bazalt— y antiaéreos, así como también torpedos y cañones. Es el orgullo de la flota de Rusia en el mar Negro.

De diseño y construcción soviética, fue puesto en agua o botado en 1983 bajo el nombre Slava, rebautizado Moskva —como el río Moscova que atraviesa Moscú, la capital rusa— en 1995 y reacondicionado en 1998.

El Moskva es el orgullo de la flota rusa en el mar Negro. En la foto, simpatizantes prorrusos ondean banderas mientras dan la bienvenida al crucero en Sebastopol el 23 de agosto de 2008. (Crédito: VASILY BATANOV/AFP vía Getty Images)

El Moskva tiene dos buques gemelos en servicio, el Mariscal Ustinov y el Varyag, mientras que un cuarto —el Ukrayina, en manos de Ucrania— fue botado en 1990 pero nunca terminado, de acuerdo con Naval-Technology.com.

Los cruceros son buques de guerra de mayores dimensiones y capacidades que los destructores, de mayor presencia en las marinas del mundo, pero por debajo de los portaaviones.

Desde su reacondicionamiento, el Moskva se ha mantenido activo. En 2008 fue desplegado en el mar Negro durante la guerra entre Rusia y Georgia, y en 2014 participó del bloqueo de buques ucranianos durante la anexión rusa de Crimea, uno de los antecedentes del conflicto actual.

Mientras que en 2016 participó de una misión de apoyo a las fuerzas rusas en Siria, siendo desplegado en el mar Mediterráneo, señala Reuters.

Un golpe a la armada de Rusia

Analistas señalan que se trata de un duro golpe a la armada de Rusia y el orgullo nacional, en un contexto de reveses en la invasión de Ucrania lanzada en febrero, cualquiera que sea la razón del incendio que produjo la explosión.

Carl Schuster, capitán retirado de la Marina de EE.UU. y exdirector de operaciones en el Centro de Inteligencia Conjunta del Comando del Pacífico de Estados Unidos, dijo a CNN que «solo la pérdida de un submarino de misiles balísticos o el Kutznetsov (el único portaaviones de Rusia) infligiría un golpe más serio a la moral rusa y a la reputación de la marina entre el público ruso».

Policías cubanos vigilan mientras el crucero Moskva atraca en el puerto de La Habana, el 3 de agosto de 2013. (Crédito: ADALBERTO ROQUE/AFP via Getty Images)

Para Alessio Patalano, profesor de guerra y estrategia en el King’s College de Londres, «los barcos son grandes pedazos flotantes del territorio nacional, y cuando pierdes uno, un buque insignia nada menos, el mensaje político y simbólico —además de la pérdida militar— se destaca precisamente por eso».

Si se confirman los reportes del ataque ucraniano, se trataría además del primer uso militar del misil Neptune, desarrollado por Ucrania a partir del misil de crucero soviético KH-35. Un éxito así podría cambiar el comportamiento de la flota rusa en el mar Negro.

El Moskva fue también protagonista del incidente en la isla de las Serpientes a comienzos de la guerra, cuando los rusos se acercaron a la guarnición ucraniana en la isla, también conocida como Isla Zmiinyi, según Oleksiy Arestovych, asesor del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

Un oficial ruso dijo en ese momento: «Este es un buque de guerra militar. Este es un buque militar ruso. Les sugiero que dejen las armas y se rindan para evitar derramamiento de sangre y bajas innecesarias. De lo contrario, serán bombardeados».

Y un soldado ucraniano respondió: «Buque de guerra ruso, váyase a la m****».

Además, el Moskva es el segundo buque de guerra averiado durante la guerra, luego de que a fines de marzo Ucrania dijo que un ataque con misiles había destruido el Orsk —un barco de desembarco ruso— en el puerto de Berdiansk, sobre el mar de Azov.

Con información de Brad Lendon.