Conoce cómo tener un aire saludable en la oficina para prevenir el coronavirus

0
223

Se estima que más de tres millones de trabajadores ya vienen laborando o están en proceso de retornar a sus labores diarias para la reactivación económica que necesita el país.
Sin embargo, existe mucha incertidumbre de saber si su espacio de trabajo será seguro sin riesgo de ser contagiado por el nuevo coronavirus (covid-19) 
“La nueva normalidad nos obliga a ser mucho más precavidos, a utilizar todos los recursos y herramientas disponibles para asegurar una atmósfera limpia y exige tener una mejora en la calidad del aire en los distintos ambientes laborales”, señaló el gerente general de Regenerativa, Héctor Miranda.
“Se ha demostrado que el riesgo de contagio del coronavirus por vía aérea en el interior de los edificios es más elevado cuando existe poca ventilación”, agregó.
Miranda recordó que en la actualidad, no existen regulaciones oficiales que establezcan un rango aceptable de calidad interior de aire para la salud de los trabajadores, ocasionando que los usuarios de las edificaciones como hospitales, centros comerciales, edificios empresariales y oficinas públicas sean más vulnerables a los contagios por virus y patógenos.
A parte del distanciamiento profesional, el aforo reducido y eficiente, señalización y limpieza general en todas las superficies, es de vital importancia activar una serie de medidas que aseguren una buena calidad interior del aire y evitar mayores contagios en las oficinas.
En esta línea, Miranda, quien es especialista en gestión sostenible, comparte algunas recomendaciones para un regreso seguro al centro de trabajo.

1) Humedad relativa

Una práctica internacional es que la humedad relativa del aire interior de las oficinas se encuentre entre el 40% y el 50%, capaz de reducir las infecciones virales cruzadas, por lo que muchas organizaciones profesionales avalan este rango como el idóneo para la salud.

2) Revisión de equipos

Realice una revisión de las instalaciones de climatización y ventilación antes de su reapertura, asegurando la limpieza y mantenimiento de los sistemas de aire acondicionado, ventiladores, etc.

3) Aumentar la ventilación natural

En nuestro país, donde existen muchos edificios antiguos sin sistema de ventilación mecánica se debe llevar a cabo una ventilación natural, abriendo el mayor tiempo posible todas las puertas y ventanas.

4) Eliminar o reducir el uso de ventiladores de techo.

No aportan aire fresco y remueven el aire, propiciando la dispersión de virus.

5) Empleo de tecnología 

Utilice tecnología actual como los sistemas de filtrados de aire inteligentes con iones que inactivan presencia de virus y patógenos.

6) Limpieza de ambientes

Finalmente, controle otros tipos de peligros que conlleva el cierre prolongado del edificio como agua estancada, incremento de moho, presencia de plagas, entre otros.
El especialista comentó que nuestro país tendrá que familiarizarse con nuevas tecnologías como prácticas avanzadas de limpieza y desinfección, interacción sin contacto con objetos mediante automatización o activación por voz.
Asimismo, el uso de luces UV, biometría y dispositivos de monitoreo inteligente de temperatura y calidad del aire que evitan que los gérmenes y nuevos virus como el covid-19 ingresen a edificios y oficinas en general.
“La calidad del aire es uno de los aspectos más comprometidos y la principal tendencia que se viene implementando en las culturas corporativas de Asia, Europa y Norteamérica”, puntualizó Miranda.