El corredor de los conflictos sociales en Cusco

0
107

La tregua lograda por el nuevo jefe del gabinete ministerial, Aníbal Torres, no es la primera que se consigue en el corredor minero del sur. Más bien, es la sexta en los primeros seis meses del actual Gobierno de Pedro Castillo, en el intento de resolver los permanentes conflictos sociales.

Aunque Torres consiguió reiniciar el diálogo y liberar la vía por la que la minera Las Bambas transporta sus minerales, el último domingo, la amenaza de que se vuelvan a encender los conflictos es constante, aún más con los antecedentes de treguas momentáneas e insostenibles.

Antes de Aníbal Torres, no pudieron solucionar el conflicto los expremier Guido Bellido y Mirtha Vásquez. La cronología de este cíclico conflicto data de 2018, cuando los caminos vecinales de Chumbivilcas se reclasificaron como vía nacional para ser parte del corredor minero del sur, sin consulta previa ni consentimiento de las comunidades cusqueñas, a través de la Resolución Ministerial N°372. Sin embargo, si nos remitimos al último año, la huelga comenzó el 23 de julio del año pasado, días antes de que Pedro Castillo asumiera su gobierno.

PUEDES VER: Ccapacmarca desbloquea corredor minero y da tregua de 45 días

Al asumir Bellido el premierato, llegó a caballo hasta la zona de Muyoq Orcco, donde prometió solucionar las demandas en 60 días. La primera tregua no duró ni dos semanas, los comuneros acusaron a Bellido de incumplir los plazos fijados para instalar las mesas de trabajo y no contestarles más las llamadas. Entonces decidieron reiniciar las protestas y Bellido tuvo que regresar a fines de agosto para calmar los ánimos de sus paisanos.

Tras idas y vueltas, Bellido dejó el cargo de premier y el conflicto sin solución. Mirtha Vásquez asumió la Presidencia del Consejo de Ministros en medio del bloqueo y, peor aún, con el anuncio del cese de operaciones de Las Bambas. En diciembre del año pasado logró una tregua humanitaria luego de una reunión virtual en el Gobierno Regional del Cusco, pero la comunidad de Collana persistió con la huelga y no se logró liberar la vía.

Vásquez consiguió una nueva tregua y el reinicio de las operaciones de la minera el 30 de diciembre del 2021. Sin embargo, ese día nació un nuevo conflicto. Seis comunidades abandonaron el diálogo al no estar de acuerdo con el acta. Ccapacmarca, Huascamba, Tahuay y Sayhua decidieron insistir en ser considerados de influencia directa de Las Bambas y que se derogue la RM N° 372, por eso bloquearon el corredor minero el 27 de enero de este año. Lo desbloquearon ayer, pero se desconoce cuánto soportará esta nueva tregua.

Retoman operaciones

Desde ayer el corredor minero está desbloqueado, pero el restablecimiento del traslado de concentrado de Las Bambas tardaría unos días. Por el momento ya empezó el traslado de personal y el abastecimiento de insumos. El secretario de los trabajadores de minera, Erick Ramos, espera que la solución sea sostenible y las operaciones de Las Bambas no vuelvan a detenerse.

Igualmente, el presidente de la Cámara de Comercio del Cusco, Edy Cuellar, dijo que espera que “no sea más de lo mismo”, pues la imagen de Cusco como destino de inversiones estaría afectada por los conflictos, además del perjuicio económico para el país. Resaltó que la respuesta de Torres haya sido más rápida que la de sus antecesores.

Otros conflictos

La comunidad de Collana, ubicada en el distrito de Velille (Chumbivilcas), también amenaza con bloquear el corredor minero. Según su presidente, Daniel Collque, si la PCM no atiende su reclamo, tendrán que tomar posesión de sus territorios (del corredor minero).

Asegura que sus demandas son diferentes porque su comunidad tiene más kilómetros por donde pasa Las Bambas.

PUEDES VER: Cusco: regidores del distrito de Santiago reciben amenazas

Discordia entre Cusco y Apurímac

A través de un pronunciamiento, el Gobierno Regional de Apurímac cuestionó severamente los acuerdos logrados entre la PCM y las comunidades cusqueñas de Ccapacmarca. “Rechazamos enérgicamente la pretensión de las cuatro comunidades de Ccapacmarca para ser zona de influencia directa del proyecto minero Las Bambas y expresamos nuestra preocupación ante las falsas expectativas que genera la PCM al no precisar que dicho pedido no se ajusta al marco jurídico de la Ley del Canon y Regalías Mineras”, dice el documento.

Pidió a la PCM una reunión con las autoridades apurimeñas para escuchar su posición frente al conflicto social.