Diario el Comercio: Congresista Elard Melgar y Ministro de Transporte vinculados con empresas proveedoras de papilla en el PRONAA – Huaral.pe
Noticias de Huaral

Diario el Comercio: Congresista Elard Melgar y Ministro de Transporte vinculados con empresas proveedoras de papilla en el PRONAA

INFOGRAFÍAS
Empresas ‘caseritas’ de las papillas
Evolución del presupuesto del Pronaa

FABIOLA TORRES
Unidad de Investigación

El Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa), el organismo del Estado que gasta 500 millones de soles anuales en alimentos con los que se intenta paliar la desnutrición de los peruanos más pobres, ha pasado por tres reformas desde su creación en 1992, pero ninguna ha resuelto uno de sus más graves problemas: el deficiente esquema de compras que no garantiza la calidad ni la entrega oportuna de los productos, y en el que siempre gana un grupo de empresas que controla las ventas de los principales insumos.

El pasado 14 de setiembre, (una semana antes de la muerte de cinco niños por el consumo de alimentos contaminados del Pronaa en Cajamarca), la propia ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aida García Naranjo, denunció que “algunos proveedores del programa, valiéndose de ciertas tácticas, buscan ser las únicas empresas que ganan las licitaciones de alimentos”. Sin embargo, nunca volvió ni quiere hoy hablar más del tema.

El Comercio ha identificado las distorsiones del esquema comercial del Pronaa y las compañías que acaparan todos los años las más jugosas licitaciones del programa que debe asistir a más de cuatro millones de personas en riesgo nutricional.

Entre ellas figuran Alimentos Procesados S.A. (Alprosa), empresa vinculada alministro de Transportes y ComunicacionesCarlos Paredes Rodríguez, quien fue su gerente general desde 1990 hasta dos días antes de jurar el cargo; e Inmelva S.A.C., que hasta hace 8 meses fue de propiedad del congresistaElard Melgar Valdez (Fuerza 2011) y sus hermanos.

La familia del legislador encontró un rentable negocio en la venta de este alimento al Estado, pues creó otras dos empresas para participar en las licitaciones en los últimos años: Corporación Melgar S.A. (2002) e Industrias Santa Ángela E.I.R.L (2005).

Las compañías relacionadas al ministro y al congresista aparecen en la base de datos del Sistema Electrónico de Adquisiciones y Contrataciones (SEACE) como principales proveedoras de papilla (alimento dirigido a los niños menores de tres años) del Pronaa, pese a que han estado envueltas en controversias por la calidad de sus insumos.

En la lista de principales proveedores del Pronaa hay otras ocho empresas ‘caseritas’ que ganan todos los años las compras de azúcar, conserva de pescado, aceite, leche endulzada y pasteurizada, cuyos controvertidos dueños y millonarias licitaciones aparecerán en la segunda parte de esta investigación periodística.

UN MAL COMPRADOR
Informes de la Contraloría General de la República, la Dirección de Presupuesto del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), realizados en los últimos cuatro años, concluyen que el Pronaa funciona como un comprador con poca capacidad de negociación para conseguir buenos productos y a precios competitivos pese a que adquiere grandes volúmenes de alimentos.

Así, el costo promedio por kilo de los alimentos distribuidos por el Pronaa se incrementó de S/. 3.17 en el 2005 a S/. 3.23 en el 2006 y a S/. 3.56 en el 2007, según la única auditoría del programa hecha por la Contraloría, que recién en diciembre próximo concluirá su evaluación del Pronaa 2008-2010.

Además, uno de los problemas advertidos por el MEF son las constantes impugnaciones a los procesos de compra, lo que genera que se anulen o declaren desiertos y se vuelva a licitar. Esta situación eleva los riesgos de que los beneficiarios no reciban en forma oportuna las raciones del programa.

Lo más grave que el MEF identificó es que hay “motivaciones perversas” en las impugnaciones, pues lo que buscan y logran los postores es que, cuando se vuelve a licitar el producto, se incrementa en 10% su precio base de referencia.

Incluso, la propia ley de compras especiales del Pronaa (la Ley 27060 para la compra directa de alimentos a pequeños productores locales en provincias) apunta más a asegurar las ventas de los productores que a combatir el hambre de los pobres.

