Conoce los secretos de los auxiliares de vuelo para sacar el mayor provecho a tu viaje en avión

0
38

(CNN) — Parece que el caos de los viajes del verano boreal acaba de remitir, pero la temporada de viajes de Navidad ya está a la vuelta de la esquina.

Más de cuatro millones de estadounidenses se disponen a volar para celebrar el Día de Acción de Gracias en EE.UU., lo que supone el inicio de uno de los periodos más intensos del año en lo que a viajes se refiere.

Navegar por el mundo de los aeropuertos y los aviones en estas fechas puede ser estresante, pero si hay alguien experto en viajes durante festividades, son los auxiliares de vuelo.

Intrigada por conocer sus consejos y trucos, CNN Travel habló con dos auxiliares de vuelo veteranos, el británico Kris Major y la estadounidense Allie Malis, para conocer sus opiniones sobre algunas de las cuestiones clave de los viajes.

¿Cuál es la mejor hora para volar?

Algunos destinos ofrecen varios vuelos a lo largo del día, así que ¿es mejor ir temprano o dejarlo para más tarde? Malis vota por viajar en el primer vuelo de la mañana cuando hace viajes personales.

«Ese es mi truco», dice. «No sé si debería avisarle a todo el mundo. O me van a quitar todos los vuelos de la mañana».

publicidad

La lógica de Malis es que es menos probable que el tiempo interrumpa los vuelos a primera hora, incluso si hubo retrasos el día anterior, el sistema suele haberse restablecido durante la noche.

En lo que respecta a los viajes vacacionales, Malis, que también es representante de asuntos gubernamentales de la Asociación de Auxiliares de Vuelo Profesionales, sindicato que representa a la tripulación de American Airlines, sugiere dejar algo de tiempo libre si se puede.

Por ejemplo, volar el día antes de Nochebuena, en lugar del 24, le da un poco de margen.

¿Qué puedo hacer si mi vuelo se retrasa?

viajeros tips consejos auxiliares vuelo

Viajeros en el Aeropuerto Internacional de Denver el 22 de noviembre de 2022. 4,5 millones de estadounidenses viajarán en avión durante las vacaciones de Acción de Gracias. Crédito: Scott Olson/Getty Images

Los retrasos ocurren y Malis recuerda a los pasajeros que los auxiliares de vuelo y los pasajeros están «en el mismo equipo».

Por su parte, Major, que ha trabajado en trayectos largos y cortos a lo largo de su carrera, y que también preside el Comité Mixto de Tripulación Aérea de la Federación Europea de Trabajadores del Transporte, que representa a los auxiliares de vuelo y pilotos europeos, comparte esta opinión.

«Si no podemos ir, no podemos ir», dice. «Haremos todo lo que esté en nuestro alcance para ir, porque nos interesa».

Y en contra de lo que algunos pasajeros podrían pensar, los auxiliares de vuelo no ocultan información a los pasajeros. «No tiene sentido», dice Major.

Así que si estás sentado en un vuelo retrasado, estresado por las conexiones perdidas, no dudes en pedir a tu auxiliar de vuelo toda la información posible. Major dice que dirigirá a los pasajeros al mostrador adecuado para volver a reservar un vuelo, y les hará saber «las preguntas que deben hacer».

¿Cómo vencer el jet lag?

Si vas a cruzar zonas horarias, Major es un gran partidario de tomar una siesta a la llegada, con una advertencia: que sea corta y que te quedes despierto hasta que caiga la noche.

«No te acuestes y duermas hasta el final del día, porque te quedas en tu propio horario y no ayudas a tu propio reloj corporal a reajustar tu ritmo circadiano», dice.

Dicho esto, a veces los auxiliares de vuelo solo están en un destino durante 24 horas. Si ese es el caso, Major dice que suelen permanecer en su zona horaria de origen. Y Malis considera que a algunos viajeros les puede resultar útil durante las vacaciones.

«Puede que solo estés viajando por unos días, y tendrás jet lag al adaptarte a la nueva zona horaria y también tendrás jet lag al volver unos días después, así que permanecer en tu zona horaria de origen puede ser útil», dice.

Malis también subraya la importancia de «hidratarse, comer alimentos nutritivos y hacer ejercicio». Y «estar en sintonía con tu cuerpo lo mejor que puedas».

