Cuidado al consumir alimentos frente al televisor

0
312

Si piensa que utilizar la televisión como aliado para lograr que niños y adolescentes coman es una buena idea, se equivoca. Un estudio realizado por la Universidad de Illinois – EE.UU., asegura que la ingesta ante la pantalla chica, en el sofá de la sala o en la mesa, favorece el incremento de la cantidad de comida y la reducción de su calidad.

Se trata de un recurso tramposo que reduce la alimentación a un papel secundario y fomenta hábitos poco saludables. La evidencia científica asegura que tener la costumbre de comer delante de la televisión, se haga en un sofá o en una silla, en la cocina o en la sala, conduce a la elección de alimentos menos saludables y a la ingesta de mayores cantidades.

«Alimentarse de manera inconsciente, mientras se presta poca atención y poco gusto por la actividad en sí, lleva a los niños y adolescentes a comer más y peor. Es más sano y más sabroso no compatibilizar la comida con la televisión. Alimentarse es algo serio a lo que conviene prestar toda la atención», señaló Brian Wansink, doctor del Departamento de Marketing y Ciencia Nutricional de la Universidad de Illinois.

El experto incide en que alimentarse de manera inconsciente puede desencadenar el sedentarismo y por ende la obesidad y el sobrepeso.»Comer sano, es consecuencia de una buena educación y de cumplir con una serie de normas; desterrar la televisión mientras se come es una de las más básicas», concluyó.