El próximo año, la ministra García Naranjo transferirá el Pronaa al recientemente creado Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) encabezado por Carolina Trivelli. Sin embargo, hoy llama la atención el silencio de García Naranjo sobre el distorsionado esquema comercial del programa. El Comerciosolicitó durante más de dos semanas una entrevista a la ministra y al viceministro de Desarrollo Social, Eduardo Ballón, a quien se le encargó la reestructuración del Pronaa, pero sus voceros indicaron que no estaban disponibles.

LA RENTABLE PAPILLA
En Lima, la sede central, se realizan las licitaciones de los alimentos con mayores volúmenes y montos del presupuesto, entre los que está la papilla. En el SEACE, entre el 2005 y febrero de este año, aparecen 178 procesos de compra de este alimento por S/.596’836.598. Alprosa, la empresa que dirigió por más de veinte años el ministro Paredes, ganó 63 licitaciones que sumaron más de 170 millones de soles.

Dicha compañía encabeza las ventas de papilla, pero arrastra una tensa relación con el Estado por acusaciones de adulteración de sus insumos y boicot de los procesos de compra. En el 2000 el Fondo de Compensación y Desarrollo Social (Foncodes), que entonces se encargaba de la compra de alimentos, vetó a Alprosa por cinco años de la lista de proveedores, tras denunciarla por adulteración de insumos.

Empero, la empresa salió bien librada del caso luego de que la Corte Superior de Lima declaró viciadas las pruebas en el 2002. Hace dos semanas, en respuesta a los cuestionamientos que sobre este tema le hicieron algunos congresistas, el ministro Carlos Paredes, a través del Oficio 2389-2011-MTC/01, respondió que Alprosa ganó el juicio al Estado, pero en ese documento no mencionó otros problemas que la empresa ha tenido con el Pronaa en los últimos dos años. En el 2009 el propio Pronaa la acusó de retardar un proceso de compra de papilla por S/.101 millones y pretender, además, que se incrementaran los precios referenciales del producto. Al año siguiente, Alprosa intentó impugnar otra licitación de papilla por S/.72 millones debido a que fue descalificada como postor por errores en la consignación de sus fichas.

Consultado por estos hechos, el ministro Paredes respondió por escrito lo siguiente: “Desconozco que el Pronaa haya hecho público algún cuestionamiento a Alprosa, mucho menos que haya emitido algún comunicado en ese sentido”. Paredes negó que Alprosa, la empresa de la que asegura nunca haber sido accionista, sino desempeñado el cargo de gerente general, haya tenido una tensa relación con el Pronaa.

Mientras, las empresas del congresista Elard Melgar y su familia ganaron más de 28 millones de soles en 15 licitaciones realizadas solo en los últimos tres años. Pero Inmelva S.A.C. también ha estado sujeta a denuncias. En el 2002 el Instituto Nacional de Salud (INS) detectó que sus insumos no eran los requeridos y, además, había recibido un exceso de adelanto de pago por la venta de papilla.

Existen otras seis denuncias por la calidad de sus insumos que el congresista Melgar asegura se trataron de equivocaciones.

De los informes revisados por este Diario se desprende que, debido a la ausencia de un organismo fiscalizador eficaz y al actual sistema de compras, el dinero para los alimentos de los más pobres se gasta mal. Y la contraloría audita con demasiado retraso.

EN PUNTOS
Se despidió a 48 trabajadores
Entre el 2008 y el 2010, el Pronaa despidió a 48 trabajadores por faltas graves (pagos indebidos, alimentos que nunca fueron entregados a los beneficiarios y venta de información confidencial). El Ministerio Público investiga a Fernando Soto Alpiste, quien fue especialista del programa en proyectos nutricionales, por vender datos confidenciales a proveedores de papilla.

El Pronaa carece de procedimientos para el control de calidad de los alimentos durante su etapa de distribución. Muchos postores critican la falta de profesionalismo de las evaluaciones del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (Cenan).

Cuando los proveedores no cumplen su contrato (no entrega, entrega parcial o tardía de productos), las sanciones son leves y pueden seguir participando en licitaciones.

ADEMAS
Sepa quiénes están detrás de las millonarias licitaciones de los productos del pronaa.

Share:

Leave a reply

+ +