«Realmente la única forma en que he llegado hasta aquí en mi carrera como auxiliar de vuelo, es priorizando el descanso», afirma.

«Estar cansado puede afectar a todo, las vacaciones pueden ser estresantes, así que date la mejor oportunidad de descansar adecuadamente para disfrutar de las fiestas de la manera más positiva y festiva».

¿Alguna vez suben de categoría a los pasajeros a bordo?

Es el escenario con el que sueñan la mayoría de los pasajeros, ser cambiados de su ajustado asiento en la cabina de turista a algo más lujoso.

Malis explica que los ascensos de categoría se producen en tierra, no a bordo, pero hay excepciones y a veces un agente de tierra avisa a los auxiliares de vuelo que ciertos viajeros pueden recibir una mejora.

«Pero hay una lista», dice. «Y hay un método detrás, la forma en que la lista está ordenada y priorizada».

A veces, los auxiliares de vuelo también mueven a los pasajeros para que las familias puedan sentarse juntas, o para resolver una situación de duplicación de asientos.

Pero una vez que el vuelo está en el aire, los pasajeros solo se cambian de sitio en situaciones excepcionales, como si un pasajero está incomodando a otro.

¿Pueden los pasajeros intercambiar sus asientos?

«Si un pasajero quiere pedírselo a otro, no podemos impedirlo», dice Major, que afirma que, según su experiencia, los viajeros suelen estar encantados de cambiar de asiento para permitir que los padres se sienten con sus hijos.

Los auxiliares de vuelo apoyan este tipo de cambios, pero intentan no interferir a menos que haya problemas.

«Nos interesa tener reunida a la gente, porque no queremos que la gente se separe», dice.

Malis dice que también se esfuerza por asegurarse de que padres e hijos estén juntos, pero sugiere que estas situaciones se resuelvan antes de embarcar, de ser posible.

«Nos presiona mucho pedir favores a los pasajeros para que se cambien de asiento y es una parte del vuelo muy sensible al tiempo cuando estamos embarcando», asegura.

Los cambios de asiento también pueden ser polémicos si se trasladan a una zona del avión en la que otros pasajeros han pagado más por sentarse allí.

«Desde un punto de vista práctico, lo entiendo… Si tienes tres personas apretujadas en un asiento y una fila vacía allí arriba, ¿no debería todo el mundo poder separarse? Es un placer cuando el vuelo te lo permite», dice Malis. «Pero también respetar que hay gente que ha pagado un extra por estar ahí y que alguien no lo ha hecho y eso es injusto».

Malis también cree que es un poco irónico que las filas de salida de emergencia se comercialicen a veces como asientos premium, con una bebida gratis incluida.

«La gente a la que se le pide que esté dispuesta y sea capaz de ayudar en caso de emergencia es quizá más probable que se tome un par de copas si está sentada allí. Pero así es, así se comercializan esos asientos», dice Malis. «Por suerte, no tenemos muchas evacuaciones de emergencia».

¿Quién tiene derecho al reposabrazos del medio?

Major describe en broma la lucha por el reposabrazos del medio como una «pelea brutal», pero se inclina firmemente por la posición de que la persona del medio debe tomarlo.

Malis está de acuerdo: «No está escrito en ningún sitio, que yo sepa, pero creo que la cortesía tácita es que la persona del asiento central, del asiento del medio, se queda con el reposabrazos».

¿Las persianas de las ventanas deben permanecer cerradas o abiertas?

Algunas personas las quieren subidas, otras las quieren bajadas. Major dice que las persianas de las ventanas pueden ser un tema polémico, especialmente en los vuelos de larga distancia, pero la respuesta suele ser bastante clara.

«Si es un vuelo nocturno, ciérralas», dice Major. «Con que una sola persona abra las persianas, la luz entra y mantiene a la gente despierta y puede tener realmente un impacto en la gente. Pero hay que entenderlo: la gente quiere mirar hacia abajo. Si estás volando sobre el Himalaya, quieres echar un vistazo al Monte Everest. ¿Por qué no?».

Las persianas también tienen que estar abiertas a la llegada debido a las normas de seguridad, para molestia de algunos pasajeros adormecidos. Major dice que si los viajeros se resisten, intentará explicarles que la tripulación necesita poder ver hacia fuera para adaptarse a la luz en caso de que haya algún problema.

