Covid-19: científico peruano diseñará prueba para identificar subvariantes de ómicron

0
54

07:00 | Lima, feb. 15.

Por Sofía Pichihua

Su interés por la ciencia empezó en casa y creció en las clases de biología del colegio y en las horas que invertía revisando el diccionario o leyendo libros de anatomía. Hoy, el ingeniero biotecnólogo José Luis Málaga Granda -becado como estudiante de doctorado en la Universidad de Tohoku (Japón)- trabaja en el diseño de una nueva prueba molecular rápida que permita diagnosticar covid-19 e identificar las subvariantes del ómicron, que están causando la mayor cantidad de contagios en el mundo.

El científico arequipeño José Luis Málaga Granda, hijo de un médico veterinario y una trabajadora social, contó a la agencia Andina que se vio influenciado por sus padres para seguir el camino de la investigación.  

“Nació en mí esa vocación por aprender y compartir lo que sé. Y eso es característico de un científico. Primero tiene una vocación por saber, mejorar y encontrar una solución a un problema y, por último, compartir lo que sabe”, dijo Málaga, quien fue ganador del programa de becas del Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología del Japón (MEXT).

Esto último es lo que le está costando más trabajo, confesó. Desde inicios de la pandemia, Málaga se sumó a la ardua labor de la comunidad científica en la búsqueda de encontrar nuevos métodos -más económicos y rápidos- para diagnosticar covid-19 para el control de la enfermedad.

Es por ello que desarrolló una prueba molecular rápida que facilita el diagnóstico de covid-19. Y en los próximos meses espera publicar la investigación en una destacada revista científica. 

El método no solo ha sido probado en el Laboratorio de Virología de la Universidad de Tohoku, también -en colaboración con la doctora Mónica Pajuelo, investigadora de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH)- se tuvieron resultados exitosos en el Perú.  

Paralelamente, el equipo de investigación de la UPCH trabaja en la fabricación local de los reactivos necesarios para estas pruebas, lo que abarataría aún más los costos de su futura fabricación.
ucsm-cientifico-marianista-integra-equipo-que-diseno-nuevo-sistema-de-diagnostico-del-covid-19

Tras la publicación del paper, el ingeniero peruano -egresado de la Universidad Católica de Santa María, en Arequipa- espera continuar con la línea de investigación sobre la detección de enfermedades infecciosas.

Sin embargo, este no es el único reto trazado en su estancia en Japón. El ingeniero biotecnólogo José Luis Málaga también trabaja en el desarrollo de una prueba molecular rápida que permita identificar subvariantes de ómicron.

Subvariantes de ómicron

A la fecha, en el mundo, se reconocen cuatro linajes descendientes de ómicron, denominados BA.1, BA.1.1, BA.2 y BA.3, de los cuales, BA.1 es -hasta el momento- el más frecuente en la base de datos internacional GISAID. 

En el Perú, el Instituto Nacional de Salud (INS) y la UPCH identificaron tres casos correspondientes al linaje descendiente BA.2. Según el INS, su presencia se ha incrementado rápidamente en muchos países europeos y se piensa que podría reemplazar gradualmente a los otros linajes descendientes, puesto que se considera ligeramente más transmisible que el linaje original de ómicron.

Hasta el 11 de febrero, se han secuenciado 1550 genomas de ómicron desde su detección en el país a mediados de diciembre de 2021. 

Si bien, por el momento, se desconoce si BA.2 representa un mayor riesgo frente a la variante ómicron, su identificación permitirá acelerar las decisiones en materia de salud pública. 

¿Por qué es necesario identificar las subvariantes?

En el mundo aún no hay pruebas rápidas en uso que faciliten la identificación de las subvariantes de ómicron.

El científico peruano señaló que para detectar las subvariantes se debe mantener la vigilancia genómica a través de métodos de secuenciamiento. Sin embargo, a pesar de ser necesario, este proceso presenta limitaciones como la necesidad de un laboratorio equipado con la tecnología necesaria, además de que el proceso de secuenciamiento toma mayor tiempo. El tiempo puede pasar de los 4 a 7 días (con secuenciamiento NGS) a 35 minutos (con una prueba rápida)», dijo. 

Además, otra ventaja de esta nueva investigación es que, de ser exitosa la metodología para la prueba rápida, se podrían diseñar otros mecanismos de diagnóstico para nuevas variantes. Si los resultados son positivos, también se podría extender a otras enfermedades infecciosas, sostuvo Málaga.

Para esta investigación, el ingeniero biotecnólogo peruano estima que habrá una nueva colaboración con la UPCH, además de las pruebas de laboratorio que realizará en Japón. 

Más en Andina:

(FIN) SPV

Publicado: 16/2/2022

Loading…