Desvelan ruinas del Perú y sus misterios en 3D

0
1141

Las ruinas del poblado indígena Mawchu Llacta en Perú fueron el lugar seleccionado por investigadores estadounidenses para probar un drone que realizará un estudio cartográfico en tres dimensiones de un yacimiento arqueológico en tan solo minutos.

Este mes deberían terminar las pruebas en las ruinas ubicadas a 4.100 metros sobre el nivel del mar de este pequeño aparato aéreo no tripulado, que cabe en una mochila, y que podría tener otros usos civiles como recopilación de datos agrícolas o del calentamiento global, indicaron a la AFP los investigadores.

«Mawchu Llacta, con un trazado y una arquitectura excepcionalmente bien conservados, nos brinda un caso de estudio ideal», señalaron en un correo electrónico a la AFP los autores del proyecto, el antropólogo Steven Wernke y la ingeniera Julie Adams, ambos de la universidad Vanderbilt de Tennessee.

«La región andina en general es una zona excelente para probar aplicaciones de aparatos no tripulados en la arqueología», toda vez que alberga ruinas en «la superárida costa pacífica», en zonas de montaña y «en las selvas tropicales más húmedas del mundo», indicaron.

Los investigadores quieren realizar pruebas en todos esos ambientes.

El sistema combina el drone, llamado Skate, con software desarrollados por la universidad para la recolección y procesamiento de los datos de manera veloz, todo esto con la intención de que tenga un bajo costo y sea de fácil uso.

Realizar un estudio cartográfico en dos dimensiones de Mawchu Llacta, un pueblo creado alrededor de 1570 por los españoles en los albores de la colonia para cristianizar a los incas, en lo que hoy es el departamento de Arequipa (sur), le podría tomar a un equipo arqueológico varios años.

Con el drone, «podemos volar sobre el yacimiento y tomar las imágenes requeridas en unos 10 minutos» en estas apartadas ruinas, se congratularon los científicos, en el correo electrónico conjunto.

La elección de Mawchu Llacta como conejillo de indias es especialmente emocionante, toda vez que existe poca información sobre estos pueblos llamados de «reducción», donde los españoles reubicaron a hasta 1,5 millones de indígenas con la intención de cristianizarlos y apaciguarlos, indican.

«Pese a la enorme escala de esa reubicación, poco se conoce de estos pueblos, cómo fueron construidos y cómo las comunidades indígenas los adaptaron y los hicieron suyos». Este proyecto «proporciona medios tangibles para entender esos procesos», aseveraron.

Wernke, quien estuvo en Perú hasta comienzos de esta semana, ha realizado desde julio varios vuelos de prueba del drone, para lo cual contó con el apoyo de los habitantes del poblado de Tuti, a 45 minutos a pie de las ruinas.

Este sistema abre la posibilidad de realizar estudios cartográficos en tres dimensiones de diversas ruinas a nivel mundial, lo que permitiría tener un importante archivo digital mientras se acelera la destrucción y saqueo de yacimientos arqueológicos, estimaron los investigadores.

Además, si es exitosa esta tecnología podría servir para realizar mapas de cultivos, controlar zonas deforestadas o incluso podría ser una herramienta útil para equipos de rescate en zonas de desastres.

Hasta los momentos, los drones han sido utilizados principalmente con fines militares.

Pero los investigadores ven el potencial de democratizar su uso, como por ejemplo dando «más poder a las comunidades locales» e indígenas, que podrían realizar mapas de sus territorios y evitar «invasiones» en sus dominios de proyectos mineros o de tala de árboles, estimaron los investigadores.

«A medida que los drones se vuelven más económicos y omnipresentes, serán cada vez menos monopolio del poder estatal. Este proyecto es parte de ese proceso, ya que pone a punto un código fuente abierto y gratis para volarlos y capturar imágenes», agregaron.