DIARIO EL COMERCIO: Dañan zona arqueológica de Pisquillo en Aucallama

0
1100
Arqueólogos del proyecto Pisquillo-Las Shicras denuncian que se han perdido tumbas de casi 2.000 años de antigüedad
Foto: Referencial

 

VER VIDEO

Desde el 2006, un grupo de arqueólogos del proyecto Pisquillo-Las Shicras investigan vestigios del valle de Huaral. En este tiempo revelaron algunas estructuras de la cultura Chancay que datan del año 2900 a.C., la misma época en la que floreció la ciudad de Caral (Supe, Barranca). Es decir, tienen una antigüedad de casi 5.000 años.

Pero ahora el trabajo de siete años se ha visto interrumpido por el constante tránsito de vehículos pesados para preparar campos agrícolas en una zona muy cercana al proyecto.

Según el arqueólogo Walter Tosso, jefe del proyecto, las paredes del palacio ceremonial y algunas otras estructuras funerarias hechas de adobe se están deteriorando por el paso de la maquinaria.

En la zona arqueológica donde confluyen varias culturas se pueden ver vestigios de la cultura Lima (100-650 d.C.) y una completa ciudadela chancay (1000-1450 d.C.), con lo que serían plazas públicas, barrios diferenciados, un centro de sacrificios y un cementerio, que han sido saqueados durante décadas por huaqueros.

El área dañada, alrededor de cinco hectáreas, está en plena zona de entierros Chancay y, además, fue cercada para realizar pozos de agua destruyendo fardos funerarios, textiles y cerámicos hallados en el lugar.

El proyecto arqueológico ya había denunciado un daño similar en agosto del 2013. El proceso se encuentra judicializado. Según Tosso, la denuncia fue hecha contra un anterior propietario y ahora el terreno destruido figura a nombre del abogado Hugo Choque.

A inicios de año, la Municipalidad de Aucallama acordó generar un proyecto de puesta en valor del sitio arqueológico Pisquillo para convertirlo en el ícono cultural y turístico de la provincia de Huaral.

César Balcázar Labrín, alcalde distrital de Aucallama, considera que se debe detener la destrucción de la zona arqueológica para promover un circuito turístico en el norte de Lima y así favorecer a los pobladores asentados cerca del proyecto. Pero, no toma acciones.

SE DEFIENDEN
El Comercio
 intentó comunicarse con Hugo Choque, pero su representante, María Muñoz, señaló que estaba de viaje. Sin embargo, aseguró que los trabajos en la zona se encontraban en regla. “Nosotros denunciaremos al proyecto arqueológico por invadir propiedad privada”, enfatizó.

Fuente: Diario El Comercio