«Creo que la gente acepta mucho mejor una explicación que una orden», afirma. «Una explicación… da algo de respeto mutuo».

¿Cómo soportan estar de pie todo el día?

auxiliar vuelo secretos recomendaciones

Trabajar como auxiliar de vuelo implica caminar y estar de pie muchas veces. Crédito: Matt Hunt/SOPA Images/LightRocket/Getty Images

Trabajar como auxiliar de vuelo es un trabajo físicamente exigente. En los vuelos de larga o corta distancia, se puede estar de pie durante horas.

«Llevo plantillas en los zapatos», dice Major, y añade que es más difícil para sus compañeras, que a veces deben llevar tacones.

Aquellos que pueden, eligen los zapatos más cómodos posibles, indica Major, que afirma que los Doc Martens son una opción popular.

Malis dice que los tacones altos «definitivamente añaden una tensión extra a nuestros pies», pero algunas auxiliares de vuelo se cambian los zapatos a bordo por algo más cómodo.

«Es un trabajo en el que hay que dar buenos pasos. Creo que estar de pie es casi tan agotador como caminar, puede ser duro para la parte baja de la espalda», dice.

¿Qué hacen en los tiempos muertos de los vuelos?

Los vuelos de larga distancia incluyen períodos de descanso estructurados para la tripulación de cabina. Los auxiliares de vuelo se retiran a una zona separada del avión durante este tiempo de inactividad. Las instalaciones varían según la aerolínea, la ruta y el avión.

«Algunas tienen camas, otras son simplemente asientos cómodos en lugares remotos del avión», dice Major. «Las facilidades que ofrezcan dependerán del tiempo de descanso que debas tener, y en función de eso podrás trabajar».

Aun así, no siempre es fácil dormir en un avión, incluso si eres auxiliar de vuelo y necesitas recargar energías antes de volver al trabajo.

«Conozco a tripulantes que no lo hacen, y leen un libro o ven una película en su iPad o algo así», afirma Major.

Major dice que los auxiliares de vuelo que trabajan en compañías de bajo costo a veces tienen más tiempo de inactividad a bordo, ya que no sirven mucha comida ni bebida. Los tripulantes de cabina pueden intentar aprovechar al máximo esas pausas.

«Mucha gente hace cursos de formación superior, aprovechan los tiempos muertos en hoteles y lugares así, e incluso en los vuelos, para hacer el trabajo», explica.

Malis dice que rara vez tiene tiempo para sí misma en sus vuelos nacionales a Estados Unidos. Si lo tiene, come un bocadillo rápido para recargar energía.

¿Comen y beben lo mismo que los pasajeros?

Malis y Major afirman que los auxiliares de vuelo pueden comer y beber las ofertas culinarias de las aerolíneas, pero pueden optar por no hacerlo.

«Las opciones del avión no siempre son los alimentos que me van a mantener más alerta», asegura Malis, que afirma que suele llevar bocadillos ligeros como hummus, manzanas y palomitas.

«Diré que bebo mucho café en el avión, pero suelo llevar el mío propio, al menos uno de camino al trabajo o en el aeropuerto que sea un poco más fuerte, y lo bebo a sorbos durante toda la mañana».

Major dice que evita los alimentos que puedan hacerle sentir hinchado. Su principal objetivo es beber mucha agua a bordo.

«Siempre encontrarás que la tripulación tiene una botella de agua y una bebida caliente en algún lugar, tendrán un té o un café».

Major dice que algunos auxiliares también traen su propia comida a bordo, a menudo debido a requisitos dietéticos, pero su aerolínea no permite a la tripulación calentar comida de casa en los hornos de a bordo.

Malis afirma que, en teoría, su aerolínea permite que los auxiliares de vuelo calienten la comida que traen de casa, pero hay que llevar el recipiente adecuado y los hornos pueden ser imprevisibles cuando se trata de conseguir la temperatura adecuada.

En los vuelos durante las temporadas festivas, Malis dice que algunos miembros de la tripulación pueden ser creativos, trayendo comida para añadir al ambiente festivo y «para animar a la tripulación si se están perdiendo de pasar el día con su familia».

«Hay algunas cositas muy ingeniosas que los auxiliares de vuelo pueden hacer en la cocina», añade. «Pero en su mayor parte, no hay mucho tiempo para ello. La mayoría de los auxiliares de vuelo tratan de encontrar cualquier momento libre para comer algo y seguir adelante en algunos de estos días maratónicos».

¿Cómo ayudan a los pasajeros nerviosos?

consejos viajes

Volar puede ser una experiencia que afecta los nervios, sobre todo en los vuelos con mucho tráfico. En la foto: viajeros esperando en el aeropuerto internacional Newark Liberty el 22 de noviembre de 2022. Crédito: Spencer Platt/Getty Images

Para algunos pasajeros, es el hecho de no tener el control. Otros viajeros odian los ruidos no identificados que ponen banda sonora al vuelo.

«Cuando encuentro a alguien que tiene miedo a volar, intento averiguar qué hay detrás», dice Major. «Si puedes hablar con la gente y averiguar por qué tiene miedo, entonces puedes aliviar sus temores, porque las posibilidades de que algo mecánico cree una situación en la que el avión se estrelle… son más que remotas».

A algunas personas les resulta útil aprender más sobre la mecánica y la logística. Otros pasajeros solo necesitan distraerse, y hablar con los auxiliares de vuelo puede ayudarles.

«La tripulación, eso depende de sus habilidades para averiguar qué es lo que necesita esa persona para superar el vuelo», afirma Major.

Si Major habla con un pasajero ansioso antes de que el avión despegue, también hay otro aspecto en juego: los auxiliares de vuelo quieren evitar que alguien decida bajar del avión en el último momento, lo que podría retrasar el vuelo y hacer que el avión pierda su espacio de despegue.

Major y su equipo tienen que decidir lo antes posible si el pasajero puede volar ese día.

«Eso, de nuevo, se reduce a las habilidades de la tripulación», dice Major, que siempre se esforzará por mantener la calma en esos momentos. «No quiero que los pasajeros piensen que mi principal preocupación es: ‘¿Vas a retrasar que cierre las puertas y ponga esto en el aire?».

Malis aconseja que los pasajeros ansiosos se lo hagan saber a la tripulación. Si un auxiliar sabe que un pasajero está nervioso, tratará de vigilarlo durante todo el vuelo. Recomienda técnicas de respiración, y también aconseja llevar un libro que te atrape o perderte en un programa de televisión o una película.

Major también aconseja llevar un iPad, libros para colorear o juguetes para entretener a los niños y mantenerlos lo más tranquilos posible durante el vuelo.

¿Les preocupan las turbulencias?

Cuando trabaja en un vuelo, Malis ve las turbulencias como «más bien una molestia e inconveniente».

«Pero es un poco gracioso, cuando soy un pasajero y me encuentro con turbulencias, me siento como cualquier otro pasajero, lo que no tiene ningún sentido. Siempre estoy como: ‘¿Qué fue ese golpe? ¿Está todo bien?»

Es un recordatorio de que un vuelo turbulento no es agradable para nadie… aunque normalmente no sea nada de lo que preocuparse.

¿Qué hacer en una situación médica a bordo?

Major dice que la forma en que la tripulación aborda una situación médica a bordo depende de varios factores, como la naturaleza de la situación y las preferencias de la tripulación.

Por lo general, no opta por la clásica llamada «¿hay un médico a bordo?».

«En el Reino Unido, la mayoría de las tripulaciones no piden un médico, sino que lo hacen ellos mismos. No queremos que intervenga alguien que no conozca nuestro entorno».

Los auxiliares de vuelo cuentan con material médico a bordo en caso de emergencia, aunque solo pueden administrar ciertos medicamentos bajo la dirección de una llamada de radio a tierra.

«Pueden decirnos lo que necesitamos saber en todo caso», comenta Major, que dice que nunca ha ayudado en un parto a bordo, pero que ha estado a punto de hacerlo.

«Si alguien tiene una parada cardíaca, tenemos el desfibrilador, podemos hacerlo. Si un médico quiere ayudarnos, puede hacerlo, pero depende del caso».

Malis afirma que en sus vuelos con base en EE.UU., la tripulación de cabina también realiza llamadas a los médicos en tierra en caso de emergencia médica. Pero a diferencia de Major, dice que «tener un médico o una enfermera en el vuelo es definitivamente preferible o útil».

«Personalmente, preferiría llamar a un médico en un avión. Creo que obviamente son los más capacitados para ese tipo de circunstancias. Pero tenemos recursos en tierra y nuestra propia formación básica que cubre muchas cosas».

¿Cómo es la situación cuando hay una celebridad en el vuelo?

Todo el mundo tiene que encontrar la manera de ir del punto A al punto B, incluso los famosos. De hecho, Major dice que en casi todos los vuelos transatlánticos es probable que haya alguien al menos medianamente famoso entre los cientos de pasajeros.

Por lo general, la tripulación de cabina no recibe ninguna advertencia de que un famoso va a estar a bordo; normalmente solo se dan cuenta cuando ven su nombre en la lista de pasajeros.

Pero hay algunas excepciones.

«A veces te avisan de que hay un VIP a bordo, que suele ser de la familia real», dice Major.

Y sí, algunos famosos tienen fama de maleducados, y esa fama se extiende entre los auxiliares de vuelo.

Del mismo modo, algunos famosos son conocidos entre la tripulación de cabina por ser amables y encantadores.

Malis dice que los demás pasajeros a menudo no tienen ni idea de que se están codeando con los famosos.

«Si estás sentado en la parte de atrás del avión, es muy probable que haya una celebridad en primera clase de la que no te hayas enterado», dice.

¿Utilizan códigos para referirse a los pasajeros?

Major dice que cuando empezó a volar hace dos décadas, los auxiliares de vuelo utilizaban a veces el código «BOB», alias «el mejor a bordo», para referirse al pasajero que consideraban más guapo.

«Es solo un poco de diversión», dice, y añade que ahora no es tan común. «Estamos hablando de hace años».

¿Qué piensan cuando los pasajeros aplauden cuando el avión aterriza?

Major sugiere que es algo regional y que es más común en los vuelos europeos.

«Los italianos lo hacen en todos los vuelos, siempre. A veces, después de una mala turbulencia, lo hacen. La gente se siente aliviada al llegar allí porque no entiende realmente las turbulencias», comenta.

Malis dice que en Estados Unidos los pasajeros suelen aplaudir solo después de un vuelo muy accidentado.

«Supongo que la gente se sorprende de que el avión haya aterrizado, no estoy seguro. La mayoría de los aviones aterrizan», dice. «Personalmente, creo que es un poco cursi. Creo que muchos auxiliares de vuelo estarían de acuerdo conmigo en eso».

¿Qué cosas extrañas deja la gente en la cabina?

Es mejor no preguntar.

«Todo lo que puedas imaginar, lo habremos encontrado», dice Major.

¿Se han hecho amigos de algún pasajero?

En una ocasión, Major llevó en su auto a un pasajero que se había quedado varado y aún hoy siguen conectados en las redes sociales.

En cuanto a Malis, dice que el hecho de que los auxiliares de vuelo conecten o no con los pasajeros depende de su nivel de comodidad personal, y los límites deben respetarse siempre.

«Ha habido casos de pasajeros que han acosado a los auxiliares de vuelo y cosas así. Por eso es importante que mantengamos una especie de línea profesional», afirma.

Pero una vez acabó volando con su entrenador de baloncesto de quinto grado, por pura coincidencia, lo que fue divertido.

Y tanto Malis como Major conocen historias de auxiliares de vuelo que se han casado con pasajeros.

¿Pueden aceptar regalos de los pasajeros?

Major dice que los auxiliares de vuelo solo pueden aceptar paquetes cerrados, debido a las implicaciones de seguridad.

Malis dice que la tripulación aprecia de verdad las muestras de agradecimiento.

«Nos alegra mucho que la gente tenga la delicadeza de reconocernos así», comenta.

«Recibimos mucho chocolate. Las tarjetas de regalo de Starbucks son geniales».

Malis no está segura de la política actual, pero recuerda que en una ocasión se dijo a los auxiliares de vuelo que rechazaran el dinero en efectivo tres veces, pero que podían aceptarlo al cuarto intento.

Aunque es bonito que la tripulación reciba regalos en las festividades, Malis dice que incluso una simple sonrisa marca una gran diferencia y puede cambiar el ambiente a bordo.

«En realidad, te sorprendería la cantidad de gente que simplemente te ignora, cuando saludas, y ni siquiera te miran ni te dicen nada», dice.

«No sé si la primera opción de alguien es volar en las vacaciones. Pero estamos todos juntos en esto».